por Javier Alvarez Ochoa de Olza

Análisis de la situación de precariedad de los docentes de la Educación Secundaria, Pública, FP, EOIDNA y Conservatorios en Navarra

por Javier Alvarez Ochoa de Olza. Licenciado en Educación Física y Presidente del Sindicato Asociación de Profesores de Secundaria de Navarra - Martes, 6 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 12:02h.

Para comenzar este artículo y antes de entrar en materia, me gustaría contextualizar la situación actual de los centros de la Red Pública y, en concreto, lo que se refiere a la Educación Secundaria Obligatoria, FP, Conservatorios y EOIDNA.

Desde que finalizó el último Pacto Educativo, vigente entre los años 2007-2011, se inició una época de desprestigio de los docentes y de recortes laborales, bajo la tutela de algunos consejeros, algunos especialmente funestos para los docentes, como el Sr. Iribas. Los profesores vieron cambiar “de la noche para la mañana” sus condiciones laborales y derechos, conseguidos después de años de mucha lucha. Creemos muy importante indicar que en el año 2010 el dinero invertido en Educación fue de 678 millones de euros y en los años sucesivos fue disminuyendo hasta descender a los 575 millones de euros en el año 2015 (más de 100 millones de euro en solo 5 años).

En el 2015, con las nuevas elecciones, hubo un cambio de gobierno y para todo el personal docente fue un momento ilusionante, puesto que creíamos que con la formación de una mayoría social, formada por cuatro partidos, se iba a hacer una apuesta real y fuerte por UNA EDUCACIÓN PÚBLICA DE CALIDAD, mejorando nuestras condiciones tanto a nivel laboral, como económico.

Pero mientras que en otros ámbitos administrativos, como Salud, Bienestar Social, Economía y Hacienda, se ven cambios positivos, en Educación, pasados casi tres años, no vemos que haya cambiado nada;al contrario, cada vez los docentes tenemos mayor carga laboral y burocrática.

Efectivamente, la evolución de la Educación Pública sigue siendo negativa especialmente en Secundaria y Bachiller y sorprende la facilidad que tiene la Administración para llegar a acuerdos con los sindicatos y la patronal de la enseñanza concertada, mientras que los trabajadores de la pública ven cómo empeoran sus condiciones laborales: ampliación de horas lectivas, pérdida de poder adquisitivo, con la disminución, primero y posterior congelación salarial, aumento de las ratios en las aulas, reconversión de plazas de Castellano en Inglés (nos preguntamos si seremos el Gibraltar de la zona norte), autoevaluaciones de última hora y un largo etcétera.

Para solucionar estos problemas que llevamos arrastrando creemos que hay que hacer una apuesta real y decidida, a corto y medio plazo, que pase por negociar un PACTO EDUCATIVO entre todos los Sindicatos (con representación en los centros públicos) con el Departamento de Educación.

Tras varias reuniones de los representantes del sindicato APS con la Consejera de Educación, María Solana, y con el Director General de Educación, elaboramos un documento con las siguientes propuestas:

RECONOCIMIENTO y DIGNIFICACIÓN de la LABOR DOCENTE

Creemos que para reconocer la labor docente, ya no bastan las buenas palabras, el reconocimiento real se debe materializar en una mejora de las condiciones laborales y económicas.

Creemos que es importante dar a conocer que los docentes, en general, pero especialmente los que trabajamos en la Enseñanza Secundaria y Formación Profesional, somos los trabajadores de la Administración del Gobierno de Navarra peor pagados. En estos últimos diez años, hemos perdido entre un 20% y un 22% de poder adquisitivo. Esto quiere decir que en estos 9 años hemos trabajado casi 2 años de manera gratuita para la Administración.

Para paliar esta debacle pedimos que se aumente el sueldo en un 12% a lo largo de los próximos tres años. Creemos que es una petición justa, más si tenemos en cuenta, tal y como apuntan el Vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi y el Consejero de Hacienda, Mikel Aramburu, que los datos de crecimiento en el 2017, y las previsiones para el 2018, han sido positivos, registrándose en la comunidad un crecimiento económico del 3,2%, mientras que la subida de nuestros sueldos ha quedado en un escaso 1,5%.

En cuanto al aumento de la carga lectiva sufrida estos estos últimos años, APS pide que sin más dilación, desde el curso que viene se reduzca de forma progresiva las horas de docencia directa, hasta llegar a las 17 horas, tal y como quedaba recogido en el Pacto de 2007 en Secundaria, Bachillerato y FP. Actualmente, un docente de Secundaria y FP trabaja 20 horas lectivas (de docencia directa) semanales, más 5 horas de cómputo semanal (guardias, reuniones de coordinación, etc.) y 5 horas de cómputo mensual (preparación de clases, correcciones, tareas burocráticas, claustros y actividades de formación). En total, 30 horas semanales.

Por ello, para hacer frente a todas estas tareas, y buscando la calidad en nuestras prácticas docentes, nuestra propuesta se concreta en la reducción de dos horas lectivas para el curso 2018/19 y tres a partir del 2018-2019. Esta propuesta estaba en vigor en el anterior Pacto Educativo y además parece que se ha previsto una reducción de jornada en Primaria e Infantil.

