Construyendo una nueva sociedad igualitaria en la escuela

Por Marisa de Simón - Sábado, 3 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

El próximo 8 de marzo, día Internacional de la Mujer, el movimiento feminista, con apoyo de organizaciones políticas, sociales y sindicales, convoca una Huelga Feminista Internacional para denunciar las desigualdades y violencias estructurales de base patriarcal, y para reivindicar un nuevo modelo social justo, democrático e igualitario.

Las mujeres y los hombres de IUN tenemos la convicción de que la educación es clave para esta transformación social en la medida en que la escuela puede y debe contribuir a la construcción de un nuevo orden político y social en el que mujeres y hombres tengamos los mismos derechos, obligaciones y las mismas oportunidades. Por eso nos sumamos a este momento importante de lucha, poniendo sobre la mesa, también, las claves para un nuevo sistema educativo diseñado para construir igualdad.

Por eso, reivindicamos, en este momento y una vez más, la educación para la igualdad y en igualdad entre chicos y chicas en la escuela, que es un espacio de socialización de convivencia, respeto y asunción de los diversos roles de género e igualitarios. Defendemos y reivindicamos un modelo de escuela que aporte más igualdad. Para ello señalamos algunos de los retos fundamentales que se han de abordar desde el diseño y desarrollo del currículo y la organización escolar:

Incluir en los currículos y las prácticas escolares del principio de coeducación y de igualdad entre mujeres y hombres en aplicación de la legislación en materia de igualdad. Y por lo tanto, la no financiación con fondos públicos de prácticas educativas que supongan la separación del alumnado por razón de sexo,

Desarrollar pedagogías críticas y feministas en la escuela que contribuyan a erosionar las relaciones asimétricas de las desigualdades sociales de género.

Generar, desde la escuela, el rechazo a la cultura patriarcal y desarrollar propuestas educativas transformadores para abordar los graves problemas sistémicos que afectan perniciosamente a las mujeres, tales como las desigualdades laborales, sociales, y culturales, las agresiones sexistas, los asesinatos, violaciones, prostitución o la pornografía.

Instaurar la educación pública laica sin dogmas que elimine toda forma de adoctrinamiento, que eduque en libertad y en el pensamiento crítico y consciente.

Introducir la educación afectivo-sexual a través de un tratamiento de la sexualidad libre de miedos y tabús.

Erradicar la segregación horizontal que se produce por la división sexual en la elección formativa en función del género.

El día 8 de marzo llenaremos las calles, también reivindicando una educación pública libre de paternalismos, integral, gratuita y laica, feminista y democrática, que acoja la diversidad de identidades y afectos.La autora es coordinadora de IUN-NEB