La segunda fase de VPO públicas reactiva el sector profesional de la arquitectura

46 estudios de arquitectos concurren con 65 propuestas a la convocatoria de Nasuvinsa para proyectar las 274 viviendas. En Ripagaina, Tudela, Estella, Bera, Sarriguren, Mutilva, Barañáin y Burlada

Lola Cabasés Hita Patxi Cascante - Domingo, 28 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

PAMPLONA- La convocatoria para proyectar y rehabilitar en su caso las 274 VPO previstas en la II fase del Plan de Vivienda de Alquiler que impulsa el Gobierno de Navarra en la Comarca de Pamplona (Sarriguren, Ripagaina, Barañáin y Burlada), Tudela, Estella y Bera ha suscitado interés en el sector hasta tal punto que a la convocatoria pública hecha por Nasuvinsa han concurrido 46 estudios de arquitectos que han presentado 65 propuestas para los ocho lotes que salían a licitación. Nasuvinsa prevé resolver el concurso el próximo mes de febrero, ya que su periodo de concurrencia fue suspendido por las discrepancias planteadas por el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro (COAVN) suscitadas principalmente, según informaron fuentes de la sociedad pública, por las exigencias derivadas del estándar Passivhaus de eficiencia energética que el Gobierno foral quiere asumir en sus promociones de vivienda.

La polémica quedó zanjada después de incluir en el pliego de condiciones algunas de las propuestas de los arquitectos. Así, se mejoró el pliego parcialmente, conjuntamente con el COAVN, precisaron desde Nasuvinsa. Las condiciones sustanciales del concurso se han mantenido -entre ellas la apuesta por edificación en ahorro energético (EECN) o Passivhaus según la directiva europea 2010/31 UE, que será de obligada aplicación a partir del año 2019, precisan desde Nasuvinsa-.

nuevos requisitos El pliego del concurso público aceptó un mayor fraccionamiento en los pagos de los honorarios de dirección de obra, de manera que si inicialmente se establecía un pago del 50% a la adjudicación y el 50% restante a fin de obra, ahora ese segundo pago se irá adelantado fraccionadamente a medida que se ejecutan las obras sin necesidad de esperar a la certificación final (es decir, Nasuvinsa va adelantando más dinero para paliar posibles problemas financieros, precisa la sociedad pública).

Del mismo modo, el concurso fijaba el programa PHPP (Passivhaus) como sistema de referencia para el cálculo de demanda energética de los edificios y el pliego lo amplía ahora a otros programas, “siempre que también cumplan la certificación de Edificio de Consumo Casi Nulo (EECN)”. Además, se ha introducido en el baremo puntuación por criterios de calidad arquitectónica de los proyectos “para primar más la calidad arquitectónica en diseño o creatividad, además de la eficiencia”, señalan desde Nasuvinsa.

También se ha ampliado el requisito de solvencia técnica que se pide a los arquitectos de 7 a 10 años, de manera que se abre más el abanico de quienes se pueden presentar. Es decir quienes hayan firmado proyectos en los últimos 10 años y no sólo en los últimos 7.

consumo casi nulo Desde la sociedad pública indicaron que se mantiene la apuesta por que todas las promociones de alquiler del Plan de Vivienda se construyan en consumo casi nulo (EECN) con el estándar Passivhaus como referencia, si bien se “admitirá certificaciones equivalentes siempre y cuando cumplan estos parámetros”. Entre los argumentos del recurso del COAVN destacaba su discrepancia con que, ante el vacío legal existente en la normativa sobre EECN, la licitación foral exija la certificación Passivhaus “el estándar europeo más exigente de eficiencia energética y que Navarra ha sido la primera comunidad del Estado en asumir”, precisaron desde Nasuvinsa por considerar que este requisito resultaba “limitador de la concurrencia”.

Esta polémica con el COAVN ya solventada supuso aplazar desde el 19 de diciembre al 11 de enero pasado el plazo para presentar las propuestas. Desde Nasuvinsa recordaron entonces que la Directiva 2010/31 de la Unión Europea obligará a partir del año 2020 a que todas las construcciones de vivienda públicas y privadas se realicen en estándares de EECN, que van mucho más allá de las certificaciones energéticas convencionales que se aplicaban hasta ahora.

Asimismo, la Ley Foral de Vivienda 22/2016, aprobada hace algo más de un año, estableció en su artículo 2 que los proyectos de VPO de promoción pública “deberán cumplir los requisitos para ser edificios de consumo de energía casi nulo, de conformidad con lo dispuesto en la directiva 2010/31/UE” y añade que, “en ausencia de definición nacional de edificio de consumo casi nulo, se admitirá el cumplimiento de los estándares o certificaciones más reconocidos” y que “sean equiparables a las contenidas en las definiciones existentes a nivel europeo”.

El estándar Passivhaus ya se contempló en la convocatoria para acometer la I fase de las viviendas públicas destinadas a alquiler social. Nasuvinsa arrancó en junio del año pasado la primera fase del Plan de Vivienda de Alquiler adaptando todos los proyectos al estándar Passivhaus, y así lo acreditaron y validaron las promotoras adjudicatarias de las obras de construcción.

la i fase con 185 vpo Esta I fase promueve 185 VPO para alquiler en Ripagaina, Entremutilvas y Ardoi, cuyos adjudicatarios para su construcción Erro y Eugui, Sukia y la UTE Murias-Ibáñez iniciarán las obras en breve, según indicaron fuentes. Este inició de las obras está pendiente ahora de las correspondientes licencias municipales de los ayuntamientos de Pamplona, Mutilva y Zizur.

