CONFIADA EN LLEGAR A ACUERDOS

Theresa May hace pública su apuesta por un ‘Brexit’ duro

La primera ministra, Theresa May. (Foto: Efe)

Anuncia el abandono del mercado único y de la unión aduanera al tiempo que descarta un segundo referéndum La premier británica se dirige a los ciudadanos para que luego no se lleven sorpresas porque “la vida va a ser diferente”

Sábado, 3 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

La primera ministra británica, Theresa May, optó ayer por anunciar que Londres se decanta por un brexit duro, que implica abandonar el mercado único y la unión aduanera, con el fin de tener contento al sector de su partido partidario del mismo, a la par que defiende una relación “duradera” entre Reino Unido y el resto del continente.

La líder conservadora durante su esperado discurso en Mansion House de Londres optó por un tono más prudente, advirtiendo de que ambas partes tienen que aceptar “hechos concretos” y como “nadie obtendrá todo lo que quiere” en las difíciles negociaciones, que no hacen más que complicarse en cada fase. Mostrándose confiada de que se puede llegar a un acuerdo, apostó por dar un punto de franqueza al ciudadano británico, para que no se lleve sorpresas con el abandono del mercado único, pues May tiene claro que “la vida va a ser diferente”.

Su mensaje a Bruselas lo describió “nítido”, dándoselas de que en la isla saben lo quieren, si bien en realidad la división es palpable entre los que desearían seguir dentro del bloque común, o al menos, que se opte por un brexit blando. Pese al movimiento de ficha hacia una salida dura, a la prensa británica no le queda claro si con ello convencerá a los críticos de su partido y el resto de brexiters de que su postura es creíble y factible.

La líder conservadora recordó la necesidad de respetar el resultado del referendo, echando así por tierra los deseos de un segundo referendo de algunos sectores o la celebración de una segunda consulta que ratifique el acuerdo final con Bruselas. Además, tendió la mano para que Londres se convirtiera en un “miembro asociado” de agencias europeas como la del Medicamento (EMA, por su sigla en inglés), la Agencia Química Europea o la Agencia Europea de Seguridad en la Aviación.

En su discurso también hubo hueco la legislación de la UE y algunas decisiones del Tribunal de Justicia Europeo, punto en el que May abogó por que la jurisdicción desde Bruselas “debe terminar”, otro guiño de ojo para tener a su ministro de Asuntos Exteriores y uno de los líderes de la campaña a favor del brexit, Boris Johnson, que siguió su discurso desde Hungría, ya que el temporal que afecta a la isla le impidió aterrizar a tiempo.

Sabedora de que su anuncio provoca una colisión con la postura negociadora laborista, partidaria de seguir en el mercado común, la premier británica se distanció del partido de Corbyn y apostó por negociar un nuevo acuerdo aduanero y otro de libre comercio más ambicioso de los que se han conseguido hasta el momento, con el fin de llegar a “un comercio con las menores fricciones posibles”. El acceso al mercado único sería “menor de lo que es ahora”, dijo la primera ministra, apostando por el entendimiento de Bruselas para conseguir un período de transición que dure unos dos años tras la salida de la UE el 29 de marzo de 2019, con el fin de allanar el camino para las empresas. Para la primera ministra parece claro que el Reino Unido no puede esperar “disfrutar de todos los beneficios sin todas las obligaciones” que le da ser parte del club.

las claves del discurso Los cinco pilares en los que basó su esperado discurso fueron conseguir con Bruselas “acuerdos recíprocos vinculantes, un mecanismo de arbitraje independiente, diálogo constante y medios de consulta;y la protección tanto de los datos como las relaciones entre los residentes de Reino Unido y la UE”.

“Tenemos que lograr un nuevo equilibrio, pero no aceptaremos los derechos de Canadá y las obligaciones de Noruega”, dijo. Para ello, May defendió la necesidad de que haya una competencia justa y abierta en la nueva relación comercial que tengan el Reino Unido y UE una vez concretado el brexit.

Secciones