la fiesta del carnaval recorre navarra

La magia del carnaval llega a Leitza

Camino del Rocío, este grupo hizo parada en Leitza para sumergirse en el carnaval de esta localidad.
Leitza brilla con el carnaval. (M.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (M.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (N.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (N.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (M.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (M.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (N.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (N.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (N.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (N.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (M.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (M.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (M.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (N.MAZKIARAN)
Leitza brilla con el carnaval. (M.MAZKIARAN)

Cuarto domingo de enero, ayer era el turno de los leitzarras, que se metieron en la piel de otros personajes para honrar a don Carnal en un derroche de imaginación que mostró la cara urbana de esta fiesta. Continuará hasta el miércoles.

Un reportaje de N. Mazkiaran - Lunes, 29 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Con una mañana radiante, Leitza brillo aún más con su carnaval, sobre todo la calle Elbarren, convertida en una pasarela de ingenio y buen humor con cientos de personas desfilando y otras muchas más como público de un espectáculo sin guión que se supera año a año. Y es que los lei-tzarras se vuelcan en esta fiesta que ayer mostró su cara urbana,zaldu-niote, cuando las cuadrillas desfilaron con carrozas, algunas motorizadas de grandes dimensiones junto a otras más pequeñas, tiradas por la fuerza humana o animal. Ayer abría la comitiva un pastor y su aprendiz en el manejo del rebaño. Aunque solo eran tres ovejas, no hacían honor a su fama y no había manera de que entraran en el redil. Aunque eran rebeldes, la verdad es que el perro tampoco era para tirar cohetes y se despistaba ante las órdenes de los pastores, y eso que cuando andaba fino enseguida le recompensaban con comida.

En esas andaban cuando el tren de vapor volvió a circular por Lei-tzaldea, esta vez de la mano de la cuadrilla Betikoak, cinco matrimonios que disfrutan del carnaval a tope, sobre todo con los preparativos. “Empezamos en abril. Al principio nos juntamos una vez al mes pero la última semana todos los días”, explicaron desde esta cuadrilla, famosa por la espectacularidad de sus propuestas. Este año recrearon una escena de Steampunk, un subgénero literario de la ciencia ficción surgido en los 80 que se ha convertido en un movimiento artístico y sociocultural. Esta corriente retrofuturista se sitúa en la segunda revolución industrial, en la época victoriana, un mundo desarrollado a partir de un punto en el pasado diferente al que ocurrió en la realidad. Así, la civilización ha tomado un camino diferente, remplazando los avances científicos por la tecnología a vapor. Lo cierto es que a la locomotora no le faltaba detalle, ni tampoco en el vestuario de estos leitzarras, con una estética romántica y futurista a la vez que recordaban a personajes de películas de Tim Burton.

Otros llegaron desde el aire, lanzados desde un helicóptero, algunos en caída libre. Eran los Zerri kuadrilla, ayer los Red pig, doce osados paracaidistas que, a pesar de que la meteorología estaba revuelta, se lanzaron a la fiesta después de buscar el punto de tomar tierra, eso sí, cubierto con dos colchones. Además, transmitían en directo la hazaña. Sabedores de que en Leitza había fiesta, un clan de gitanos acudió a la localidad dispuesto a dar salida a sus mercancías. “Me las quitan de las manos”, anunciaban las mujeres mostrando vistosos pañuelos y otros productos. En el carro iban los churumbeles. Y es que este grupo era el de una cuadrilla a la que se han incorporado sus hijos e hijas, con 18 adultos y 12 txikis.

También era familiar Izar-Berri dantzalekua, una discoteca móvil con la actuación estelar de Sabiron Taldea, al igual que otra cuadrilla camino del rocío había otro grupo de madres, padres y criaturas, mientras por otro lado, unos cazadores mostraban sus trofeos con cabezas disecadas de leones, cebras, elefantes y otros animales abatidos en Botsuana. Algunos decían que el emérito no andaba muy lejos. Con mejor talante, otro grupo bailaba y hacía mover el esqueleto a ritmo de batucada.

De aún más lejos, llegaron los All blacks, la selección de rugby de Nueva Zelanda, que bailaron el haka, la danza de guerra maorí que interpretan para desafiar a sus oponentes. Mientras tanto, unos pelotaris ya jubilados se recuperaban en una carroza que, por un lado, era una sala de fisioterapia, y por el otro, un frontón en el que se midieron las nuevas figuras de Leitza, todo en un mundo imaginario en el que salvajes criaturas convivían con delicadas princesas y tiernos animales, personajes reales o inventados, todos en perfecta armonía. Prueba de ello es que muchos se reunieron en una comida poblada de variopintos, 260 en total. Es la magia del carnaval, unas celebraciones que tienen fecha fija en Leitza, en torno al cuarto domingo de enero. Son las pesta txikiak, unas fiestas que pese a las prohibiciones del franquismo, no dejaron de celebrarse. De ahí el cambio de fecha.

rondas por los caseríos Los festejos continúan hoy en Leitza con la tradicional eskea o ronda que se realizará por los caseríos a fin de recaudar fondos para financiar los carnavales. Hoy el turno de los barrios Gorriztaran, Arkiskil, Erreka y Sakulu, hasta dónde acudirán los puskabiltzailes, distribuidos en grupos. La salida será a las 9.00 horas desde la plaza, sin hora de llegada. Y es que en todos los caseríos se realizan paradas para comer y beber lo que ofrecen los baserritarras, para continuar con bailes. Mañana será la ronda por Erasote. Por la tarde será el turno de los atsaureak,personajes adornados con vistosos tocados de colores que hacen único este carnaval y que también se pudieron ver ayer El desfile será a partir de las 18.30 horas.

El programa organizado por el Ayuntamiento para estos días finalizará el miércoles con el espectáculo Kalean otso, etxean uso, dirigido a toda la familia. Será a partir de las 17.00 horas en el cine.

Secciones