Dani Rovira y Clara Lago viajan a Bangladesh para conocer el drama de los niños rohingya

Clara Lago y Dani Rovira en una secuencia de 'Ocho apellidos vascos'. (EFE)

EP - Viernes, 2 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 11:53h.

MADRID.- Los actores Clara Lago y Dani Rovira han viajado a Cox's Bazar (Bangladesh) para conocer de primera mano el drama de los refugiados rohingya y el trabajo que está haciendo Save the Children en el terreno para ayudar y proteger a los niños y niñas de este colectivo, según ha informado la ONG.

Durante el viaje, los actores compartieron conversaciones tanto con familias de refugiados como con trabajadores de Save the Children en la zona y, según la organización, ambos han vuelto del campo de refugiados "muy impresionados" y con el compromiso de "poner nombre a los que no lo tienen".

"Literalmente los han matado, los han quemado, han violado a mujeres, a niños, han tirado a bebés al fuego... El nivel de violencia y crueldad con el que se ha tratado a esta gente y se les ha echado de sus casas es inimaginable, yo no concebía que pudiese existir", ha explicado Clara Lago.

Para Rovira, los rohingya son "un pueblo de luz". "La energía, la paz, el amor, la bondad, la pureza que desprenden estos niños y niñas habiendo pasado por lo que han pasado aún me convence más de la importancia de proteger a la infancia", ha añadido el actor.

Save the Children recuerda que Naciones Unidas ha calificado lo ocurrido en Myanmar con la minoría rohingya como una "limpieza étnica de manual".

En este contexto, la ONG ha lanzado este viernes 2 de marzo la campaña '#TienenNombre', con el objetivo de poner voz al cerca de un millón de rohingyas que han tenido que huir de su país, en Myanmar, y que viven en unas condiciones "inaceptables" en el campo de refugiados de Cox's Bazar (Bangladesh), el país vecino que los ha acogido. La mitad de estos refugiados son niños y niñas y hay al menos 3.500 que están solos, que han llegado hasta Cox's Bazar sin ningún familiar.

La organización señala que el éxodo masivo ha provocado una situación de hacinamiento en el mayor campo de refugiados del mundo, donde a diario siguen llegando miles de personas. Además, las malas condiciones higiénicas hacen que la propagación de enfermedades como la difteria, el sarampión o el cólera sean una amenaza para los refugiados rohingyas, especialmente para los niños y niñas más pequeños.

Por ello, Save the Children ha puesto en marcha una web de emergencia ('www.tienennombre.org') para todo el que quiera mandar ayuda a terreno. En los campamentos de refugiados, los niños y niñas rohingya se enfrentan a "numerosos peligros" como violaciones o ser víctimas de trata de blancas. En este sentido, la ONG ha reportado en los últimos meses al menos 26 casos de secuestros de pequeños dentro del campo de refugiados.

Rahun, de 15 años, vio como los soldados birmanos asesinaban a su padre de un tiro. "Ocurrió de noche, estábamos durmiendo en la habitación y los soldados nos sacaron de la cama a rastras. Salimos a la calle, todo el pueblo estaba en llamas. Mi padre intentó resistirse y le mataron. Estaba tan sólo a 50 metros de mí", recuerda este adolescente.

Durante la noche, Rahun logró encontrarse con su madre, Salma, de 43 años, y su hermano Mahmud, de 9. Con ellos y sin poder llevarse nada, emprendió la huida hacia Bangladesh. Ahora la preocupación del joven es saber si el lugar donde viven él y su familia va a aguantar las fuertes lluvias de la próxima temporada del monzón.

Por ello, Save the Children alerta de que las consecuencias pueden ser "catastróficas" para todo el campamento, situado de manera "desordenada" en las laderas de un antiguo parque natural.

Secciones