A explicar la recompra

Luis Sabalza, el jueves en El Sadar. (MIKEL SAIZ)

ASAMBLEA | La Junta se pone ante los socios para pedir apoyo para sus últimos movimientos

Javier Saldise | Mikel Saiz - Sábado, 3 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

pamplona- Osasuna celebra hoy una asamblea extraordinaria de socios compromisarios en la que la junta directiva pide autorización, porque se lo exigen los estatutos, para la recompra de El Sadar y la venta de una parcela próxima al estadio, un poco más allá del Pabellón Navarra Arena. Son los dos asuntos principales planteados desde la junta directiva y equipo directivo para el reencuentro con los compromisarios, aunque la voluntad y activismo de los socios ha metido otros dos asuntos más en el orden del día que tienen que ver con Tebas.

Súper documentados del segundo asunto desde hace días -la venta de la parcela-, las críticas de los socios y aficionados por la falta de información sobre el primero -la recompra del estadio y sus pormenores- hizo que el club les mandara una extensa documentación en la madrugada del viernes para, en ella, exponer su punto de vista acerca de la necesidad de recomprar El Sadar y unos gruesos y obvios brochazos sobre la operación de adquisicón que, dicen, hoy serán detallados en la asamblea.

En ocho folios -cuatro en castellano y cuatro en euskera-, en un tono evidentemente didáctico y quizás aleccionador, las argumentaciones de la directiva se exponen bajo el título de “Preguntas y respuestas sobre la asamblea”.

Entre la más de una decena de autopreguntas con sus autorespuestas, las más interesantes son las que se refieren a la urgencia con la que se ha planteado la recompra y el modo de afrontar el pago. “¿Por qué se hace ahora la asamblea? La asamblea se convoca en este momento por varios motivos. El primero es que el club desea recomprar el patrimonio que nunca debió haber perdido. El problema es que el club está obligado el próximo verano a cambiar la iluminación del estadio por mandato de LaLiga (que ya ha concedido de forma extraordinaria una moratoria de un año hasta el próximo verano sin sancionar al club) y con ello gran parte de las cubiertas del estadio, que no soportarían el peso de los nuevos equipos de iluminación requeridos. Además es necesario adecuar el campo a la normativa de seguridad, lo que implicará un buen desembolso económico para habilitar pasillos y salidas de seguridad. El campo se quedaría en unas 17.000 localidades y obligaría a reubicar a un buen número de socios en otras partes del estadio. Esta obra, que sería obligatoria en verano, supondría un gasto estimado de entre 7 y 8 millones de euros. La junta directiva no ve conveniente hacer esa inversión en un bien que no es propiedad del club”.

En el argumentario se expone que Osasuna quiere recomprar el estadio en alrededor de 24 millones de euros. “La ley obliga al Gobierno a venderlo por una cantidad al menos igual a la tasación y a hacerlo además en un plazo máximo de diez años, por lo que ahí el club poco puede decir”, explican.

si no, un crédito La forma de pago es lo más interesante porque, en ella y en el cambiante mundo del fútbol, hay variantes que se cruzan que pueden alterar la estabilidad y el club sólo respira en lo económico por el plan de salvación de la Ley Osasuna -con su ajustado calendario de pagos- y por la inyección de dinero que supuso el ascenso, con la entrada de más de 40 millones de ingresos por la televisión. El resto de ratios económicos -ahí están los últimos balances- hablan de un club con mínima capacidad para generar recursos, como para meterse en problemas... Ante este panorama, la respuesta de la junta de Sabalza, que hoy deberá ser extendida y profundizada, es que todo está controlado. “Osasuna plantea que la recompra no comprometa en ningún caso el futuro económico del club, por lo que se ha pensado en una fórmula basada en los ingresos que se tengan en cada temporada. Es decir, si el club está en Primera pagará una cantidad más elevada y si está en Segunda será menor. Si recibe más dinero de la televisión, pagará más ese año;y si recibe menos dinero, pagará una cantidad inferior. En los diferentes escenarios barajados por el club la operación es factible, tal y como se explicará en la asamblea. En ningún caso el club aceptaría pagar una cantidad fija en cada ejercicio que pudiese comprometer la viabilidad de Osasuna”.

Unida a esta reflexión, el club no teme que no se pudiera dar una situación de impago al Gobierno y, su sucediera, se pediría un préstamo. “En un escenario en el que el compromiso de compra no pudiese ser atendido, en el noveno año de pago el club tendría la posibilidad de pedir un crédito a una entidad financiera, con la garantía del propio estadio del que ya habría pagado una gran parte, para abonar el resto del dinero al Gobierno de Navarra hasta alcanzar los 24 millones de euros”.

El club insiste en las reformas ya sabidas que deben acometer en materia de iluminación y seguridad. También anuncian que barajan dos escenarios, la de acometer las obras sin ampliación -el estadio quedaría en 17.000 localidades- y con ampliación -hablan de una capacidad de 21.000 a 25.000 asientos-. Ni en la recompra del estadio ni en su posible reforma ni en la venta de la parcela tiene interésalguno la Liga, por lo que estos trabajos no se contabilizarían como deudas en futuros ejercicios.

la junta puede ser sancionada El orden del día de la asamblea de hoy cuenta con dos puntos que han incluido los socios y que, evidentemente, tienen que ver con el control a la junta y la falta de sintonía.

Sorprendentemente, la directiva que pide autorización para recomprar patrimonio podría salir trasquilada si se aprueba el primero de los puntos incluidos en el orden del día. “Someter a votación una reprobación a la junta directiva por votar de forma afirmativa la subida de sueldo a Javier Tebas en contra de la voluntad manifiesta de la asamblea de compromisarios. Y en caso de que resultase reprobada se encargue a la comisión sancionadora el estudio de la posibilidad de que la junta pudiera ser sancionada”, enuncia sin excusas.

El otro punto pide “someter a votación el nombramiento de Javier Tebas Medrano persona non grata”. La figura del presidente de la Liga se cruza en la vida del club y no anuncia un debate sosegado porque la junta va a su aire con él.

la asamblea

El orden del día. A) Aprobación o modificación en su caso de las Actas de las Asambleas ordinaria y extraordinaria de 1 de octubre de 2017.

B) Autorización de acuerdo a lo establecido en los Estatutos Sociales del Club Atlético Osasuna en el Art. 23-2-I para la compra del estadio de El Sadar, al Gobierno de Navarra por un precio similar al importe de la Tasación utilizada para la valoración

de la Dación en Pago y en un plazo de pago de 10 años.

C) Autorización para la venta de la Parcela UM3-P1 de la Zona ZNO-I/U.I. XXIIIUPNA/Sadar propiedad del Club Atlético Osasuna del Plan General municipal de Pamplona para los usos Residencial eventual/asistencial;oficinas/comercial.

Puntos incluidos por los socios. D) Someter a votación una reprobación a la junta directiva por votar de forma

afirmativa la subida de sueldo a Javier Tebas en contra de la voluntad manifiesta de la asamblea de compromisarios. Y en caso de que resultase reprobada se encargue a la comisión sancionadora el estudio de la posibilidad de que la junta pudiera ser

sancionada.

E) Someter a votación el nombramiento de Javier Tebas Medrano persona non grata.

La convocatoria. Los socios compromisarios de Osasuna están convocados hoy desde las 10.00 horas, en primera convocatoria, y desde las 10.30, en segunda, en el Hotel Iruña Park de Pamplona.

Secciones