El Gobierno español solo desactivará el artículo 155 en Catalunya si hay traspaso de poderes presencial

Torrent preside su primera reunión de la Mesa del Parlament llamando a "recuperar la normalidad institucional"

EFE - Jueves, 18 de Enero de 2018 - Actualizado a las 13:52h.

BARCELONA. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este jueves que el Ejecutivo central va a "adoptar todo tipo de medidas" para que la investidura del candidato de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, "no se produzca" porque, según ha defendido, "solo puede ser elegido" presidente de la Generalitat "con una flagrante" vulneración de la ley."Es imposible", ha señalado en una entrevista en Cope recogida por Europa Press, preguntada por la posibilidad de una investidura a distancia de Puigdemont, que se encuentra huido en Bruselas tras la declaración unilateral de independencia de Cataluña.Así, ha pedido al nuevo presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, que no empiece su carrera política "violentando la ley" ni "repita el espectáculo" que su predecesora en el puesto, Carme Forcadel, dio los días 6 y 7 de septiembre con la aprobación de la Ley de Referéndum y de Transitoriedad Jurídica en Cataluña. "Fue una burla a la democracia", ha remarcado, para después aseverar que el Gobierno reaccionará si Torrent "toma la decisión equivocada"."PENDIENTES" DE LAS DECISIONES La portavoz del Gobierno ha aseverado que desde el Ejecutivo van a "estar pendientes" de las decisiones que adopte él y la Mesa de la Cámara autonómica: "Obras son amores", ha apostillado. En cualquier caso, ha dicho esperar que Torrent las tome "respetando" la legalidad, el Reglamento del Parlamento catalán y la Constitución española y ha insistido en que la investidura de Puigdemont como president tiene que realizarse con el candidato presente en la institución.Para ella, el informe de los letrados del Parlament --que rechaza una investidura telemática o por delegación-- es "muy claro". Y ha ironizado sobre la posibilidad de que un diputado quiera "irse de vacaciones al Caribe" y desde allí votar iniciativas en la institución.Con este argumento, ha afirmado que Puigdemont "ha llegado al final del trayecto" porque no puede liderar el Ejecutivo catalán: "Lo saben los suyos y el independentismo", ha añadido. Y le ha instado a "dar un paso atrás" pensando en Cataluña y a dejar la "propaganda" de construir el "mito" de la independencia, aunque ha defendido que los dirigentes separatistas "nunca" hacen lo que le "viene mejor a Cataluña, si no a su conveniencia personal".Preguntado por la posibilidad de que Puigdemont aparezca en el Parlament el día del debate de investidura, la vicepresidenta ha dicho no querer entrar en "hipótesis". Pero ha subrayado que el exlíder del Ejecutivo catalán tiene una orden de busca y captura en España y que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado "están haciendo muy bien su trabajo".EL 155 SEGUIRÁ HASTA LA TOMA DE POSESIÓN DEL NUEVO GOVERN Por otro lado, ha avisado de que la investidura "no es suficiente" para que cese la aplicación del artículo 155 de la Constitución española en Cataluña por el desafío soberanista. "Es necesario que el president asuma su cargo", ha dicho, precisando que el artículo constitucional dejará de estar activo cuando tome posesión el nuevo Govern.Y preguntada por la posibilidad de que se abra otra vía del diálogo entre el Gobierno central y el nuevo Ejecutivo catalán cuando tome posesión, la Santamaría ha hecho hincapié en que "la vía por la que tiene que apostar" el Govern es "la legalidad", y solamente en ese marco de "respeto a la ley" podrá haber diálogo."Dialogaremos, como con el resto de las comunidades autónomas, con gobierno que respetan la ley, si no es imposible el diálogo", ha remarcado, lamentando que los dirigentes independentistas "solo querían hablar del referéndum" de autodeterminación cuando el Gobierno central quiso negociar con la Generalitat. "No me puedo sentar con quien se han inventado las reglas del juego", ha zanjado.En este sentido, ha rechazado la celebración de un referéndum en cualquier región, alegando que esas decisiones le corresponde adoptarlas al conjunto de los españoles. "No estamos en esos enjuagues ni decisiones", ha dicho sobre la posibilidad de contemplar esa opción ante el auge del nacionalismo catalán, insistiendo en que el Gobierno ni podía "ni va a autorizar" un referéndum: "Los nacionalistas pueden defender lo que quieran, pero siempre dentro de la ley", ha concluido.La también ministra para las Administraciones Territoriales ha reiterado que cualquier Gobierno democrático "tiene que velar porque la ley se cumpla" y por la independencia de la toma de decisiones de los tribunales.