En cuanto al requisito de construcción en EECN, las mismas fuentes de Nasuvinsa insistieron en que “supone una herramienta clave para paliar el fenómeno de la pobreza energética, mejorar la salubridad de los inmuebles y responder al derecho a la calidad de vida de los inquilinos de alquiler social”. Asimismo, “constituye un objetivo estratégico en la política pública de vivienda de alquiler, que ha sido reconocida en distintos foros internacionales”, indicaron desde Nasuvinsa.

Cabe recordar también que el Banco Europeo de Inversiones financiará, con 40 millones de euros, la construcción de la mitad de las 524 VPO de alquiler social en Navarra que ha previsto acometer el Gobierno de Navarra esta legislatura y cuyas condiciones financieras ventajosas se han logrado por la construcción de edificios con consumo casi nulo.

LA II FASE con 274 vpo Al concurso para redactar los proyectos de construcción de las 274 viviendas VPO para alquiler y en estándar Passivhaus han concurrido 46 estudios de arquitectura que han presentado 65 propuestas para los ocho lotes que salían a licitación. El de Tudela, donde se proyectan 15 VPO en el polígono de Azucarera, una promoción que está incluida en el plan de Nasuvinsa para la revitalización urbanística de la ciudad, es el lote que mejor respuesta ha tenido en el concurso al haber recibido 15 de las 65 propuestas (23%), seguido de Sarriguren, con 11 (16%).

De los 46 estudios concursantes, 36 (78%) son navarros (27 ubicados en la Comarca de Pamplona, 7 en Tudela, uno en Alsasua y otro en Elizondo), aunque el concurso también ha suscitado el interés de 6 firmas (13%) procedentes de la CAV (en concreto de Vitoria), 2 de Madrid, una de Zaragoza y otra de Cantabria (Santoña), precisaron desde Nasuvinsa.

En concreto, para los 15 VPO de Tudela se han presentado 15 proyectos;para las 20 VPO de Estella hay 6 proyectos;para las 8 VPO de Bera, dos proyectos;para las 78 VPO de Sarriguren, 11 proyectos;9 proyectos respectivamente se proponen para las 47 VPO de Ripagaina -Pamplona y 38 VPO de Entremutilvas;las 30 VPO de Barañáin tienen 8 proyectos;y cinco las 38 VPO que se contienen en el proyecto de rehabilitación de un bloque de viviendas en Burlada, único lote que prevé rehabilitar. Cabe recordar que de las 274 VPO que el Gobierno prevé construir, 236 VPO son de nueva planta y las 38 de Burlada, rehabilitadas.

Los equipos que sean seleccionados deberán realizar el proyecto de construcción de edificios que contendrán estas viviendas. El Gobierno de Navarra tiene previsto construir en tres años 524 viviendas para destinarlas al alquiler. De éstas ya se han impulsado 421, lo que supone el arranque del parque de viviendas públicas de nueva planta proyectadas para el plan de alquiler, uno de los ejes principales del Plan de Vivienda impulsado desde el departamento de Derechos Sociales para esta legislatura, tal y como destacó en su día el vicepresidente del Gobierno de Navarra Miguel Laparra. Se trata en todos los casos de viviendas VPO, energéticamente eficientes con criterios Passivhaus y destinadas al alquiler protegido.

las cifras

274 viviendas protegidas en 8 lotes. La II Fase del plan de vivienda pública para alquiler prevé las siguientes VPO y ubicaciones: 15 VPO en Azucarera de Tudela, 20 VPO en Estella, 8 VPO en Bera, 78 VPO en Sarriguren, 47 VPO en Ripagaina-Pamplona, 38 VPO en Barañáin y 38 VPO rehabilitadas en Burlada. La I Fase contiene 185 VPO en Ripagaina, Entremutilvas y Ardoi,

El 78% de los equipos son de Navarra. De los 46 estudios concursantes, 36 (78%) son navarros (27 ubicados en la Comarca de Pamplona, 7 en Tudela, uno en Alsasua y otro en Elizondo), aunque el concurso también ha suscitado el interés de 6 firmas (13%) procedentes de la CAV (en concreto de Vitoria), 2 de Madrid, una de Zaragoza y otra de Cantabria.

apunte

el plan de vivienda 2018-2028, en junio

Con diagnóstico económico. El Gobierno foral prevé aprobar en junio el Plan de Vivienda 2018-2028. Este plan, según indicó el consejero de Derechos Sociales y vicepresidente, Miguel Laparra, pretende ser la brújula que guíe y establezca el rumbo de la política de vivienda de los próximos años, con un enfoque basado en las necesidades de las personas, pero sin obviar la idiosincrasia del sector como sector económico. Fomentar el alquiler y la rehabilitación son dos de los hitos de este plan que contendrá un diagnóstico de la situación económica y social de Navarra, con especial atención a la evolución demográfica de la población y la proyección de hogares, una estimación del volumen de vivienda, tanto libre como protegida, que se estima razonable se edifique en los 10 años, así como sus características, nuevas formas de vivienda (derecho de uso, cohousing, etc), la dualidad compra-alquiler y afrontar los compromisos medio ambientales y de uso eficiente de la energía.