El Parlamento reclama homenajes a extorsionados y exiliados por ETA

Ve oportuno que el Gobierno foral organice un reconocimiento a los empresarios afectados

“No es normal que EH Bildu mantenga la posición que sigue manteniendo hoy” “El PP solo mira a un lado del sufrimiento para no hablar por ejemplo de la tortura”

Elena Urabayen Javier Bergasa - Martes, 13 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - El Parlamento de Navarra se mostró ayer favorable a rendir homenaje tanto a los empresarios afectados por la extorsión de ETA como a los “desplazados forzosos” por causa de la acción de la banda. Así, en el primer de los casos considera “oportuno” que el Gobierno lleve a cabo este reconocimiento, mientras que en el caso de los desplazados, la Cámara se “compromete a organizar” dicho acto. De esta manera, los grupos parlamentarios mostraron una vez más su compromiso con todas las víctimas, en un nuevo intento del PP de poner este debate sobre la mesa justo una semana después de haber plantado y afeado a los representantes de la mayor asociación de víctimas del Estado como es la AVT en su acto que celebraron en Pamplona.

De cualquier manera, el homenaje a los empresarios extorsionados contó con debate dentro de la Mesa y Junta de Portavoces ya que, aunque el PP no lo había contemplado así, algunos grupos como Geroa Bai reclamaron que se concretase detalles sobre el tipo de homenaje. Por ejemplo si iba a ser individual o colectivo e hicieron especial hincapié en que este debía contar con la voluntad de participación previa de los propios empresarios. Una vez incluidos los cambios, los grupos apoyaron la propuesta del PP.

Solo EH Bildu se abstuvo, según explicó su portavoz, porque el PP está sometiendo a una “sobreactuación” lo relacionado con las víctimas de ETA para “mirar a un solo lado del sufrimiento”. “La extorsión ha sido una realidad del sufrimiento de los últimos 50 años, ya lo dijimos la semana pasada pero el PP necesita hablar todas las semanas de esto para olvidarse de otros sufrimientos como es el de la tortura”, explicó Adolfo Araiz. Una explicación que no convenció a UPN ni al PP, que volvieron a criticar la falta de apoyo de esta formación a la iniciativa. “No es normal que EH Bildu mantenga la actitud que mantiene hoy y que Barkos no le exija posiciones meridianamente claras respecto a la historia de ETA”, apuntó Javier Esparza.

En la segunda moción del PP, además de pedir el homenaje para los “desplazados forzosos”, se incluía un segundo punto que fue rechazado por el voto en contra del cuatripartito en el que se pretendía reiterar el apoyo a la declaración institucional aprobada en marzo de 2015 por la que se acusaba de “limpieza étnica” y de “genocidio” a la izquierda abertzale. El cuatripartito rechazó esta propuesta al considerar que se trata de una acusación que “no se sostiene ni política ni jurídicamente” y porque “es una barbaridad” acusar a un grupo político como EH Bildu de una cuestión similar.