EN OCHO BARRIOS

El Ayuntamiento de Pamplona destinará más de un millón de euros para continuar con servicios de prevención comunitaria

La Junta de Gobierno Local ha aprobado esta mañana la prórroga de los contratos, destinados a la población infanto-juvenil

Viernes, 29 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 12:05h.

PAMPLONA.- El Ayuntamiento de Pamplona destinará durante el próximo año 2018 un total de 1.043.602,75 euros a los servicios de prevención comunitaria en la ciudad. Esta es la cifra que suman las tres prórrogas de contratos realizados para continuar en esta atención a la población infanto-juvenil de ocho barrios de la ciudad. Gracias a esta iniciativa, se realizan actividades con niños y jóvenes fuera del horario escolar y con una metodología participativa, desarrollando una estructura de prevención primaria y protección de la infancia y adolescencia en los barrios, especialmente para menores en situación de dificultad social.

Estos programadas con prestados a través de distintas asociaciones: la Asociación Aldezar en Casco Antiguo (133.584,61 euros), la Federación Comunitaria Siñar-Zubi en Txantrea (140.077,546 euros), Etxabakoitz Bizirik en el barrio de Etxabakoitz (117.728,54 euros), la Federación Comunitaria de Grupos Rotxapea-Batean en el barrio de la Rochapea (130.055,39 euros), la Asociación Umetxea Sanduzelai en el barrio de San Jorge (132.156,65 euros), la Asociación infanto juvenil Bideberri en Mendillorri-Erripagaña (130.000 euros), la Asociación juvenil Yoar en Milagrosa-Azpilagaña (130.000 euros) y Buztintxureando Txuri en Buztintxuri (130.000 euros).

El barrio de Buztintxuri fue el último en sumar este servicio municipal en verano de 2017, de manera que ya son ocho los barrios que cuentan con acción preventiva comunitaria. Básicamente, se trata del desarrollo de actividades que involucren a la población infanto-juvenil, a su familia y entorno, como por ejemplo ludotecas, excursiones, campamentos, cursos para padres o actividades específicamente requeridas por la población de cada barrio. Destaca la capacidad de estos servicios para promover la participación de adolescentes como personal voluntario en las diferentes actividades. Según los datos de la memoria municipal de 2016, las actividades desarrolladas durante todo el año concitaron un total de 5.299 participantes. La mayoría de ellos lo hicieron en actividades continuas a lo largo de todo el año (3.061 personas).

Un programa que involucra al barrio entero

Desde el punto de vista de los servicios sociales de Pamplona la unidad básica de intervención es el barrio. El sistema de acción preventiva implica, de hecho, una mejora de la calidad de vida de la comunidad en su conjunto incidiendo también en las familias ya que, desde esta intervención, se promocionan actitudes y condiciones sociales que favorecen el buen trato hacia los menores y los adolescentes, siempre desde la óptica del respeto a sus derechos. Para los servicios sociales este tipo de prevención (‘Prevención primaria’) es una alternativa eficaz ante el problema de la desprotección infantil y consigue evitar intervenciones posteriores en estadios más severos.

De hecho, muchos de los jóvenes que en origen participan como asistentes en las actividades, continúan como monitores de las asociaciones ya en su etapa adulta. El trabajo que se realiza en los barrios se nutre de personas voluntarias en asociaciones vecinales, lo que incrementa el nivel intergeneracional de vínculos en el conjunto del vecindario. Desde este programa se realizan también acciones de la llamada ‘Prevención secundaria’ en apoyo a los equipos municipales de Infancia y Familia, ya que el trabajo continuo con la población infanto-juvenil de los barrios permite detectar situaciones de riesgo de desprotección o de conflicto que afectan a los menores de la zona, trabajando de manera coordinada ambos equipos.