El World Tour alavés

Mikel Landa, Víctor de la Parte y Lourdes Oyarbide, los tres ‘mosqueteros’ alaveses que este curso correrán en el MoviStar.

Lourdes Oyarbide, Mikel Landa y Victor de la Parte comparten sus primeras impresiones como compañeros en el Movistar con Diario de Noticias de álava

Mikel Uriarte Jorge Muñoz - Viernes, 5 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:18h.

Vitoria - La cita tiene lugar pocos días antes de acabar el 2017, en las instalaciones de Gamarra. Cuadrar la agenda de estos tres ciclistas alaveses no resulta fácil. Horas antes de que comenzara el período navideño habían regresado de Calpe de entrenar durante diez días aprovechando la bonanza climatológica. Luego llegaron los actos promocionales para uno, los entrenamientos para la otra y obligaciones varias para adelantar el viaje a Colombia para el tercero. Así transcurren estos días para Mikel Landa, Lourdes Oyarbide y Víctor de la Parte, los tres mosqueteros alaveses que este año defenderán el nuevo maillot azul del Movistar. Para el de Murgia, será la consolidación como jefe de filas, para la de Eguino, el salto definitivo a la elite internacional del ciclismo femenino mientras que para De la Parte será la confirmación de que puede ser un buen gregario en una escuadra de primer nivel. A mediados de diciembre participaron en la puesta de largo de su nuevo equipo en Madrid, una novedad increíble pra una novata como Oyarbide. “Me sorprendió todo. Las chicas no estábamos acostumbradas a lo que vivimos allí. Donde hemos estado hasta ahora ni se le parecía a eso. El proyecto está cogiendo forma y estamos preparadas para arrancar la temporada”, subraya la actual campeona de España de contrarreloj. Para Landa, sin embargo, ese momento fue regresar a lo vivido en sus años felices en el Astaná o Euskaltel. “Sky no lleva a cabo presentaciones y es raro porque manejan muy bien el tema de imagen y comunicación, pero así es. La de Astaná recuerdo que fue más seria, más lujosa, aunque al final los protagonistas siempre somos los corredores”, asevera el zuyano. Interrumpe Oyarbide para recordar que cada estructura tiene sus particularidades y que Sky no hace presentaciones y Movistar no lleva a cabo concentraciones, algo que De la Parte agradece. “Estás un poco a tu aire. Igual tienes que concentrarte en un sitio y no te apetece mucho porque ya estamos bastantes días fuera de casa. Hay gente que tiene familia y otros diez días fuera de casa al principio de temporada es algo como que cuesta. Si tienes algún compañero con el que ir a otro lugar, puedes hacerlo”, manifiesta aliviado. Sin embargo, para Mikel Landa sí que tiene su lado positivo encontrarse durante unos días con los compañeros y cuerpo técnico. “Está bien porque ese contacto diario con mecánicos a principio de año sirve para cambiar y ajustar cosas. Y eso que con Movistar nosotros tenemos Pamplona a una hora. Si estás concentrado en quince días lo puedes poner en marcha y volver a casa con todo perfilado”, pronuncia el siempre exigente escalador de Murgia. Lourdes Oyarbide también comparte parecer respecto a ese asunto. “Creo que sí es importante concentrarse unos días para conocernos desde el principio y compenetrarnos un poco más. Igual nosotras sí que hacemos una aprovechando la Semana Valenciana. Iríamos unos días antes para estar juntas”, lanza. A De la Parte le ha tocado estas primeras jornadas hacer de cicerone. Lleva una temporada en la escuadra telefónica y sabe de sobra lo que sus nuevos compañeros se van a encontrar. “Hay un rollo latino muy majo, el ambiente es bueno y con muchas bromas. Es un grupo que lleva muchos años y como dicen, es el orden dentro de su desorden. Tienen mucha experiencia y muchas cosas van sobre la marcha”, explica. Oyarbide es la novata incluso en una estructura de primer nivel como es la que dirige Eusebio Unzúe.

