Meteoritos

Aforos

Por Carlos Pérez Conde - Domingo, 7 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h.

La sanción administrativa, un impuesto municipal sobrevenido. En relación con los beneficios de la infracción, compensa. De otra forma no se comprende la reiteración de vulneraciones al aforo autorizado en locales de hostelería. Fin de semana tras fin de semana. Víspera de fiesta tras víspera de fiesta. Con la garantía añadida de la confidencialidad en la identidad del infractor. En la nota pública de intervenciones policiales, todo queda en lo indeterminado de “un local”. A lo sumo, se especifica el barrio. Nunca he sido trasnochador. Impulsado por la curiosidad, una vez me sumé a la salida nocturna de un variopinto grupo de conocidos. Después de cenar, a hora aún temprana (seguían en casa los que se incorporan a la noche bien pasadas las campanadas de Cenicienta), entramos a un local para tomar una copa y agitar los cuerpos al son de la música grabada. Éramos pocos y los decibelios contaban con escasos oídos por los que penetrar con la fuerza de un taladro. El sonido, como de disco rayado, percutía con fuerza dentro de mi cerebro;rebotaba de frente a nuca y viceversa en sucesión vertiginosa. Los vecinos puede que no escucharan la música. Seguro que percibirían la vibración generada por su volumen. Al último garito, ya hora punta, llegamos cuatro del grupo. Era tal la masa de gente que el movimiento de unos -nada de baile, solo empujones- afectaba a otros. Te perdías de los tuyos y girabas cual peonza sin control en un cambiante entorno de caras. El castigo auditivo era similar, pero el mal de tantos lo socializaba. La situación se me hizo insoportable, quizá por falta de aptitud y de actitud. Crucé en la distancia unas miradas de despedida y salí a la calle. Me marché de la marcha. El aforo permitido, multiplicado. En el exterior, lista de espera. Agobio, estrépito, alcohol. También tabaco, entonces permitido, ahora consentido. Otras drogas eran menos explícitas. Ocio descontrolado, negocio holgado. Tolerado. Perturbador.

Secciones