alcanza una tasa de paro por debajo del 5%

El valle de Ultzama roza el pleno empleo

EFE/Juan Javier Ríos - Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 11:43h.

MADRID. Imaginen pueblos donde el turismo y la agricultura permiten alcanzar el pleno empleo, es decir una tasa de paro por debajo del 5 % en un país en el que la media se sitúa (con datos de noviembre) en un 16,7 %;pues el medio rural los acoge, y entre ellos están Benasque, Valenzuela, La Vilavella, Ultzama,...

Pero son más: las estadísticas oficiales de desempleo reflejan que son más de medio centenar los pueblos de menos de 10.000 habitantes donde pocos de sus vecinos se levantan cada día sin un puesto de trabajo al que acudir.

En pleno corazón de los Pirineos, muy cerca de la frontera con Francia, se encuentra el municipio oscense de Benasque, donde 51 de sus 2.041 habitantes están en paro;la clave está en su atractivo turístico como destino de montaña, a escasos kilómetros de la estación de esquí de Cerdel.

Su alcalde, José Ignacio Abadías, explica a Efe que muchos contratos son "temporales" para cubrir las campañas de turismo de montaña de verano e invierno, aunque en hostelería, los puestos sí gozan de mayor estabilidad.

El regidor considera clave para seguir en esta senda laboral que haya emprendedores e industriales que se animen en áreas empresariales como el embotellado de agua de la sierra, para lo que es indispensable una mejora del acceso por carretera.

A 900 kilómetros de Benasque, en Andalucía, el pueblo cordobés de Valenzuela puede presumir de ser uno de los que menos paro tiene de todo el país: sólo 24 de sus 1.208 habitantes censados están buscando activamente un trabajo.

Su economía, muy distinta a la de Benasque, está basada casi por completo en la recogida de la aceituna y el cuidado del olivar durante todo el año, según su alcalde Antonio Pedregosa.

El empleo "suele estar bastante repartido", lo que le permite tener ese bajo índice de paro, añade Pedregrosa.

El Ayuntamiento tiene, además, un plan de empleo local y otros impulsados desde la Diputación de Córdoba y la Junta de Andalucía, que se "intentan adaptar" a los perfiles de los demandantes de trabajo del municipio porque el objetivo es "siempre, mirar mucho por el pueblo".

En el este peninsular, hay 68 habitantes de La Vilavella (Castellón) que aún no tienen un trabajo, en un pueblo de 3.243 habitantes cuyo motor económico son los campos de naranjas, a las que se han sumado las fábricas de cerámica de la zona.

La concejala de Empleo del municipio, Loles Orenga, destaca a Efe que la buena ubicación del pueblo -a 25 minutos de Castellón y 40 de Valencia- y sus rápidos accesos a carreteras nacionales y autovías facilitan la situación.

A ello se suma que el propio plan de empleo del Consistorio, que ahora trabaja para propiciar más puestos de trabajo con el impulso al turismo local mediante la recuperación de minas y trincheras de la Guerra Civil, balnearios naturales o una vía "ferrata" (deporte de escalada) en una cantera de la zona.

Para el presidente de la Red Española de Desarrollo Rural (REDR), Aurelio García, estos casos demuestran que el mundo rural es generador de empleo, "a pesar de las faltas de infraestructuras" viarias y tecnológicas en muchos de ellos.

García defiende un buen diseño de los Programas de Desarrollo Rural (PDR) para que el pleno empleo llegue a más municipios, y junto a la mejora de las infraestructuras y los PDR, ve fundamental que los emprendedores del medio rural apuesten por la diversificación para generar más puestos de trabajo.

Benasque (4,5 % de tasa de paro), Valenzuela (4,6 %) y La Vilavella (4,6 %) son solo tres ejemplos;también están Aramalo (la CAV, 2,24 %), Viladrau (Catalunya, 2,73 %) o Ultzama (Navarra;4,34 %)...