No te vayas de Navarra: 50 años

Javier Tirapu Bujanda - Lunes, 18 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 12:40h.

Este año se cumple el cincuentenario de la conocidísima canción “No te vayas de Navarra”. Fue compuesta por el malagueño Ignacio Román y el gaditano de La Línea de la Concepción, Rafael Jaén. Por aquel entonces los Hermanos Anoz (Jesús y Raúl) junto con sus padres y hermanos habían dejado ya su pueblo natal, Milagro, y estaban instalados en Madrid. Habían estudiado música en la academia madrileña del maestro Jaén, y ya empezaban a destacar en el panorama musical de la época. Fueron los propios hermanos quienes pidieron a su maestro que compusiera una canción que aunara en sí misma rasgos navarros y andaluces. El resultado fue este “pasodoble-jota” que todos conocemos. Empezaron a cantarla por todos los escenarios e incluso facilitaron la partitura a otros cantantes y grupos que se la demandaban. Hasta su concierto de despedida en Milagro, los Hermanos Anoz han seguido cantándola con su letra original que es ésta :Era un siete de Julio cuando la ví. Me quemaron sus ojos como el carbón,y sentí por mis venas un San Fermín, con los siete toritos de la pasión.Con orgullo de duquesa, se ofendió cuando la quise convidar,y al hablarle con nobleza, en sonrisas floreció su brusquedad.Y al son de guitarras, la jota navarra, le quise ofrendar.No te vayas de Navarra, si no quieres que me muera, flamencona, no te vayas de Pamplona.No te vayas de Navarra, que por tí pondré banderas,si lo manda tu persona, flor morena.No te vayas de Navarra.Nunca más en la vida la he vuelto a ver, porque un siete de Julio la conocí,y se fue de la mano de otro querer, en la fiesta navarra de San Fermín.A su virgen Macarena, le pedí que me mandara otra ilusión, pero esclavo de la pena, su recuerdo me requema el corazón.Y un llanto de amores, refresca las flores, de aquella canción.No te vayas de Navarra, si no quieres que me muera, flamencona, no te vayas de Pamplona.No te vayas de Navarra, que por tí pondré banderas,si lo manda tu persona, flor morena.No te vayas de Navarra.De su letra, claramente deducimos que es un mozo navarro quien canta a una muchacha andaluza, tan arrogante como dulce, de la que se enamora y no obtiene correspondencia pese a sus plegarias a la Macarena. Desafortunadamente, los Hermanos Anoz no llegaron a grabarla en sus primeros discos. Fue la tonadillera malagueña Marifé de Triana, en 1967, la primera que grabó “No te vayas de Navarra” con un cambio en su letra adaptado a su condición femenina. Quedó así :Era un siete de Julio cuando lo ví. Me quemaron sus ojos como el carbón,y sentí por mis venas un San Fermín, con los siete toritos de la pasión.Boina roja en la cabeza, la camisa y pantalón como la cal,y esa estampa de nobleza que es la misma de Tudela hasta el RoncalY al son de guitarras, la jota navarra, me hizo soñar.No te vayas de Navarra, si no quieres que me muera, flamencona, no te vayas de Pamplona.No te vayas de Navarra, que por tí pondré banderas,si lo manda tu persona, flor morena.No te vayas de Navarra.Nunca más en la vida lo he vuelto a ver, porque un siete de Julio lo conocí,y cayó bajo el toro como un clavel, en la fiesta navarra de San Fermín. A mi virgen Macarena, le pedí que me mandara otra pasión, pero esclava de la pena, su recuerdo me requema el corazón.Y un llanto de amores, deshoja mis flores, con esta canción.No te vayas de Navarra, si no quieres que me muera, flamencona, no te vayas de Pamplona.No te vayas de Navarra, que por tí pondré banderas,si lo manda tu persona, flor morena.No te vayas de Navarra.Por contra, en esta versión, es una muchacha andaluza venida a Pamplona quien canta su atracción por un joven navarro de ojos negros vestido de blanco y boina roja. Recuerda con cariño la jota que él le cantaba pidiendo que se quedara, y lamenta su posible muerte en el encierro de Pamplona, rezando a su virgen Macarena. Esta es la versión que más extendida está por nuestra geografía foral, más incluso que la original. Además, en ella frecuentemente escuchamos erróneamente cantada su letra, modificándola en algunos pronombres de la primera estrofa y de la inmediatamente posterior al primer estribillo, al utilizar equivocadamente el femenino “la”, en vez de “lo”. El mismo efecto negativo produce cantar “esclavo” en vez de “esclava”, y alguna otra cosa más. Equívocos algunos de ellos que, interpretados al pie de la letra, denotan claramente una relación amorosa entre dos mujeres, opción absolutamente respetable, pero que nada tiene que ver con la intención de sus compositores.De ahí que, sin menospreciar en absoluto, la versión de Marifé de Triana, reivindico desde estas líneas la utilización de la partitura primitiva, tal y como la cantan los Hermanos Anoz, auténticos promotores e impulsores de esta melodía, ya que mantienen su letra original, la dotan de una mayor calidad artística y le imprimen esa fuerza músico-vocal más propia de nuestra forma de ser y cantar.

Secciones