Dos delegados navarros de Cruz Roja, en la emergencia de Bangladesh

EP - Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 11:16h.

PAMPLONA.-Dos delegados navarros de Cruz Roja se han desplazado a Bangladesh para colaborar en la situación de emergencia que vive la zona a causa de la migración de población de Rakhine (Myanmar).

En concreto, se han desplazado a Bangladesh Miguel Acebrón García de Eulate (Pamplona, 1992), arquitecto, regresado recientemente de su primera misión internacional, y reemplazado por otro navarro, Rafael Huarte Berrueta (Pamplona, 1971).

Ambos han formado parte de la misión en Bangladesh, compuesta por diferentes sociedades nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Hay más de 730.000 personas desplazadas al sur de Bangladesh que precisan "garantías de seguridad, dignidad y resiliencia, tanto ellas como las comunidades de acogida", según afirma Miguel Acebrón.

Concretamente, Cruz Roja Española tiene como objetivo mejorar el acceso de la población desplazada a instalaciones adecuadas de saneamiento e higiene personal, y así "contribuir a una mejora sostenible de la salud y el bienestar de la población damnificada", como señala Miguel Acebrón, integrante de la Unidad de Respuesta en Emergencias (ERU, por sus siglas en inglés) especializada en Higiene y Saneamiento Masivo, que está aportando personal cualificado en saneamiento, logística y promoción de higiene.

Cruz Roja está trabajando, además, en acciones de salud, medios de vida, alojamiento, alimentación y suministros, restablecimiento de lazos familiares, reducción de riesgo a desastres, así como la protección de género e inclusión.

"El acceso a agua potable y de lugares de saneamiento adecuado están causando problemas de salud a las personas que habitan los campamentos", apunta el recién llegado a Bangladesh Rafael Huarte, delegado de Cruz Roja Navarra, quien añade que "la falta de fuentes de agua adecuadas para el tratamiento y suministro de agua está siendo un reto para la operación".

Durante su mes de misión, Miguel Acebron relata que, como miembro de la ERU de Saneamiento masivo, ha intervenido con 20.000 personas, principalmente a través de dos acciones: promoción de higiene y construcción de estructuras.

Con la construcción de letrinas seguras "se evita la contaminación de las bombas de agua y ríos, con el fin de la propagación de enfermedades".

También se ha procedido a la instalación de duchas y puntos de lavado para ambos géneros, con especial intervención en puntos de recogida de residuos sólidos y orgánicos, para mantener la salubridad y evitar un mayor impacto sobre el entorno natural donde se asientan los campos.

Por último, se han realizado drenajes y puentes para facilitar la conexión a pie entre distintas áreas del campo y evitar aguas encharcadas.