pacto de investidura entre JxCat y ERC

Puigdemont pilotará desde el exilio la República con un ‘Govern’ y un ‘Parlament’ paralelos

Carles Puigdemont y Jordi Sànchez. (Foto: Efe)

El pacto de investidura contempla el reconocimiento simbólico del presidente cesado, que lidera el proceso constituyente

Igor Santamaría - Jueves, 1 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

pamplona - El pacto de investidura entre JxCat y ERC incluye crear desde Bélgica tres órganos para internacionalizar la república catalana y difundir un proceso constituyente: una Assamblea de Representants de la República, una Presidència del Consell de la República y un Consell per la República, según recoge un documento interno por la CUP que será sometido a la votación de sus bases. No es más que una estrategia para dotar una estructura que permita a Carles Puigdemont mantener su actividad en el exilio, mientras que desde Catalunya se investiría a un president diferente y se gestaría un Govern de acuerdo con la legislación actual. algo que no agrada a los anticapitalistas.

El texto recoge, por primera vez por escrito, que el candidato elegido para ser investido en la Cámara sea Jordi Sànchez (JxCat), en un pleno del Parlament que podría celebrarse entre el martes 6 y el miércoles 7 de marzo, aunque las fechas no están cerradas. Los tres órganos a crear en Bruselas se asemejan a lo que pueda ser un Parlament, un president y un Govern en el exilio, y en el que participarían tanto miembros de JxCat, la CUP y ERC, así como representantes de la sociedad civil, desveló el diario Ara.

Bajo la denominación Espai Lliure de Brussel·les, se prevé que los tres órganos actúen para defender la república, y que el Govern formado en Catalunya trabaje con la premisa “legalidad autonómica, obediencia republicana”, constata el documento. Según esta propuesta, la Assamblea de Representants de la República estaría formada por diputados, representantes del mundo local y de la sociedad civil, y sus funciones serían elegir a la Presidència del Consell de la República, definir la metodología de un proceso constituyente y “debatir y promover las actuaciones para avanzar hacia el restablecimiento de la República” y su internacionalización.

Esta asamblea, además, sería la encargada de elegir al presidente del llamado Consell de la República, una figura hecha a medida para ser asumida por el president cesado y que constituye el segundo pilar. Puigdemont asumiría la Presidència de ese consejo y como funciones tendría asumir la representación internacional, convocar la Assamblea e “impulsar políticas concretas y los consensos necesarios para materializar la República”. Puigdemont tendría la facultad de convocar la Asamblea de representantes e “impulsar las políticas concretas y los consensos necesarios para materializar la República”, además de asumir la “representación internacional” y relacionarse con las instancias “económicas, culturales, sociales y cívicas de Cataluña”.

En tercer lugar, el Consell per la República estaría nombrado por el líder de JxCat atendiendo a criterios de excelencia y reconocimiento profesional, y, aparte del president, estaría formado por tres miembros propuestos por JxCat, tres por ERC y uno por la CUP: sus funciones serían “impulsar el debate constituyente, asesorar al presidente y fomentar acciones para avanzar hacia la República”. El Espai Lliure de Brussel·les arrancaría de “solemnemente” con un acto celebrado en Bruselas donde participarían los grupos parlamentarios republicanos” e invitados del mundo local, de la sociedad civil, eurodiputados y expresidentes de la Generalitat. El acto sería el próximo lunes y, en la práctica, visualizaría que JxCat renuncia a investir a Puigdemont en el pleno del Parlament;y luego, el 6 ó 7 de marzo, se investiría a Jordi Sànchez (JxCat) en la Cámara catalana, si consigue permiso del juez para salir de la cárcel.

En paralelo a estos tres órganos, en Catalunya se formaría un Govern que trabaje para “la restauración democrática, la internacionalización, un frente común contra la represión, políticas de prosperidad y políticas para contrarrestar el intento de fractura social”.

debate en la cup La CUP lamenta que ERC y JxCat negocien por su cuenta el reparto de áreas del futuro Govern. La formación cuperarecoge en el documento el mecanismo interno para decidir si apoya el pacto de investidura de JxCat y ERC, y establece tres posibles escenarios: apoyar la propuesta aunque no haya acuerdo programático sobre las políticas del futuro Govern;apoyar el pacto siempre que haya acuerdo sobre el programa;o rechazar la oferta de ERC y JxCat.

La CUP tiene cuatro diputados y plantea varias posibilidades: dar sus cuatro votos e investir en primera vuelta al candidato de JxCat;o dar cuatro abstenciones -obligaría a investir al candidato en segunda vuelta-;o dar cuatro votos negativos. Este sábado, de hecho, se reunirá el consejo político de la CUP para valorar los escenarios, sobre los que también deben pronunciarse las asambleas territoriales de la formación.

Secciones