elecciones en catalunya elecciones en catalunya

Puigdemont solo regresará si tiene garantías de que no va a ser detenido

Valora volver a Catalunya tras el 21-D para tomar posesión de su acta de diputado El expresident achaca la retirada de la euroorden al miedo de la Justicia española a una sentencia belga que les deje en ridículo

“Algo chirría si el sistema político español ve normal que lo que te puede llevar a ser presidente puede llevarte a la cárcel”

Jueves, 7 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

BRUSELAS- El expresidente catalán Carles Puigdemont dejó ayer clara su intención de permanecer en Bélgica durante la campaña electoral y explicó que valora volver tras el 21-D para “tomar posesión” de su acta como diputado, aunque dijo que tiene que “pensar” antes de “tomar la decisión” y que no lo hará “sin garantías”.

Puigdemont hizo estas declaraciones en su primera comparecencia pública después de que el Tribunal Supremo español decidiera, este martes, retirar las Órdenes Europeas de Detención y Entrega (OEDE) dictadas contra él y los exconsejeros que huyeron con él a Bélgica, Lluís Puig, Toni Comín, Meritxell Serret y Clara Ponsatí.

Todos ellos acudieron ayer acompañados de sus cuatro abogados belgas, en una comparecencia multilingüe, en la que Puigdemont y los exconsejeros combinaron catalán, castellano, francés e inglés, y respondieron a las preguntas de la prensa española no catalana, algo que no había ocurrido aún desde su llegada a Bruselas.

El expresidente catalán despejó las dudas sobre la posibilidad de que vuelva a España de manera inmediata, que ya había dejado entrever su defensa, pero no aclaró si se plantea permanecer en este país de manera indefinida o ponerse a disposición de la Justicia española.

Sí aseguró que estaría “preparado” para permanecer en el país, del que no piensa moverse de momento, algo que sí podría hacer una vez se formalice la retirada de las medidas cautelares por parte del juez belga, que le impedían, con la euroorden vigente, salir sin permiso de Bélgica.

“Desde el momento en que tomo mis decisiones estoy preparado con todas sus consecuencias”, aseguró.

Criticó la decisión del Tribunal Supremo, con la que, a su juicio, la Justicia española muestra “miedo” por la posibilidad de que Bélgica “no ejecutara” una euroorden, que definió como “una chapuza”, y con la que el juez Pablo Llarena busca en su opinión “impedir que el juez belga pueda emitir su sentencia”.

“Esto nos parece de una gravedad extraordinaria. Tienen miedo de una sentencia de la Justicia belga que les pondría en evidencia”, dijo el político independentista, para quien “después de la retirada de euroórdenes el Gobierno acabará retirando el 155 y la represión”.

También consideró que “si Bélgica no se atreve a ejecutar una euroorden es porque sabe que no es aceptable ni presentable a las buenas prácticas europeas”. “Cuando tienen toda la mirada del mundo ya no son tan valientes y saben que pueden hacer el ridículo”, opinó Puigdemont, para quien “ponerse en manos de una Justicia independiente”, en referencia al hecho de que él y los cuatro exconsejeros huidos a Bélgica “era la estrategia adecuada”.

Una decisión que también cuestionó la abogada Michelle Hirsch, para quien, con ello, “la Justicia española ha reconocido que se arriesgaba a que el juez belga solo considerara” algunos delitos lo que “habría supuesto una diferencia de trato con otros dirigentes catalanes perseguidos y encarcelados en España”.

“En realidad, dado que la euroorden se dictó sobre la base de la confianza mutua entre autoridades judiciales de los países de la UE, la decisión española significa un desafío hacia los jueces belgas y, por extensión, europeos”, estimó.

También dijo que “ya tenía intención de volver cuando llegó a Bélgica”, pero que es una decisión que tiene que “pensar” y consideró que “hay algo que chirría si el sistema político español cree normal que lo que te puede llevar a ser presidente te puede llevar a la cárcel”.

Según el político catalán, “sería una contradicción” plantear que después del debate de investidura “tuviera que ir esposado”. “Las decisiones sobre especulaciones de consecuencias electorales las dejaremos para otro día;ahora estamos hablando de realidades judiciales”, señaló, a la vez que insistió en pedir “garantías para que las elecciones se desarrollen con normalidad”.

de campaña en bruselasPuigdemont, presidente del Govern cesado y candidato de JuntsxCat, advirtió de que “el Estado ha decidido participar con tres candidatos para ver si alguien plantea la triste página de la historia de Catalunya que han decidido escribir”, en alusión implícita a Inés Arrimadas (Cs), Miquel Iceta (PSC) y Xavier García Albiol (PP).

Lo dijo ayer durante un acto de campaña en Bruselas junto a su antecesor y líder del PDeCAT, Artur Mas, junto a otros miembros de la lista y consellers cesados que están en Bélgica.

Negó que esta campaña sea normal y lamentó “la normalidad de los vencedores que imponen por la fuerza aquello que en cualquier país democrático se impone con la razón y empatía. En Flandes lo saben cuando recuerdan al duque de Alba”.

“Con esta fantástica normalidad del tripartito del 155” -dijo en alusión a Arrimadas, Iceta Albiol-, sigue habiendo encarcelados, algunos de los cuales están en las listas electorales. “Nos llevan a prisión o inhabilitación o exilio sólo por cumplir el compromiso con ciudadanos. Eso debería tener premio y no castigo”, añadió.

También se dirigió a las consecuencias para Mas, al que incluyó en “una lista demasiado larga de presidentes y líderes políticos catalanes que han sufrido la represión”.

Y se refirió a él mismo como sucesor de Mas: “Tuve el encargo de buscar una nueva relación con Estado español y hacer una consulta sobre un Estado independiente, dentro de un Estado español diferente o comunidad autónoma”. “Por cumplir este compromiso, tú (Mas) y otros miembros del Govern anterior habéis sido condenados y vuestro patrimonio incautado, y eso es inaceptable cuando se mira desde aquí, desde las mejores prácticas de Europa. Se tiene que explicar dos veces o más porque no lo entienden”.

También sobre sí mismo y el resto de exconsellers en Bruselas, Puigdemont se volvió a referir a que la justicia española ha retirado la euroorden contra ellos, “antes de que el juez belga diga que eso aquí no es delito. Son muy valientes cuando son sus jueces y fiscales, pero muy cobardes cuando deben enfrentarse a la justicia de un país independiente”. - Efe

mariano rajoy

“si vuelve o no, me trae sin cuidado”

“Todos sometidos a la ley”. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, subrayó ayer que su labor en la campaña catalana es trabajar para lograr que tras el 21 de diciembre haya un gobierno que respete la ley, y aseguró que le trae “sin cuidado” si el expresidente catalán Carles Puigdemont vuelve a España antes de esa fecha. “Que haga lo que quiera”, respondió Rajoy a los periodistas en la conversación informal que mantuvo con ellos en el Congreso tras el acto de celebración del aniversario de la Constitución. Rajoy aseguró estar “muy tranquilo” y recordó que en España hay separación de poderes cuando se ha planteado la cuestión de los efectos que puede tener en la campaña electoral que Puigdemont regrese y sea detenido o ingresado en prisión por orden del juez. Y subrayó que cualquier ciudadano, ya sea “presidente o conserje”, está “sometido a la ley”. Además, el jefe del Ejecutivo no quiso especular sobre los resultados que puedan arrojar las urnas en Catalunya.