Al Ayuntamiento de Baztan

Javier Quintano Ibarrondo - Jueves, 11 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:16h.

Las aceras de las calles de Elizondo que quedaban a la sombra, las aceras de los puentes (mi más cercano puente de Gloria, por poner un ejemplo) estaban impracticables para los peatones en la mañana de este martes 9 de enero. Era un ejercicio de alto riesgo atreverse a andar por Elizondo, era sumamente peligroso, especialmente para personas no tan jóvenes como nuestros cargos municipales. Y cuando digo la mañana hablo de las once de la mañana, y no de las seis de la mañana. Es decir una hora en que aquellos a quienes les toca tomar decisiones ya habían tenido tiempo de reaccionar. Si alcalde o concejales se hubieran dignado a verin situ los ejercicios obligatorios de equilibrismo a que nos veíamos obligados los vecinos en estas pistas de patinaje del nueve de enero llamadas aceras, quizás no hubieran tomado estano decisión: esperemos a que el sol caliente y a que no salga la gente.