SEGUNDO CIERRE ADMINISTRATIVO

El Congreso de EEUU aprueba los presupuestos y sale del cierre

El senador libertario Rand Paul bloqueó la votación varias horas con una maniobra legislativa

Sábado, 10 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

PAMPLONA.- El Congreso de Estados Unidos puso punto final ayer de madrugada al drama presupuestario que ha protagonizado en los últimos meses, aunque incurrió en un segundo cierre administrativo que duró apenas unas horas.

Después de que los líderes del Senado alcanzaran un acuerdo bipartidista para la financiación de los próximos dos años, el proceso se oscureció inesperadamente el jueves: cuando todo parecía listo para aprobar los fondos antes de que expirasen a medianoche, el senador libertario, Rand Paul, bloqueó la votación con una maniobra legislativa.

El senador, firme opositor del aumento del gasto público, no permitió que se acelerara el voto para evitar el cierre administrativo antes de acabara el día, por lo que los congresistas tuvieron que esperar hasta bien entrada la madrugada para poder aprobar el controvertido plan presupuestario.

El Congreso aprobó finalmente un proyecto de ley para financiar el Gobierno estadounidense hasta el 23 de marzo, un texto que otorgará margen a los legisladores para ultimar el plan de financiación bipartidista que han acordado para los fondos federales de los próximos dos años fiscales.

“Llegamos a un compromiso bipartidista que prioriza la seguridad y el bienestar del pueblo estadounidense”, afirmó el presidente de la Cámara Baja, el republicano Paul Ryan, en un comunicado.

trump se hace eco Pocas horas después del voto final en el Congreso, el presidente de EEUU, Donald Trump, firmó la ley para poner fin a apenas nueve horas de cierre administrativo. No obstante, el mandatario recordó que el pacto presupuestario contiene concesiones a los demócratas dada la estrechísima mayoría republicana en el Senado, donde cuenta con 51 escaños frente a los 49 de los demócratas.

“Sin más republicanos en el Congreso nos vimos obligados a aumentar el gasto en cosas que no nos gustan o que no queremos apoyar”, apuntó el gobernante en desde su cuenta oficial de Twitter.

El de la madrugada de ayer fue el segundo cierre parcial administrativo que sufre el Gobierno de Trump en apenas un mes después de que el pasado 20 de enero, coincidiendo con el primer aniversario de su llegada a la Casa Blanca, los congresistas no lograran un acuerdo a tiempo. Aquel cierre duró cerca de tres días, pero sus efectos apenas se notaron al coincidir con un fin de semana.

El acuerdo presupuestario alcanzado contempla un aumento del gasto en defensa para los próximos dos años de 165.000 millones de dólares, y una cifra algo menor en gastos no relacionados con el Pentágono, una demanda de los demócratas para invertir en gasto social y programas de ayuda.

Sin embargo, los republicanos consiguieron sacar del debate de financiación las demandas migratorias de los demócratas, que serán abordadas a lo largo de los próximos días en el Congreso de forma independiente. - D.N.