pleno del parlamento

El PSN yerra al insistir en que las pensiones de viudedad pierden poder adquisitivo

Laparra recuerda que las prestaciones equiparadas por el complemento del Gobierno subirán el 1,8%, mientras que la vida se encareció el 1,2% en 2017

“Podrá sacar las cifras que quiera pero se ha recortado el complemento a las pensiones” “Su intervención ha sido lamentable porque hay una falta total de ajuste a la realidad y a las cifras”

Javier Encinas Javier Bergasa - Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h.

pamplona - Por tercera vez en cinco días, el PSN volvió a errar en su aseveración de que las pensiones de viudedad que el Gobierno de Navarra complementó hasta el año pasado para equipararlas al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) perderán este año poder adquisitivo. Lo dijo el domingo la parlamentaria Nuria Medina a través de una nota de prensa, lo repitió el lunes María Chivite y lo llevó ayer el pleno Medina, que incluso se atrevió a decir que el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, “igual debe plantearse si debe seguir o no en ese puesto”.

El origen de todo reside en el complemento que el Gobierno foral ha venido haciendo a las pensiones de viudedad más bajas para que alcancen el SMI. Así se aplicó hasta el año pasado, cuando el actual Ejecutivo entendió que no solo merecían cobrar el SMI las aproximadamente 9.500 viudas con pensiones inferiores, por lo que extendió esta ayuda a las 22.000 personas que en Navarra vivían con una paga por debajo del salario mínimo.

Esta decisión, que además coincidió con una subida sin precedentes del 8% del SMI, significó que el coste anual de esta equiparación para el Gobierno pasara de los 3,2 millones a los 20. La ley se aprobó en abril por unanimidad, y en el texto se recogió que estas prestaciones se actualizarían conforme al IPC o la subida salarial media, precisamente con el fin de que no perdieran poder adquisitivo. Asimismo, se evitaba que se disparase el gasto público de esta medida en el caso de que el SMI volviera a incrementarse más que la inflación, como así ha sucedido en 2018, que ha subido un 4%.

Sorprendentemente, el PSN ha optado por hacer oposición de una de las decisiones más sociales de la legislatura con una argumentación errónea y después de no haber dicho nada durante los años en los que las pensiones de viudedad se depreciaban, ya que se equiparaban de acuerdo al SMI, que subía menos que el coste de la vida. Esto sucedió, por ejemplo, en los años 2011 y 2012, en los que el IPC creció el 5,6%, mientras que el SMI solo subió el 1,3%.

Pese a que estos datos son incontestables, Nuria Medina se enrocó en su error. “Podrá sacar todas las cifras que quiera, pero la realidad es la que es y se ha recortado el complemento a las pensiones”, sostuvo la parlamentaria del PSN, que añadió que “Laparra miente cuando dice que las pensiones no van a perder poder adquisitivo”.

Molesto con las palabras de Medina, el vicepresidente le afeó haber tenido “una intervención lamentable”. “Espero que revise lo que ha dicho, porque hay una falta total de ajuste a la realidad, a las cifras y a la historia”, le dijo Laparra. También le recordó que la subida del IPC hasta noviembre es del 1,7% y la del salario medio ronda el 1,8%. Por lo tanto, “con la nueva ley se garantiza la capacidad adquisitiva de todas las pensiones y para 2018 es posible una ligera mejoría porque, de momento, los indicadores de salarios medios son superiores al IPC, por lo que la capacidad adquisitiva de las pensiones mínimas no se reducirá sino que aumentará en Navarra”, subrayó el vicepresidente.