Editorial DE DIARIO DE NOTICIAS

Empleo de calidad, prioridad absoluta

Navarra registró en 2017 la mayor aceleración del empleo en la última década, pero persisten las sombras de la temporalidad, la brecha de género y el paro juvenil y de mayores de 55 años. Son los grandes retos de 2018

Martes, 2 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

los gabinetes de estudios de las más reputadas entidades financieras coinciden en vaticinar que Navarra crecerá este año entrante en un 2,8%, mejorando incluso alguna de las previsiones del propio Gobierno foral. Tal crecimiento seguirá produciéndose por la triple senda del avance del gasto de los hogares, la incipiente recuperación del sector inmobiliario y la dinamización del consumo de las instituciones tras el proceso de consolidación de las cuentas públicas, una dinámica favorecida por la mejora de la confianza, la reducción de los tipos de interés y el aumento de las operaciones de crédito. Ese contexto positivo se ha constatado también en la aceleración del empleo, la más intensa de la última década en Navarra, con 9.000 afiliados más a la Seguridad Social y un incremento de la contratación sobre el 4,5% y hasta del 20% en lo que atañe a las conversiones de empleos eventuales en fijos. El reto para este ejercicio es consolidar una merma del paro por debajo del 9%, con la creación de en torno a 8.000 nuevos puestos de trabajo para finales de 2018, si bien ese desafío en el orden cuantitativo debe acompasarse con otros de índole cualitativa. Para empezar, minimizar la temporalidad de los contratos, ya que los fijos no representan ni el 6% del total, además de que las mujeres sufren 3,5 puntos más de eventualidad que los varones. Esa brecha de género se vislumbra con claridad en la propia tasa de desempleo, pues la femenina dobla la masculina (14%, frente a 7,58%), una tara de la estructura laboral a enmendar con una actuación decidida que también debe volcarse sobre el paro juvenil y sobre esa cuarta parte de desempleados que aglutina a los mayores de 55 años en riesgo de exclusión definitiva del mercado de trabajo. De que el paro descienda del 9% depende en buena medida que los salarios comiencen a recuperarse con nitidez, sobremanera en las escalas inferiores -por ejemplo en ese 10% de ocupados que cobra menos de 8.722 euros brutos al año-, sin menoscabo de que en 2017 los sueldos pactados han progresado un 1,53% y de que Navarra se mantiene en el tercer puesto en el ranking estatal con 24.863 euros de promedio. En términos generales, la Comunidad Foral progresa adecuadamente, frente al catastrofismo propalado en especial desde la derecha navarrera y asimismo merced a indicadores propicios por ejemplo sobre deuda, superávit o recaudación. Pero el empleo es el termómetro de una sociedad y debe constituir la absoluta prioridad de este 2018.