El Gobierno estudia todas las vías legales para destinar el dinero del convenio a inversiones

Barkos dice que no se “tirará la toalla” pero recuerda al PSN que las trabas vienen por el artículo 135 que impulsó su partido
Critica que UPN se arrogue méritos cuando en su día se puso del lado del Estado

“El PSOE impulsó el 135 y UPN no tuvo la valentía de plantar cara en una negociación en 2015” “No prometa cosas a sus socios que no puede cumplir y luego diga que es Madrid quien no deja” “La Ley de Estabilidad pone dificultades pero no impide destinar el dinero a inversiones”

Elena Urabayen Javier Bergasa - Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h.

pamplona - El Gobierno de Navarra estudiará todas las posibilidades dentro de la “normativa vigente” para acometer inversiones con “el todo o parte” de los 215 millones que la Comunidad recuperó tras la actualización del Convenio con Madrid. Así lo aseguró ayer la presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, ante las preguntas de los portavoces del PSN y de UPN, María Chivite y Javier Esparza, respectivamente. A pesar de las dificultades que se puedan encontrar en el camino debido a que la Ley de Estabilidad Presupuestaria establece los marcos de déficit, deuda y regla de gasto y el artículo 135 de la Constitución prioriza el pago de la deuda al gasto social, la presidenta apuntó que no tienen intención de “tirar la toalla” y que, yendo en la misma línea que los grupos que sustentan al Gobierno, buscarán todos los resquicios legales para poder echar mano de esa cantidad para dedicarla a inversiones que reviertan de manera directa en el bienestar de la ciudadanía de Navarra.

La presidenta del Gobierno contestó en estos términos a la portavoz del PSN, quien reclama que el dinero se destine precisamente a inversiones ya que, dijo, “Navarra lo necesita” y en este sentido ofreció al Gobierno su “apoyo y fuerza” para emprender este camino porque, añadió, aunque la Ley de Estabilidad Presupuestaria antepone el pago de la deuda, “no impide hacer inversiones”.

Un ofrecimiento que la presidenta recogió con ironía y ante el que recordó que cuando el Gobierno de Navarra decidió plantarse ante el Estado para forzar la negociación y no pagar todo lo que se reclamaba, los socialistas criticaron al Gobierno foral y se colocaron de parte del Estado. “Entonces nos criticó y ahora muestra su apoyo para gastar el dinero que en su día quería pagar a Madrid. Un poco de seriedad, por favor”, dijo Barkos, que además recordó que si Navarra no tiene ahora libertad para elegir en qué invertir esos 215 millones es precisamente debido a la modificación del artículo 135 de la Constitución que promovió el PSOE en Madrid. En este cruce de declaraciones, Chivite pidió a Barkos que mire por el interés general de la ciudadanía a lo que la presidenta contestó que en ello trabajan y cuestionó a la líder del PSN si interés general es bajar los impuestos en plena campaña electoral como hicieron ellos en 2014 o subirse el sueldo un 30% durante los once meses que los socialistas estuvieron en el Gobierno de Navarra con UPN.

Después de Chivite, fue el portavoz de UPN el que tomó el relevo en cuestionar a Barkos sobre el éxito de la negociación del Convenio. El regionalista pidió a la presidenta que “cuente la verdad” y que diga si el dinero va a ser para deuda o para inversiones. “No les prometa a sus socios del cuatripartito algo que no puede cumplir para luego decir que es Madrid quien no les deja hacer las inversiones. Hágase responsable de sus decisiones”, apuntó Esparza. A ello, Barkos recriminó que “la verdad es la que dicen los hechos”, añadió que a Esparza “le escuece” la verdad que es que Navarra ha salido favorecida porque “UPN no tuvo la valentía de plantar cara en una negociación que se debía de haber cerrado en 2015 y ustedes fueron incapaces”. En este sentido le acusó de “querer colocarse falsas medallas” por tratar de arrogarse el éxito de una operación que ha criticado desde el principio y en la que se puso del lado del Estado. “Usted dijo que no pagábamos para imponer una agenda nacionalista y ahora da auténtico sonrojo verle coger la pancarta de esa supuesta agenda nacionalista”, concluyó.