A la contra

En boca cerrada

Por Jorge Nagore - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

El Gobernador del Banco de España, Linde, comentó el otro día que la mayoría de los pensionistas españoles, incluso los que cobraban una baja pensión, que también reconoció que había pensiones bajas, tenían una ventaja con respecto a los pensionistas europeos: que los pensionistas españoles tenían en su inmensa mayoría una casa en propiedad, ya pagada, mientras que en Europa la mayoría o muchos más viven de alquiler y que “no es igual pagar 500 euros de alquiler que 100 de gastos de comunidad”, con lo cual quería venir a decir que el hecho de que las pensiones españoles sean comparativamente más bajas que las europeas, a efectos reales no es tan verdad porque aquí los pensionistas tienen la casa pagada y en Alemania, por ejemplo, ese porcentaje es 20 puntos menor. A lo que se ve, la vivienda pagada aquí en España la regalaban y los alemanes son idiotas, así como el resto de europeos, que pudiendo comprar casas y joderse la vida con una hipoteca durante décadas las alquilaban. Aquí, con el mercado de alquiler más escaso de Europa -y el más inflado de precios- y con el mercado de vivienda en propiedad de los más desorbitados de Europa sino el que más en relación al sueldo medio y con el mercado de vivienda protegida de los más bajos de Europa porque el suelo y el ladrillo ha sido el pelotazo del país desde los 80, resulta que ahora hay que dar las gracias por haber pagado por las casas un dineral -y un dineral en intereses a los bancos, a los que se inyectaron 80.000 millones de euros que no volverán- y llegar a la jubilación al menos con la vivienda pagada. Tiene tela el tal Linde, que sigue trabajando pese a tener 72 años -muy típico en los que han pisado básicamente despachos- y con un sueldo anual -del erario público- de unos 185.000 euros en 2016. Determinadas circunstancias personales deberían invalidarte para decir una sola palabra sobre tus coetáneos.