PRIMERA REUNIÓN DE LA NUEVA MESAEl nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC), hapresidido hoy su primera reunión de la Mesa de la Cámara catalana, con el reto de "trabajar para recuperar la normalidad institucional" y pidiendo a los grupos que garanticen la máxima paridad de género en las comisiones parlamentarias.

En la sesión constitutiva de ayer, los partidos independentistas renovaron su mayoría absoluta en la Mesa del Parlament, al haber obtenido la Presidencia de la Cámara, una Vicepresidencia y dos Secretarías, mientras que Ciudadanos logró dos puestos y el PSC el otro restante, en detrimento de los comunes, PPC y la CUP.

Bajo la presidencia de Torrent, la Mesa está formada por el vicepresidente primero, Josep Costa (JxCat);el vicepresidente segundo, José María Espejo-Saavedra (Cs);el secretario primero, Eusebi Campdepadrós (JxCat);el secretario segundo, David Pérez (PSC);el secretario tercero, Joan García (Cs);y la secretaria cuarta, Alba Vergés (ERC), la única mujer de este organismo.

Justo antes del inicio de la reunión, Torrent ha publicado un mensaje en Twitter al respecto: "Primera reunión de la Mesa del Parlament de esta legislatura. Comenzamos a trabajar para recuperar la normalidad institucional necesaria para estar al servicio del país", ha dicho Torrent, tras la aplicación del artículo 155 como consecuencia de la declaración unilateral de independencia.

Según han relatado fuentes parlamentarias al finalizar la reunión, se han abordado sobre todo cuestiones de orden administrativo, como trámites de la legislatura anterior o dar cuenta del informe final de la Diputación Permanente, pero no se ha tomado ningún acuerdo de trascendencia política.

Tampoco se ha abordado la distribución de escaños definitiva en el hemiciclo, a falta de que se constituyan los grupos, ni tampoco ningún representante ha solicitado una nueva petición de informe a los letrados, como es probable que hagan PSC o Ciudadanos con vistas a una eventual investidura a distancia de Carles Puigdemont.

Pero Torrent, además de la bienvenida protocolaria a los nuevos miembros de la Mesa, sí ha querido hacer una reflexión constada en acta acerca de la falta de paridad en este órgano, en la línea de lo que ya expresaron otros grupos, como hizo Elisenda Alamany (Catalunya En Comú) ayer justo antes de finalizar la sesión.

Según dichas fuentes parlamentarias, el presidente del Parlament ha querido dejar constancia de su "decepción" por la poca representación de mujeres en la Mesa -sólo su grupo, ERC, propuso a Vergés- y ha hecho una petición a los grupos para que tengan en cuenta ese hecho y aseguren la máxima representatividad de género en los miembros en los órganos que se han de constituir aún, como las comisiones parlamentarias.

Por otro lado, los representantes de los grupos independentistas en la Mesa (JxCat y ERC) han querido también lanzar una reflexión para que constara en acta acerca de la constitución del Parlament y el acceso a la condición de diputado.

Así, dichas formaciones han hecho constar, a modo de reflexión, la "anormalidad" de que ocho miembros del Parlament no puedan ejercer sus derechos como diputados de forma normal, han hecho un llamamiento a que "no se olvide" ese hecho y a que en la medida de lo posible se puedan tomar medidas para "normalizar" esa cuestión.