Emisión imposible

La lotería de las elecciones

Por Javier Arizaleta - Domingo, 24 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Como no ha habido suerte con la lotería le hablaré de La Sexta que, además de llevarse de calle a la audiencia con la excusa de las elecciones. Antonio G. Ferreras ha pasado a la historia por contactar con nada menos que ocho corresponsales en directo. Cada uno de ellos en la sede de uno de los partidos en liza y todavía le sobraba uno. Pero el éxito cosechado por Ferreras en todo el desarrollo del Procés, de la aplicación del 135 y las elecciones forzadas bien vale el pastón que debe costar semejante despliegue técnico. Está claro que La Sexta se ha hecho un hueco y que la mayoría de los espectadores la eligen antes que al resto. Saben que por lo menos ahí no se va a dar cremita. Ver a Ferreras es apostar por la frescura del directo aunque al otro lado la información se cambien también con opinión que es la apuesta de casi todas las cadenas de televisión, una fórmula que, por cierto, se le han copiado a la radio. De hecho el mismo Ferreras no mucho antes de fichar por La Sexta era el moderador de una especie de tertulia de fútbol en la que el agitaba las preguntas antes de lanzárselas a sus tertulianos. Era en Marca TV una televisión que pasó a mejor gloria en alguno de esos ajustes de poder que se produjeron con los canales de la TDT. Otros que fueron destacados de las elecciones del 21-D fueron tres concursantes catalanes de OT, que aparecieron en distintas ocasiones votando como si fueran grandes prescriptores. Lo cierto es que ahora sus fans están que trinan porque los precios de los conciertos que van a dar en Madrid y Barcelona, cuestan a doblón. Acostumbrados como nos tienen a que los lunes los veamos gratis en la tele, eso de rascarse el bolsillo pica. Aunque ahora que ya es Navidad les voy a contar la historia de Mariah Carey y su canción All I want for Christmas is you que seguramente habrás escuchado muchas veces. La tía ha ganado con ella unos 60 millones de dólares y eso que le costó escribirla 15 minutos. Eso sí que es lotería.