El nuevo fiscal se presenta con amenazas a Catalunya

Sánchez Melgar comparece en el Congreso y promete actuar contra los independentistas

Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- El candidato a fiscal general del Estado Julián Sánchez Melgar garantizó en el Congreso que el Ministerio Público responderá de forma “serena y firme pero proporcionada” en caso de que “se reiteren actos de desobediencia a los tribunales o de desprecio a la Constitución” en Cataluña. Melgar compareció ayer ante la Comisión de Justicia para recibir el visto bueno de las Cortes tras ser propuesto por el Gobierno como fiscal general del Estado, cargo para el que ha recibido ya el aval del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y para el que previsiblemente será nombrado mañana en el Consejo de Ministros.

El candidato abordó la crisis catalana para advertir de que responderá de forma “serena y firme pero proporcionada” en caso de que “se reiteren actos de desobediencia a tribunales o de desprecio a la Constitución”. “No alcanzamos a comprender por qué ha de cumplirse la ley en una parte del territorio del Estado y no en otra”, aseveró el candidato, quien se comprometió a “practicar una defensa activa de la España constitucional”, como es la “obligación de la Fiscalía”. Al respecto, advirtió de que el Ministerio Público “estará atento a declaraciones y actos” futuros en Cataluña “por si se incurre en conductas con trascendencia penal”.

órdenesEn su comparecencia para exponer su hoja de ruta, Melgar defendió que será “imparcial” y que “no puede recibir órdenes ni instrucciones de ningún otro poder o autoridad”. Y aunque sostuvo que la institución actúa con “autonomía e imparcialidad”, no lo hace con total independencia en la medida en que sigue dependiendo presupuestariamente del Gobierno, por lo que apostó por “reforzar la institución desanclándola del Ejecutivo”.

Por ello una de sus líneas maestras al frente de la institución será “la lucha sin cuartel contra la corrupción”. Los grupos de la oposición sospechan, sin embargo, que su nombramiento puede beneficiar en un futuro al PP en los casos de corrupción que les afecta. Todos los partidos, salvo PSOE y PP, insistieron en que la comparecencia del fiscal era inútil porque su valoración no es vinculante y destacaron que esto afecta a la independencia de la institución que va a dirigir, ya que va a ser nombrado por el Gobierno sin escuchar al resto de grupos. - D.N.