Mesa de Redacción

El baile de la vida

Por Alicia Ezker - Miércoles, 28 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

s eguir el ritmo que te marca la vida o vivir marcando tu propio ritmo. Mejor lo segundo. Experimentar la sensación de moverte libremente dentro de tu cuerpo y proyectarte fuera aceptándote tal como eres, sintiendo la huella del tiempo, la que marca el hecho natural de envejecer, eso que con suerte nos pasará a todos y todas porque significa que estamos vivos. En un momento en el que muchas personas se jubilan jóvenes está claro que hacerse mayor ya no es lo mismo que jubilarse. Quizás no lo ha sido nunca, porque los años no siempre marcan la edad en la que una se siente, pero hoy se nota más. Los jubilados de hoy en día no solo han cumplido con su vida laboral, cuidan de sus nietos, viajan, disfrutan, mantienen el peso de unidades familiares golpeadas por la crisis, toman las calles y se manifiestan contra las injusticias o las “subidas de pensiones de mierda” del Gobierno de Rajoy, como hace unos días en las calles de numerosas ciudades. Pero sobre todo bailan. Bailan en los clubes de jubilados, en las fiestas, en los viajes y ahora en el escenario en el proyecto El baile de los años, de Ados Teatro que conecta a tres generaciones. Allí, al ritmo de la música y la danza, siempre terapéutica, hablan sobre la vejez y su papel en la sociedad. Y unos y otras coinciden, porque en las calles o en el escenario el mensaje es el mismo: “La vejez tiene mucha vida” y es responsabilidad de todos que sea digna.

Secciones