La familia del exalumno del colegio Gaztelueta pide 10 años de cárcel para el acusado por abuso sexual

Entrada al colegio Gaztelueta, ubicado en Leioa. (José Mari Martínez)

Su abogada solicita la pena máxima por ese tipo de delitos - La víctima denunció a un profesor del centro por abusar de él cuando tenía 13 años

EFE - Martes, 30 de Enero de 2018 - Actualizado a las 16:43h.

BILBAO. La abogada de la familia del exalumno del colegio Gaztelueta que denunció a un profesor por haber abusado de él cuando tenía 13 años, ha pedido para el docente una pena de 10 años de cárcel al estimar que incurrió en un delito de abuso sexual agravado.

En el escrito de calificación provisional de la acusación particular, la letrada solicita la pena máxima por ese tipo de delitos para el acusado, que trabajó en el citado colegio de la Obra corporativa del Opus Dei, ubicado en Leioa, desde septiembre de 2003 hasta finales del curso 2011.

Asimismo, ha reclamado para él la prohibición de acercarse a la víctima durante diez años.

Para la acusación particular los hechos son constitutivos de un delito de abuso sexual del menor de edad, con el agravante de abuso de confianza, si bien apunta una calificación alternativa a la anterior de delito continuado de abuso sexual, concurriendo los agravantes de abuso de superioridad y de abuso de confianza.

En el caso de que el tribunal entendiera que los hechos se encuadran en esa segunda calificación, se solicita una pena de cuatro años y seis meses de prisión, y se añade la solicitud de prohibición de acercamiento durante 10 años.

La familia de la víctima no reclama en ese caso una indemnización al acusado por daños y se reserva la posibilidad de acudir de nuevo a los tribunales contra el autor de los delitos y los posibles responsables civiles subsidiarios, en referencia al centro escolar.

Los padres del exalumno de Gaztelueta denunciaron en 2013 que su hijo había sufrido abusos por parte de un profesor cuando cursaba primero y segundo de Enseñanza Secundaria, y tenía entre 12 y 13 años.

Según relató la familia, el profesor, que además era preceptor del chico, aprovechaba las reuniones que mantenía con él en su despacho, al objeto de hacer seguimiento de su evolución escolar y personal, para someter a la víctima a diversos abusos sexuales que han provocaron en el joven una afectación psicológica, evidenciada en diversos informes periciales.

La familia del menor puso su denuncia en conocimiento del Papa y éste ordenó que se instruyera juicio canónico contra un profesor y contra el colegio, si bien el Vaticano cerró el caso por "falta de elementos" probatorios.

Cuando la víctima cumplió la mayoría de edad acudió a la Justicia para denunciar los hechos y ahora la abogada de la familia ha hecho pública su petición de condena para el acusado, después de que la fiscalía solicitara en su escrito tres años de prisión para el docente por un "delito continuado de abuso sexual" y otro de "abuso sexual" con "prevalimiento".

El Ministerio Público también reclama una indemnización de 40.000 euros "por el tiempo que ha tardado en curar el estrés postraumático", y pide que se declare al centro "responsable civil subsidiario" por lo ocurrido.

La Fiscalía también pide para el acusado la prohibición de acercarse al joven, o mantener cualquier tipo de comunicación con él en los próximos cinco años.

Una vez presentados los escritos de la Fiscalía y la acusación particular, queda por registrarse el informe de la defensa, tras lo cual el juicio por este caso podría celebrarse en primavera.

Secciones