A la contra

Sin vergüenza

Por Jorge Nagore - Jueves, 8 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Desde 1987 a 2015, UPN solo dejó de gobernar Pamplona entre 1995 y 1999. En esos 24 años mandando, UPN jamás pensó que tirar el chupinazo estaría bien abrirlo a colectivos o a personas de la ciudad, sino que rotó el derecho entre concejales, llegándose a dar el grotesco caso de que Barcina sea la única persona desde 1979 en lanzarlo en dos ocasiones, como fue la propia Barcina la que impuso el veto a que partidos de la izquierda abertzale lo tirasen y las 4 veces que les hubiese tocado -2000, 2001, 2010 y 2014- eligió candidatos fuera del consistorio. En 2015, Asirón cedió el honor al Orfeón Pamplonés y a la Peña La Veleta y en 2016 se anunció que un proceso de nominación vía Mesa General de San Fermín -con colectivos de toda clase y condición- y posterior votación popular elegirían a los lanzadores. Entonces, Enrique Maya dijo que era “populista”, “innecesario” y un “paripé” y que ya se cedió en ocasiones “cuando había alguna persona que merecía tirarlo” -solo había personas que “merecían tirarlo” cuando le tocaba a laizquierda abertzale, los otros 20 años Pamplona era una ciudad de personas que no merecían darles ni la hora-. Ahora, UPN propone que un talentosa cantante de 19 años sin bagaje -lógicamente- de trabajo por y para la ciudad o San Fermín sea quien lance el chupinazo, situándola en medio de la escena política porque a UPN le repatea que exista la opción de que colectivos o personas -nominados por entes de todo tipo- que no sean de su cuerda puedan lanzarlo. Meter en una votación popular a una estrella mediática es como si no hay votación, puesto que vivimos en una sociedad Disney y es imposible que nadie se imponga a eso, así que UPN utiliza la imagen de la buena mujer para colar su populista trampa en lo que hace 20 meses era “populista, innecesario y un paripé”. Flaco favor hacen a su dignidad y a la buena de Amaia Romero. Pero les da igual.