El juez ve indicios de delito de odio e injurias en el chat contra Carmena

La alcaldesa de Madrid siente vergüenza por las expresiones “miserables” de los agentes

Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- El magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, decidió ayer continuar la investigación contra los tres agentes de Policía Municipal acusados de amenazar a Manuela Carmena en un chat al considerar que existen delitos de odio e injurias.

Sin embargo, Escalonilla entiende que “no se dan las condiciones” para acordar la medida cautelar de orden de protección solicitada para el denunciante por parte del delegado de CCOO. Fuentes judiciales confirmaron que se aceptó la personificación del Ayuntamiento de Madrid, no así la del sindicato. Sí se ha admitido, a título personal, la de los periodistas Antonio García Ferreras y Ana Pastor, por los comentarios vertidos en el chat contra ellos.

El chat de WhatsApp, que ya ha sido cerrado, fue creado hace dos años para tratar el asunto del turno de noche del Cuerpo. Sin embargo, tras los atentados en Catalunya, un grupo de cinco o seis agentes comenzaron a ofender a Carmena por su posición sobre el conflicto catalán. En los mensajes, se llamaba a la alcaldesa de Madrid “vejestorio despreciable” y decían que “lo terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros”, entre otros mensajes, en los que también se ensalzaba a Adolf Hitler y el nazismo y se vejaba a los inmigrantes.

respuesta de la alcaldesaAnte estos mensajes, la alcaldesa madrileña aseguró en una entrevista a eldiario.es que siente “vergüenza” por las expresiones “miserables” del chat, aunque remarcó que proceden de una minoría.

Carmena señaló que es algo “inaceptable” pero no cree que sea una opinión general en la Policía Municipal, sino que es algo concreto. Mostró su disgusto ante los comentarios. “Te sientes avergonzada de que en tu ciudad, una ciudad como Madrid, que tiene que ser emblema de progresismo, acogedora e internacional, se puedan escuchar esas expresiones que son tan miserables”.

Aseguró que estas actitudes más que “preocupantes” son “inadmisibles”. “Todos los servidores públicos tenemos que respetar los valores constitucionales y en ese marco está el respeto absoluto a todos los derechos humanos”, dijo. - D.N.