El Gobierno veta también la investidura simbólica

Los republicanos Joan Tardà y Gabriel Rufián, en la sesión de ayer en el Congreso. (Foto: Efe)

Amenaza a Torrent
PP, PSOE y Ciudadanos rechazan el “diálogo bilateral” El Congreso desestima una propuesta en ese sentido de ERC

Miércoles, 7 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - PP, PSOE y Ciudadanos reeditaron ayer el espíritu del frente constitucionalista y tumbaron una propuesta de ERC en el Congreso de los Diputados, en la que la formación republicana pedía un “diálogo bilateral” entre los dirigentes catalanes y el Gobierno con el “objetivo de alcanzar una resolución democrática”. En su defensa de la propuesta, el portavoz de ERC, Joan Tardà, advirtió de que, sin diálogo bilateral, al Estado solo le quedará intensificar la “estrategia represiva” contra los anhelos independentistas defendidos por una “buena parte” de los catalanes. Señaló, además, que el diálogo entre Gobierno y Generalitat es imprescindible para lograr la normalidad y que, sin el consentimiento de la mayoría de los catalanes, no podrá haber solución.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este martes que el presidente del Parlament, Roger Torrent, “sabe” lo que dice el auto del Tribunal Constitucional impidiendo una investidura en el Parlamento de Cataluña que no sea presencial. Por eso, ha subrayado que no puede llevar a cabo una investidura simbólica de Carles Puigdemont “sin incumplir las decisiones del TC”.

“No se puede retener Catalunya a garrotazos”, avisó Tardá, quien acusó al Estado de pretender equiparar el procés con una rebelión violenta, cuando “el mundo se ha admirado por su carácter masivo, cívico y pacífico”. Tras acusar a la Justicia de pretender condenar a los dirigentes soberanistas vulnerando sus derechos, señaló que ahora se prepara una “causa general contra el independentismo” con el único propósito de “descabezarlo” y “sustituir” a sus representantes.

El diputado catalán, que comparó a los dirigentes soberanistas con históricos pacifistas como Gandhi y Nelson Mandela, asumió el rechazo del Pleno a la moción, pero aseguró que seguirán pidiendo diálogo bilateral. En la misma línea, Carles Campuzano, del PDeCat, subrayó que el bloque mayoritario en el Parlament sigue siendo independentista, pero no se respeta, a la vista de las “maniobras” que se están haciendo para tratar de impedir la investidura de Carles Puigdemont. Apelando a “la lucha por la libertad y la democracia de los catalanes”, Campuzano hizo un llamamiento al PSOE, al que acusó de estar “renunciando a defender la democracia española apoyando al PP” en este asunto.

bloque constitucional El socialista Marc Lamuá arremetió contra ERC y su “seguidismo servil y acrítico” hacia Carles Puigdemont y acusó al partido republicano de actuar como “lacayos al servicio del poder convergente”. “¿En qué país viven ustedes? Hemos ganado nosotros y la mayoría social no es independentista”, recalcó Juan Carlos Girauta, de Ciudadanos, para quien la petición de diálogo “bilateral” solo encierra la intención de los soberanistas de mantener privilegios.

Dura fue también la diputada del PP Alicia Sánchez-Camacho, que comenzó señalando a Tardá que no puede dar lecciones de diálogo tras el “golpe de Estado” que han tratado de perpetrar los independentistas. Sánchez-Camacho admitió estar de acuerdo con Tardá en la necesidad de que se “sacrifique” políticamente a Puigdemont y aseguró coincidir en casi todo con Girauta, aunque pidió a C’s que demuestre que ha ganado los comicios tomando la iniciativa e impulsando una investidura “aunque sea para perder”. - D.N.

los análisis

Las hipótesis de moncloa

Convocatoria forzada. Fuentes de Moncloa admiten que el Gobierno tiene análisis con las diferentes hipótesis, pero está a la espera del informe de los letrados del Parlament. Ese informe, no vinculante, debe decir si el plazo de dos meses del Parlament para investir a un presidente empezó a correr el martes de la semana pasada o si no se ha iniciado la cuenta atrás porque el pleno no llegó a celebrarse. Si sigue en esa parálisis, añaden en el Gobierno, los grupos pueden dar pasos para reclamar que se convoque la Mesa del Parlament y forzar una investidura. Si no hay nuevo president seguirá vigente el 155, en un momento clave para las CCAA.

Secciones