En relación con la jornada lectiva, pensamos que es necesario para el mantenimiento de las buenas prácticas docentes, y el rejuvenecimiento de las plantillas, recuperar otra de las condiciones laborales perdidas, como la reducción de jornada por motivos de edad: docente mayor de 55 años, 2 horas;con 56 años, 3 horas;con 57 años, 4 horas y con 58, seis horas lectivas.

En lo que se refiere a otro de los temas recurrentes de la Administración: el tratamiento a la Diversidad, opinamos que difícilmente se consigue empatizar con todos los alumnos si seguimos con las ratios actuales , al parecer, la propuesta de la Administración se concretará en 30 alumno en la ESO Y 33 en Bachiller). Desde APS pedimos a la Administración que baje la ratio de la ESO a 25 alumnos y a 30 en Bachiller;por otra parte, algo lógico, si tenemos en cuenta que en el año 2016 bajaron las ratios en Educación Infantil, Primaria y FP.

También creemos importante tratar el tema de las sustituciones de los profesores. No entendemos la diferencia que existe entre el tiempo utilizado para sustituir al docente en la enseñanza Primaria, que es de 48 horas, con la lentitud de las sustituciones de los profesores de Secundaria e incluso de Bachiller.

Resulta alarmante el número de horas perdidas ¡ATENCIÓN! : entre 1250 horas en un centro pequeño como son los IESO y 2300 horas en un centro de Secundaria (ESO y Bachiller). La consecuencia de este elevado número de horas lectivas “perdidas” repercute en la calidad de la enseñanza que reciben nuestros alumnos y alumnas, sobre todo, en la etapa de Bachiller, donde las calificaciones y la preparación de la prueba de Selectividad es determinante para su futuro académico y laboral. PEDIMOS que las sustituciones en Secundaria y Bachiller se realicen en 48 horas, igual que en Educación Infantil y Primaria.

Por último, en relación con las infraestructuras de los centros públicos, que, en muchos de ellos, son bastante deficientes y obsoletas, pedimos que se incrementen las partidas económicas y que se mantengan actualizados los equipos informáticos.

Por otro lado, después de analizar el estado de la inversión en Educación por Comunidades Autónomas, vemos que para RECUPERAR LA ENSEÑANZA PÚBLICA el Gobierno de Navarra debe realizar una inversión económica mayor en el Departamento de Educación. Con relación a este punto y a tenor del análisis, solicitamos:

UN INCREMENTO DE LOS PRESUPUESTOS de GASTO EN EL DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN DURANTE LOS PRÓXIMOS 4 AÑOS.

La inversión que se está realizando en Educación es preocupante y muy escasa. En los últimos presupuestos del 2018 sale peor parado si la comparamos con las inversiones que se están realizando, no solo en los países de la CEE sino también en relación con el Estado y la mayoría de las Comunidades Autónomas. Así, países punteros en materia educativa, como Suecia, Dinamarca, Finlandia y Francia, tienen un porcentaje de centros públicos en torno al 95%. La enseñanza concertada NO existe en ellos. Desde APS defendemos la libertad de enseñanza, como no podría ser de otra manera y que haya Centros Educativos Públicos y Privados, pero, como aquellas personas que pagan por tener un servicio sanitario diferenciado, en Educación, la familia que quiere educar en una enseñanza diferenciada o elitista también debería pagarlo.

En los presupuestos del 2018 aprobados en Navarra, la partida de Educación para este año se sitúa en un escaso 17% del total , muy por debajo de la media estatal que se sitúa en un 22% y de algunas Comunidades Autónomas que llegan a un 25% ;a esto hay que añadir que dentro de esta partida presupuestaria debemos incluir el 35% que se lleva la Educación Concertada (Navarra es la cuarta Comunidad Autónoma que más dinero destina a la Educación Concertada, detrás de Euskadi, Madrid y Cataluña) perjudicando directamente a la Educación Pública. Así de los 650 millones de euros destinados a Educación, SOLO 440 MILLONES SE DESTINA A LA EDUCACIÓN PÚBLICA. Navarra se sitúa entre las tres últimas comunidades del Estado que menos invierte en la enseñanza pública, según los datos extraídos del BOE, de los Boletines Oficiales de la CCAA, Ministerio de Hacienda y Consejo Escolar del Estado.

Por todo ello, la petición de APS se concreta:

A- Una propuesta de inversión entre el 25% y el 30 % de los presupuestos de Navarra en los próximos 6 años.

B- Disminución progresiva del Copago Educativo a la Educación Concertada en los próximos 8 años.

Y para finalizar este artículo, en relación con la Oferta Pública de Empleo de 2018, desde APS queremos solicitar que se respete la propuesta de Educación, en cuanto al número de plazas propuestas y se convoque con total seguridad jurídica. También, hacemos un llamamiento al sindicato AFAPNA y su presidente, para que deje de poner “palos en la rueda”, en los procesos selectivos de las Convocatorias, actúe con más responsabilidad y respete el esfuerzo económico y personal, que muchas personas realizan para la preparación y superación de estas pruebas.

Secciones