comisión de ultzama comisión de ultzama

Pérez (UPN) rehúye dar explicaciones al Parlamento sobre la quiebra de la planta

El letrado de la Cámara avaló su decisión de no declarar, pese a no estar imputado ni figurar en la querella del Gobierno foral

A. Irisarri Javier Bergasa - Sábado, 27 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

PAMPLONA- La que parecía que iba a ser la comparecencia estrella de la comisión parlamentaria que investiga la quiebra de la planta de biogás de Ultzama quedó absolutamente en nada. Patxi Pérez Arregui, miembro de la ejecutiva de UPN, mano derecha de Javier Esparza cuando el presidente regionalista era consejero del Gobierno de Navarra en la última legislatura de Barcina, y exalcalde de Ultzama cuando se impulsó el fallido proyecto, compareció para decir que no iba a contestar a ninguna pregunta. Ni sobre las irregularidades que detectó Comptos en el proceso previo a la construcción de la planta, ni sobre los numerosos y duplicados expedientes de ayudas que recibió el proyecto, ni sobre el desastre final que dio con más de tres millones de inversión pública en la basura. Ninguna cuestión quiso aclarar al Parlamento.

Pérez Arregui llegó a la comisión algo antes de las nueve de la mañana. Lo hizo acompañado del abogado Guillermo Chaverri, exmiembro del Consejo Político de UPN en tiempos de Barcina y socio de Ch&Lo, un bufete especializado en evitar la responsabilidad penal de empresas.

Bastante nervioso, en cuanto el presidente pasó la palabra a los grupos, Pérez se apresuró a leer un pequeño escrito en el que anunció su intención de no contestar a ninguna pregunta. El exalcalde justificó su decisión en que el Gobierno de Navarra ha iniciado un procedimiento judicial para tratar de recuperar parte de las ayudas que recibió la planta, se supone que de manera indebida, y en que ya han sido querellados “dos compañeros de corporación”. Por eso dijo que guardaría silencio y dejó para el final un mensaje exculpatorio. “Mi actuación como alcalde siempre ha estado presidida por la búsqueda del interés general y del bien común. Todas mis decisiones tuvieron el asesoramiento preceptivo de los servicios jurídicos y técnicos del Ayuntamiento de Ultzama”, descargó. Ya no volvió a hablar.

consulta al letrado El mensaje confundió a los parlamentarios. Pérez Arregui no está entre los querellados por el Gobierno, y teóricamente tendría obligación de contestar a las preguntas. Es algo que cuestionó el parlamentario Adolfo Araiz, quien pidió que mediase el letrado de la sesión, ayer Mikel Laurenz. Éste consideró que, sin perjuicio de que los parlamentarios pudiesen formular las preguntas que quisieran, Pérez estaba en su derecho de no declarar. Un extremo en el que discrepó Araiz, que aludió a un informe de 22 de junio de 2017 en el que los servicios jurídicos del Parlamento, con motivo de la comisión sobre Caja Navarra, aclaran que la posibilidad de no declarar es algo reservado a los imputados, situación en la que no se encuentra Patxi Pérez. Por esta razón, el portavoz soberanista se reservó la posibilidad de volver a valorar el informe y convocar de nuevo a Pérez a otra comparecencia en la que esté obligado a contestar. No obstante, y a efectos de que constase en acta, todos los portavoces (el PP no participó y UPN no hizo preguntas al miembro de su partido) formularon las preguntas. Araiz, que había estado trabajando en el cuestionario más de una semana, hizo de seguido más de un centenar de preguntas que ocuparon hora y media, y que Pérez encajó con más o menos flema.

Lo que sí hicieron los grupos del cambio y el PSN, pese a las quejas de UPN, fue hacer una pequeña valoración inicial sobre lo sucedido. Patxi Leuza (Geroa Bai) reprochó al exalcalde que hubiese proclamado su “inocencia” y no aprovechase para defenderse. Rubén Velasco (Podemos) criticó la “poca predisposición” y que Pérez “se hubiese juzgado y exonerado” sin querer someterse a más preguntas”. Guzmán Garmendia, del PSN, consideró que la actitud de Pérez “ninguneaba” a la comisión, y Marisa de Simón (I-E) lamentó que Pérez desaprovechase la oportunidad “para esclarecer lo ocurrido”.