Trump se reivindica como un “genio” ante especulaciones sobre su capacidad mental

El presidente de EEUU quiere detener el debate abierto sobre su salud mental a raíz de la publicación del libro ‘Fuego y furia’

Lucía Leal - Domingo, 7 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h.

Washington - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se definió ayer como “un genio muy estable” en un intento de zanjar las especulaciones sobre su capacidad y estabilidad mental que han circulado por Washington a raíz de la publicación de un libro sobre su Presidencia. “Realmente, a lo largo de mi vida, mis dos grandes activos han sido la estabilidad mental y ser, como, realmente listo (sic)”, aseguró Trump en la red social Twitter.

Trump mostraba así su indignación por los rumores que ha despertado la publicación el viernes del libro Fire and fury (Fuego y furia), cuyo autor, Michael Wolff, asegura que los funcionarios de la Casa Blanca cuestionan las dotes del mandatario para gobernar. Según Wolff, “el 100%” de los asesores del presidente “le ven como un niño” y le llaman “idiota”, y su antiguo estratega jefe, Steve Bannon, cree que el mandatario ha “perdido” la cabeza. “Este hombre no lee, no escucha. Es como un pinball, virando a todas partes”, dijo Wolff en una entrevista a la cadena NBC News.

Ese rumor sobre el entorno del presidente se sumó a la revelación de que, hace un mes, un grupo de legisladores -la mayoría demócratas- convocaron a una profesora de psiquiatría en la Universidad de Yale, Bandy X. Lee, para que les hablara sobre lo que el comportamiento de Trump revela sobre su estado mental. “(Trump) Va a perder el control, y estamos viendo las señales”, dijo Lee a los legisladores, según relató en una entrevista con el diario Politico el miércoles. El presidente dio más razones a quienes le acusan de padecer un trastorno narcisista este martes, cuando se jactó en Twitter de que, igual que el líder norcoreano Kim Jong-un, él también tiene acceso a un “botón nuclear”, pero que el suyo es “mucho más grande y más poderoso”.

Activar la 25ª enmienda Esa amenaza de un ataque nuclear, sumada a las revelaciones del libro y la reunión en el Congreso, reavivó las especulaciones sobre la posibilidad de que Trump pudiera ser apartado del poder mediante la activación de la 25ª enmienda de la Constitución estadounidense.

Ese artículo, aprobado en 1967, establece la posibilidad de apartar al presidente del poder si se le considera “incapaz de ocuparse de los deberes del cargo”. No obstante, los expertos consultados coinciden en que es “altamente improbable” que esa enmienda pueda aplicarse.

“La enmienda no se diseñó para afrontar el temperamento y la salud mental, sino la incapacitación, como en el caso de que el presidente sufriera un derrame cerebral o alguna discapacidad grave que le impidiera hacer su trabajo”, explicó un historiador y politólogo en la Universidad de George Washington, Matthew Dallek. Su aplicación “requeriría que muchos miembros del gabinete y su propio vicepresidente declararan que es incapaz, y si Trump desafiara ese análisis, dos tercios del Congreso” tendrían que votar en su contra para poder expulsarle del cargo, apuntó Dallek.

Con él coincidió Patrick Maney, un historiador presidencial en la universidad Boston College, quien opinó que “ni la vigésima quinta enmienda ni otro proceso de destitución son remotamente posibles” dada la composición del gabinete ejecutivo y el Congreso actuales. “Con la excepción de sus asesores militares, (Trump) ha llenado su gabinete de figuras débiles que difícilmente le retarán”, indicó.

Precisamente porque valora enormemente la lealtad de quienes le rodean, a Trump le ha sentado especialmente mal la publicación de Fire and Fury, un embarazoso retrato sobre la Casa Blanca trazado con el testimonio anónimo de varios funcionarios. “El presidente Trump se siente traicionado, sin duda. Esta es la acusación más cáustica que ha habido nunca contra un mandatario de Estados Unidos por parte de la gente que le rodea”, afirmó Maney. Aunque Trump ha dirigido la mayoría de sus reproches a Bannon por criticar en el libro al hijo del mandatario, Donald Jr., parece estar dolido también por la opinión negativa que tienen sus “asesores cercanos” sobre él, recalcó Dallek. Según Maney, esos comentarios sobre Trump “son, indudablemente, la principal explicación para la furiosa reacción” de un mandatario que a menudo parece actuar guiado por su ego.

“Wolff es un perdedor” El presidente de EEUU, Donald Trump, redobló ayer sus ataques a su ex estratega jefe Steve Bannon al afirmar que lo han abandonado casi todos “como a un perro” y que, cuando fue despedido, “lloró y suplicó por su puesto”. “Michael Wolff (el autor de un incendiario libro sobre la Casa Blanca) es un perdedor completo que se inventó historias para vender su realmente aburrido y falso libro. Usó al chapucero Steve Bannon, que lloró cuando fue despedido y suplicó por su trabajo”, escribió ayer Trump en un mensaje nocturno de Twitter. “Ahora el chapucero Steve ha sido abandonado como un perro por casi todos. ¡Una lástima!”.

El presidente se refería así una vez más al comunicado de Rebekah Mercer, una multimillonaria donante republicana y accionista de la publicación ultraconservadora Breitbart News, de la que Bannon es presidente, en el que aseguraba esta semana que ya no le estaba financiando y no apoyaba “sus acciones y declaraciones recientes”.

Con su mensaje, Trump comentaba un tuit del Partido Republicano que recogía críticas negativas de la prensa al libro Fuego y furia de Wolff, que ha desatado esta semana una dura disputa entre el presidente y Bannon.

El polémico libro sobre la campaña electoral y la Presidencia de Donald Trump salió a la venta pese a la presión de la Casa Blanca, mientras el mandatario continuaba con sus furiosos ataques contra el autor de la obra, los medios de comunicación y Bannon. La editorial, Henry Holt &Company, desafió así la amenaza del equipo legal de Trump, que había pedido detener la publicación del libro por considerar que contenía múltiples declaraciones difamatorias sobre el presidente y su familia.