Landa ya está curtido en exigencias, compromisos de alto copete tras su paso por los conjuntos kazajo e inglés. Sabe de lo que habla y no tiene reparos en recomendarle a su nueva compañera que “ debe tener paciencia. Si trabaja las cosas salen. Tiene que acordarse de dónde viene para llegar a los objetivos que se marque”, aconseja con su habitual tono de voz. Ella es muy receptiva a todo lo que le dicen, aunque otras muchas cosas las esta comprobando en primera persona. Asume que la llegada al World Tour está siendo distinta. “Vemos que nos tratan como a los chicos, tal y como nos dijeron. Nos tallaron la ropa el primer día, pero luego nos hicieron más pruebas para hacer más mejoras, la pisada de cada una para hacer las plantillas, etc... Es una pasada”, describe ilusionada. Lo novedoso para una es lo habitual para los otros dos. Habituales en muchos entrenamientos durante estos años ahora vestirán el mismo maillot. Habrá que ver en cuántas carreras coinciden, pero pudiera darse el caso que Víctor tenga que trabajar para Mikel.

“nada de grupitos” “Tener a alguien conocido y cercano en el equipo me ayuda y que te eche un cable en momentos de tensión me favorece. Aunque la virtud de Movistar es que el grupo predomine siempre, sea cual sea el líder, así que no seré yo quien haga grupitos”, confiesa el que fue cuarto clasificado en el pasado Tour de Francia. En esa línea se significa el rodador vitoriano. “Se trata de no hacer grupos. Lo que he visto durante el pasado año es que te toque con un grupo u otro siempre estás cómodo. Donde vaya, aunque no esté seguro que Mikel va a estar a gusto”. Víctor arrancará la competición este mes en Argentina y Colombia. De hecho, ya se encuentra en el país cafetero desde hace unas jornadas aprovechando el buen tiempo y poniéndose a punto. “Me gustaría hacer de nuevo el Giro y para entonces me gustaría tener mi primer pico de forma”, manifiesta. No coincidirá en esta primera parte del curso con Landa. Harán calendarios distintos al inicio. Mikel hará seguro el Tour, con Valverde y Nairo. Eso le llevará a comenzar en Andalucía en febrero y luego verá si Tirreno o País Vasco. “Me gustaría hacer las Árdenas porque sólo las he hecho una vez. Habrá que ver si el Tour es el objetivo del año. Casi seguro que no haga el Giro. El año pasado no corrí País Vasco y me gustaría hacerla, de cara a preparar las clásicas”, dice. Por su parte, Lourdes debutará en Valencia y luego competirá en alguna clásica. En agosto, si el Movistar recibe una invitación disputará una crono por equipos en Suecia, la Crescent Vargarda. “Cuatro días después haré el Tour de Noruega. En las vueltas donde haya una contrarreloj la idea del equipo es que esté, por mis condiciones en esa disciplina. Me va a tocar hacer muchos días de competición y todas de más nivel”, desgrana con una sonrisa, al tiempo que Víctor pregunta a la de Eguino por el calendario femenino y las invitaciones para disputar algunas pruebas. “Los 15 primeros equipos tienen participación segura en las carreras más importantes y luego hay cinco invitaciones de las que una es para una selección nacional. Movistar no va a tener este año los puntos necesarios al ser una escuadra de nueva creación, pero esperemos que le inviten a muchas pruebas”. “Seguro que en 2019 ya tenéis la plaza ganada por derecho”, pronostica entre risas Mikel Landa. Pese a todo lo conseguido en estos dos años en Sky, todavía tiene cosas que mejorar y sus compañeros de encuentro se atreven a darle algunos consejos para poder optar a cosas mayores. “Tiene mucha responsabilidad, pero debe confiar en sí mismo porque capacidad para hacer cosas buenas ha demostrado”, reconoce Víctor, mientras que Lourdes alaba los progresos que ha hecho en contrarreloj. “En los campeonatos de Soria lo hiciste muy bien, dando la sorpresa. Piernas tienes e igual es más importante la cabeza, así que si te lo crees vas a darles mucha guerra a los que son mejores que tú ahí”, le pide mientras que Mikel trata de rebajar la presión: “He mejorado mucho en la crono, aunque no me puedo descuidar (risas)”. Tras la retirada de Contador, y a la espera de ver el estado físico de Valverde, Landa se queda como el ciclista nacional de mayor proyección, aunque él prefiere no meterse más presión que la que el entorno le genera. “Oportunidad gratis no hay. Me quedo con que he tenido las experiencias suficientes para saber lo que quiero. Llevo muchos años fuera y sé lo que necesito. Espero estar en el equipo que me aporte lo que me ha faltado hasta ahora”. Y es que tiene el privilegio de haber aprendido de Nibali y Froome y a partir de ahora de Valverde y Quintana. “Es un master class. Poder aprender de ellos es un privilegio y si encima ahora me voy a enfrentar a ellos, pues mejor”, manifiesta. Ya está acostumbrado a que le miren con lupa y a esa situación pretende por ejemplo aspirar Oyarbide. El ciclismo femenino español adolecía de un proyecto potente y corredoras con un gran potencial como Anna Sanchis, Ane Santesteban o Sheyla Gutiérrez han tenido que buscar acomodo en equipos extranjeros. “La salida de Movistar nos ha salvado a muchas corredoras de estancarnos, porque los equipos en los que estábamos no podían ofrecernos muchas cosas más. Hay una generación muy buena de corredoras a nivel nacional que ahora van a poder sacar todo su potencial”. Una situación que viene bien para recordar la situación del ciclismo femenino en Álava y cómo en tres disciplinas distintas -carretera, pista y ciclocross- hay corredoras provinciales logrando cosas interesantes.

