la autopista que enlaza Irurtzun con Tudela

El PPN se olvida de que Aznar privatizó la AP-15 y vuelve a reclamar su gratuidad

El 50% de la propiedad de la autopista Irurtzun-Tudela es del Grupo Itínere

Javier Encinas - Miércoles, 7 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - El Partido Popular de Navarra (PPN) reclamó ayer la gratuidad de la AP-15. Es al menos la tercera vez que presenta esta demanda en la actual legislatura. Lo hizo a través de una moción, debatida el 7 de abril de 2016, que salió adelante con el apoyo no exento de críticas de EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra, y el rechazo de UPN y Geroa Bai. El PPN volvió a defender que se levanten los peajes en la autopista que enlaza Irurtzun con Tudela a través de una pregunta oral en el pleno del 1 de junio de 2017.

De nuevo ayer el PPN, esta vez mediante un comunicado, puso sobre la mesa esta demanda, que históricamente ha sido compartida por usuarios de la vía y numerosos colectivos que transitan de forma habitual por ella.

Olvida, sin embargo, el PPN dos cuestiones fundamentales que dificultan satisfacer esta exigencia y en la que la implicación de este partido es directa. Por un lado, cabe recordar que fue el Gobierno de UPN-PP el que en el año 1997 acordó ampliar la concesión de esta vía hasta el 8 de junio de 2029. Y que fue el Gobierno de José María Aznar el que en 2003 optó por privatizar el 50% de la AP-15, que era propiedad del Estado. En la actualidad, el 50% pertenece al Gobierno de Navarra, mientras que la otra mitad está en manos del Grupo Itínere, liderado actualmente por Citigroup.

En la moción que se debatió en abril de 2016, el parlamentario de UPN Luis Zarraluqui, que había sido en la legislatura anterior responsable de la cartera de Fomento, estimó que el rescate de esta concesión podría rondar los 130 millones de euros. Una cantidad, sin duda, inasumible en estos momentos para las arcas públicas de Navarra.

Por su parte el vicepresidente del Gobierno foral, Manu Ayerdi, pidió al PPN, en junio de 2017, que “no tome el pelo” a la sociedad con esta propuesta, ya que el Ejecutivo “no puede hacer lo que quiera” con esta infraestructura al no ser el socio mayoritario.

Ayerdi explicó que en 2016 Audenasa, la empresa concesionaria de la AP-15, tuvo unos beneficios de 17 millones, lo que significa que la Hacienda Foral ingresó 8,5 millones al ser propietaria del 50%. Si se tiene en cuenta que el Gobierno pagó 11,7 millones en los descuentos que aplica a los usuarios, el coste que supuso para las arcas públicas esta autopista fue de aproximadamente 3,2 millones.

cuestión de “voluntad política” En el comunicado hecho público ahora, el PPN considera que “cuando hay voluntad política, se pueden hacer muchas cosas”. Cita como ejemplo al Gobierno de La Rioja, “que dio pasos para que la AP-68 fuera gratuita en algunos supuestos, como el trayecto de ida y vuelta en 24 horas cuando se paga con Via-T”. Asegura también que “es falso” que para conseguir la gratuidad habría que convertir Audenasa en una empresa pública, puesto que la AP-68, gestionada por la compañía privada Abertis, “ha llegado a acuerdos con los gobiernos autonómicos para esa política de descuentos”, que viene a ser algo similar a lo que existe en la AP-15.

No menciona, sin embargo, el PPN las decisiones adoptadas por miembros de su partido en el pasado que encarecerían enormemente la retirada de los peajes de esta autopista, ni tampoco cita que los peajes en la sombra que los gobiernos de UPN-PP utilizaron para construir la A-12 y algunos tramos de la A-21 costarán, solo en el presente año, unos 67,2 millones de euros.

datos

Autopista privatizada. Levantar el peaje de la AP-15 sería muy caro para la Hacienda Foral, porque UPN-PP ampliaron la concesión hasta 2029 y porque Aznar privatizó el 50% en 2003.

la cifra

130

millones. El rescate de la AP-15 costaría unos 130 millones.