La corrupción preocupa más que la independencia catalana

Baja cinco puntos tras la convocatoria de elecciones y pese a la huida de Puigdemont

Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- La preocupación de los españoles por la independencia de Catalunya ha bajado casi cinco puntos tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la convocatoria de elecciones autonómicas el 21 de diciembre, y ha pasado del segundo puesto que ocupaba en octubre, al cuarto. El barómetro de noviembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), cuyo trabajo de campo se llevó a cabo entre el 1 y el 15 del mes pasado, es decir que coincidió con la fuga a Bélgica del expresidente catalán y parte de su equipo, y la entrada en prisión del resto del Govern y, por una noche, de la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell, sitúa la independencia de Catalunya por detrás del paro, la corrupción y los partidos políticos, que encabezan por este orden la lista de preocupaciones.

El paro es citado como uno de los tres principales problemas por el 65,1% de los encuestados, seguido de la corrupción (31,5%) y los políticos (27%). La secesión de Cataluña queda en el cuarto lugar, con un 24,6%, cuando en octubre ocupada el segundo puesto con un 29%. Entró en la lista de los diez mayores problemas en España en el barómetro de septiembre (7,8%), ya que hasta entonces no había alcanzado el 3%.

En los días de la encuesta también compareció en el Congreso el inspector de la UDEF que llevó el caso Gürtel y aseguró que indiciariamente Mariano Rajoy habría cobrado de la caja b el PP. Precisamente en la encuesta la corrupción recupera el tradicional segundo puesto que en octubre había ocupado la independencia. En concreto, reúne un 31,5% de alusiones, 3,2 puntos más que en el mes anterior, cuando se anotó un 28,3%, su mínimo de los últimos años.

Sin abandonar el problema territorial, la cifra de españoles a favor de que el Estado recorte o suprima las competencias autonómicas ha bajado 1,8 puntos en un mes, del 28,2 al 26,4%, mientras que los partidarios de reconocer la independencia a las comunidades también se han reducido, en este caso medio punto, hasta el 9,7%. Son mayoría -un 38,3%- los que no desean variar el Estado autonómico, en tanto que un 13,5 aboga por comunidades con más autonomía, la misma cifra que un año antes.

El número de encuestados que pide un Estado con un único gobierno central sin autonomías baja dos décimas respecto a octubre, hasta el 17,3%, y el de quienes reclaman una menor autonomía para las comunidades desciende 1,6 puntos, del 10,7 al 9,1%. En sentido contrario, los partidarios de dotar de más autonomía a las comunidades se mantienen con un leve aumento del 13,4 al 13,5% y los españoles que reclaman reconocer a las comunidades autónomas la posibilidad de convertirse en Estados independientes retroceden en un mes del 10,2 al 9,7%.

En cuanto a los sentimientos de pertenencia, crece del 10,2 al 10,4% el número de encuestados que se siente menos español que miembro de su comunidad autónoma, si bien disminuye el porcentaje que solo se siente ciudadano de su comunidad y no español, que desciende del 6,2 al 5,8%. Quienes se sienten solo españoles son también menos, un 15,8 frente al 16,1% de octubre, al igual que quienes se ven más españoles que miembros de su comunidad, que pasan del 7,5 al 6,9%. No obstante, la mayoría sigue sintiéndose tan español como de su comunidad, un 4,1% menos. - D.N.

los datos

Situación política. Tres de cada cuatro consultados califica de mala o muy mala la situación política, mientras que solo el 3,3% la ve buena o muy buena. Para la mitad de los españoles (52,6%), es peor que hace un año.

Situación económica. En cuanto a la percepción económica, son minoría (7,2%) quienes la consideran muy buena o buena, frente al 50,9% que tienen una impresión negativa y el 41,5% que la califica de regular.