tania calvo, luisa ibarrola... “Me parece curioso lo de Tania Calvo sobre todo porque sin haber en Vitoria un velódromo en condiciones que haga lo que está haciendo es significativo. Es importante también lo que está consiguiendo Luisa”, lanza Lourdes, quien se muestra esperanzada de que el pelotón femenino provincial tenga más presencia a partir de ahora. “En Arabarrak había cinco chicas en infantiles el año pasado. Algunos padres me llamaron para que fuera a la presentación y estuve hablando con ellas. Creo que va a salir un equipo cadete en Álava, algo que hacía muchos años que no se daba. Es algo bonito y demuestra que hay gente que tiene ganas y les hace ilusión vernos cerca”, añade. No es fácil el trabajo de cantera, pero con ciclistas como ellos en los que poder mirarse seguro que el futuro es algo más halagüeño. Entre carreras y entrenamientos trata Landa de dedicarle de vez en cuando algo de su tiempo a la Fundación Euskadi, su otro equipo. “Otra experiencia, dura, tanto como dar pedales. Hemos trabajado mucho para que el proyecto salga a la carretera. Ahora es el turno de los corredores, de que demuestren que quieren ser profesionales”, explica, mientras que Víctor destaca que haya compañeros como él que se atreven a apadrinar nuevas estrellas. “No es fácil hacer una estructura como la de Movistar con tanto dinero. Ojalá haya grupos deportivos como los de Mikel para poder sacar chavales. Si ahora ven que hay ideas serias seguro que la perspectiva es distinta”, afirma el vitoriano. Son el presente y el futuro del Worl Tour alavés. Ellos pasaron por el ciclismo de formación y ahora están en la élite. Saben mejor que nadie qué deben hacer las futuras promesas ciclistas. Por eso su consejo es perfectamente válido para todos ellos. Sentimientos y objetivos de Lourdes Oyarbide, Víctor de la Parte y Mikel Landa ante un ilusionante 2018 vestidos con el azul cielo de Movistar.

Secciones