Música

Música y libros

Por Javier Escorzo - Martes, 5 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

CONCIERTO DE PARADE

Fecha: 25/11/2017. Lugar: Librería La Valeta (Ripagaina). Incidencias: Concierto celebrado en la librería La Valeta de Ripagaina, gracias al esfuerzo de sus dueños, que trajeron a Parade, el proyecto musical de Antonio Galvañ. Un músico de culto, con una trayectoria impecable y unánimemente reverenciada por la crítica a quien, por desgracia, es difícil ver por estas tierras.

¿un concierto en una librería? Desde luego, no es el lugar más habitual para este tipo de eventos, ni por su disposición, ni por su acústica, ni por el aforo que pueden albergar. Sin embargo, la música y la literatura son mundos conexos;en realidad, todas las artes lo son. Muchas canciones han sido inspiradas en libros o poemas, y viceversa. Por eso hay que agradecer el esfuerzo de libreros como los de La Valeta (situada en Ripagaina), que no solo apoyan la cultura con su actividad principal, sino que a veces también se lían la manta a la cabeza y organizan un concierto en su tienda. El artista elegido fue Antonio Galvañ, más conocido como Parade, nombre bajo el que ha publicado ocho excelentes discos de pop electrónico, varios singles y un recopilatorio. Parade es un buen ejemplo de lo que comentábamos antes, ya que muchas de sus canciones han nacido tras la lectura de libros, cómics y relatos de ciencia ficción (también se ha inspirado en películas, demostrando que, efectivamente, todas las artes están relacionadas entre sí).

En esta ocasión, Parade tuvo que adecuar su actuación al recinto en el que esta se desarrollaría. Un teclado, un ordenador y un altavoz le bastaron a Antonio Galvañ para ofrecer un concierto diferente, más distendido y cercano, con el público a la misma altura y a pocos centímetros de distancia. Sabiendo que estaba entre amigos, se tomó la licencia de comenzar con una versión de Sisa, Cualquier noche puede salir el sol, de la que dijo que era para él una especie de plegaria. Después anunció que dentro de pocos meses se reeditará en vinilo su primer disco (de título homónimo), y se animó con varios temas de este álbum, como Radiante estrella brillante Smith (basado en el relato El Pusher, de John Varley), o la inmensa Metaluna. Siguió con otra versión, esta vez de Los Nikis (Pasión por los decibelios), un grupo con el que, aparentemente, no tiene nada que ver. Pero si prescindimos de las guitarras ramonianas de unos y de los arreglos electrónicos del otro, en ambos casos encontramos el mismo sustrato pop. La irónica letra de El carterista del tanatorio consiguió arrancar no pocas sonrisas. Ese es otro de los rasgos característicos de la música de Parade, el humor inteligente con el que narra las situaciones más inverosímiles, que también estuvo presente en la tierna El niño zombi, una especie de fábula de ciencia ficción.

Aprovechando el ambiente familiar, siguió intercalando versiones, algunas ciertamente sorprendentes. La chica del póster, de Francisco, que reconoció que en principio le pareció una canción hortera, pero que a fuerza de escucharla acabó sucumbiendo a su belleza. O La tristeza del electrón, del dúo infantil Antonio y Carmen (hijos de Rocío Dúrcal), que ya incluyó en su primer álbum. En El reality de la casa encantada prescindió de las bases disparadas desde el ordenador, centrándose en imprimir un ritmo vibrante a su teclado, que fue, obviamente, el instrumento que sostuvo el concierto. Una puya hacia el reciente (¿e innecesario?) remake de Blade Runner fue el preludio de Construye a tus amigos, inspirada en el personaje de J.F. Sebastian en esa película. Las referencia cinematográficas continuaron con En mi jardín, que recreaba una escena de Eduardo Manos Tijeras. Esta fue la primera canción que grabó Parade, precisamente para un recopilatorio de homenaje a Tim Burton. No suele tocarla, pero fue una petición de Mikel y Miguel, de La Valeta, a quienes agradeció el esfuerzo de haberle invitado a su librería. Fue un concierto maravillosamente atípico, una reunión de amigos alrededor del teclado y del talento del doctor Parade.