25 años mejorando la calidad de vida de las personas mayores

Algunas de las trabajadoras del centro adrianés, ayer durante la celebración. (María San Gil)

La residencia de San Adrián festejó ayer sus bodas de plata y lo hizo con una fiesta y un homenaje a los tres empleados que se jubilan

Un reportaje de María San Gil - Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Acompañar y ayudar en el día a día a las personas mayores. Ese es el reto que se marcan los trabajadores del geriátrico de San Adrián, que ayer celebró sus 25 años de andadura. Lejos quedan los difíciles pero “muy bonitos” inicios de esta entidad con un solo residente, tal y como explicaba Begoña Villalba, que lleva allí desde el primer día.

Aunque han celebrado actos a lo largo de toda la semana, ayer fue la puesta de largo, una jornada festiva en la que participaron tanto las personas mayores como los empleados del centro. Tampoco faltaron a la cita autoridades locales como el alcalde Emilio Cigudosa o Inés Francés, de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas.

A las 11.00 horas tuvo lugar una eucaristía que estuvo amenizada por la violonchelista Miriam Pérez y después, en el recibidor, comenzaron los homenajes a los tres trabajadores que se jubilan.

La directora de la residencia, María Cunchillos, tomó la palabra y alabó la labor de todos los empleados y destacó la vocación, ilusión y dedicación de todos ellos.

Acto seguido ensalzó la figura de Miguel Ángel González, médico durante 24 años “y uno de los pilares del centro”, que se jubila. Emocionado y entre aplausos, González explicaba que se lleva “grandes recuerdos a pesar de ser un trabajo complicado”. Ahora, aseguraba, se va a dedicar a descansar, disfrutar y cuidar de su nieto. Elena López, cuidadora, también se despidió ayer acompañada de todos sus compañeros. Tras 19 años en el puesto, afirmaba que no podía sino quedarse con cosas buenas. “Es un trabajo que compensa. Cuando te vas a casa, sabes que has hecho una buena labor”.

El último reconocimiento recayó en Pilar Urzay, cocinera de la residencia durante 20 años, que cuelga el delantal. Tras mostrar su regalo, recalcó que el primer día que empezó a trabajar en ese puesto dijo que quería jubilarse allí. “Estoy contenta, agradecida. He hecho lo que me gustaba”.

Desde el centro también quisieron tener un detalle con Milagros Goizueta y Juan Luis Necochea, los dos ancianos que más tiempo llevan allí, “y que son como de la familia”, de acuerdo con Cunchillos, que aseveró que “la celebración ha cumplido con creces las expectativas. Ha sido un arduo trabajo pero estamos todos muy contentos”. Tras este pequeño acto, todos los allí presentes disfrutaron de un pequeño aperitivo.

la residencia El centro adrianés está dirigido desde febrero por el grupo DomusVi y cuenta en la actualidad con una plantilla de un centenar de personas. Además, en la actualidad disponen de 138 plazas, de las cuales 110 son concertadas con la Administración y el resto, privadas. Aunque la ocupación varía constantemente, tal y como explicaba la directora del centro, suelen estar siempre en torno a un 98%.

Secciones