Solana compara las palabras de Tapia con las de Rajoy cuando habla de la Navarra “foral y española”

El Gobierno considera que no tiene que posicionarse, y entiende que habrá quien comparta y quien no las expresiones de la consejera vasca

Jueves, 11 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h.

pamplona - Apenas fue un comentario introductorio, pero las consideraciones sobre las cuatro capitales vascas que hizo la consejera del Gobierno vasco Arantxa Tapia, durante el acto del martes en el que el ministro de Fomento Íñigo de la Serna presentó la conexión de TAV entre Pamplona y Vitoria, han levantado tanta polvareda que el Gobierno foral no pudo evitar ayer tener que posicionarse al respecto. Y la postura del Ejecutivo por boca de la portavoz María Solana fue clara: el Gobierno foral no se posiciona, achaca las palabras a una opinión de la consejera de Economía vasca expresada con anterioridad (y en foros similares), y comprende también que la expresión se “corresponde con un anhelo de parte de la sociedad”, equiparable a cuando Mariano Rajoy visita Pamplona y ensalza la “Navarra foral y española”. “Pero ni en un caso ni en otro se está interfiriendo en la realidad institucional de esta Comunidad, y entendemos que será Navarra quien decide su presente y su futuro”, consideró Solana en alusión a la Transitoria Cuarta, el mecanismo constitucional que permitiría a Navarra decidir su estatus vía referéndum en la Comunidad Foral y sin necesidad de ratificación por parte de las Cortes españolas.

Al margen de escenarios inverosímiles, Solana quiso restar importancia al comentario y recordó que “en otras ocasiones y en foros similares” Arantxa Tapia ya ha hecho reflexiones de ese estilo. Y puestos a considerar si la rueda de prensa en la que se hizo el anuncio por parte del Ministerio de Fomento era el foro adecuado, Solana devolvió la reflexión y planteó si era idóneo entonces que la reunión, en lugar de en el Palacio de Navarra, tuviese lugar en la Delegación del Gobierno.

“cada uno defiende lo suyo” En una línea similar se expresó ayer el portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, que fue el único representante de las fuerzas del cambio que asistió al acto de presentación del ministro. En una entrevista en Onda Vasca, Martínez volvió a considerar que el del martes fue “un acto de propaganda política y autobombo” del PP, y relativizó la gravedad de las palabras de Tapia. “Ella defiende lo suyo, como hizo el ministro ensalzando la colaboración y los pactos políticos con UPN y no los del Gobierno de Navarra”. El tema, dijo, no tiene tanta importancia salvo para la oposición, a la que Martínez criticó que haya querido marcar agenda con el chascarrillo. “UPN, PSN y PPN se agarran a la imposición inexistente del euskera o a las ikurriñas porque no tienen otra, son ellos los que realmente llevan adelante una política identitaria”, apuntó.

En realidad, las palabras de Martínez no son en ningún punto exageradas teniendo en cuenta que los tres partidos han llevado adelante iniciativas para seguir haciendo sangre con la intervención de la consejera vasca. UPN ha registrado en el Parlamento de Navarra una declaración institucional para rechazar el que, dice, es un “alegato nacionalista”, e incluso pide al Gobierno Vasco una rectificación pública. El PSN, por su parte, ha insistido en que Tapia tiene que pedir disculpas. Y, como suele ser habitual, el PPN ha puesto el listón más alto y quiere que el Parlamento de Navarra declare a Arantxa Tapia como persona non grata. Por no decir que en declaraciones, la presidenta popular, Ana Beltrán, llegó a considerar que las palabras hacen a la consejera vasca “enemiga de Navarra”, y volvió a aprovechar para cargar sobre Barkos las palabras que otra persona pronunció en un acto con el Gobierno de España en el que ni siquiera estuvo la jefa del Ejecutivo navarro. - A.I.R.