Macron reafirma en Córcega el poder de París en la isla

El presidente francés abre su visita a la región mostrando firmeza frente al nacionalismo

Miércoles, 7 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

París - El presidente francés, Emmanuel Macron, abrió ayer su visita de dos días a Córcega, la primera que efectúa a la isla mediterránea como jefe de Estado, con un claro mensaje de firmeza frente a las reivindicaciones de los nacionalistas, azuzadas en los últimos meses por su creciente apoyo popular plasmado en sus éxitos electorales. Macron reservó sus primeras horas a los actos más simbólicos de su apretada agenda en Córcega, donde por la noche tenía previsto escuchar la posición de los líderes nacionalistas y hoy expresará su línea política en un discurso público. Pero desde sus primeros pasos en la isla quiso marcar su postura, la de un presidente que no imagina a Córcega fuera de Francia y que no parece permeable a algunas de las principales reivindicaciones de la mayoría nacionalista.

Desde su llegada al Elíseo en mayo pasado, Macron parece haber enfriado la voluntad descentralizadora que expresó durante la campaña electoral. Su visita a Córcega comenzó con un homenaje al prefecto Claude Erignac, asesinado de tres disparos por terroristas corsos el 6 de febrero de 1998, el punto álgido de la violencia contra el Estado francés.

amnistía Macron quiso transmitir a los terroristas -que no cometen atentados desde hace casi cuatro años pero que no han entregado las armas- que por ese camino encontrarán la firmeza del Estado. Y, como le exigió la viuda de Erignac, que volvió por vez primera a la isla desde el asesinato, dijo que no tiene previsto amnistiar a quienes los independentistas consideran como “presos políticos”.

“Ni indulgencia, ni olvido, ni amnistía” con los autores de ese “crimen cobarde”, prometió Macron, cerrando de golpe la puerta a esa petición que los independentistas consideran justificada por su triunfo en las regionales de diciembre pasado en coalición con los nacionalistas. De su boca escuchó sus peticiones de una mayor autonomía, alimentadas por sus triunfos electorales, en los que no han dudado en utilizar el ejemplo de Catalunya en sus campañas. Pero también el respaldo popular mostrado en la multitudinaria manifestación del pasado sábado, en la que miles de personas pidieron un estatus especial para Córcega. - Efe