Lodosa colocará tres torres de luz en la zona de esparcimiento canino y en el parque infantil

Invertirán 5.500 euros y la actuación completa estará lista en marzo

María San Gil - Martes, 13 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

lodosa - El Ayuntamiento de Lodosa está terminando la adecuación de un terreno de 1.200 metros cuadrados en el parque El Medianil que servirá como zona de esparcimiento canino, un proyecto que estará acabado del todo para el mes de marzo y que salió de los presupuestos participativos. Como novedad, apuntaba ayer el alcalde Pablo Azcona, han decidido instalar tres grandes torres de luz de 6 metros de altura con el objetivo de que iluminen por la noche tanto este lugar como el parque infantil, situado justo al lado, y que en la actualidad apenas cuenta con luz.

Dos de las torres, insistía el primer edil, irán en el límite que hay entre estos dos espacios, con bombillas con tecnología LED en ambos sentidos, y la otra la colocarán al final de la zona canina, justo donde termina la avenida de Navarrería.

Los operarios ya han hecho las zanjas necesarias en el suelo, motivo por el que el parque permaneció cerrado dos días, y próximamente colocarán las luminarias, que costarán unos 5.500 euros.

La zona de esparcimiento canino, presupuestada en unos 10.000 euros, ya está vallada y de hecho hay vecinos que han comenzado a usarla aunque aún quedan trabajos pendientes. En las próximas semanas van a colocar todo el mobiliario urbano;un panel informativo con las normas de uso, papeleras con dispensadores para los excrementos caninos y una fuente para que beban los animales que han donado desde la Mancomunidad de Montejurra. También van a instalar cinco aparatos con los que los perros podrán jugar;un túnel, una mesa, una pasarela, una rueda y un salto de altura.

En este lugar, reiteraban desde el Ayuntamiento, los dueños de los perros están obligados, tal y como sucede en el casco urbano, a recoger los excrementos caninos ya que de no hacerlo se expondrán a ser multados. De acuerdo con Azcona, “seremos muy exhaustivos en el cumplimiento de las normas”. De hecho, aseguraba que el tema de las heces caninas preocupa en todos los municipios de la zona y que ya están trabajando desde la FNMC, institución que él mismo preside, junto con laboratorios y veterinarios con el objetivo de buscar una solución integral al problema.

Esta zona, concluía Azcona, no estará cerrada en ningún momento con llave sino que serán los vecinos los que abrirán y cerrarán al entrar en este espacio: “Lo importante es concienciar a los dueños de las mascotas y que en este espacio los animales puedan desfogarse y estar sueltos sin causar molestias a otros vecinos que paseen por los alrededores”.