un crecimiento superior a la media nacional

El 85% de los empresarios de Navarra prevé un aumento de las ventas para este año

EP - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 10:16h.

PAMPLONA. Con un crecimiento superior a la media nacional, el sentimiento actual de los empresarios y directivos de la Comunidad Foral de Navarra es "claramente positivo", aunque con vistas a 2018 muestran cierta cautela por las incertidumbres pendientes por despejar. No obstante, la gran mayoría -entre el 60% y el 85%- esperan este año más ventas, más inversión y mayores plantillas.

Así se desprende de la edición de Navarra del informe Perspectivas España 2018, elaborado por KPMG con la colaboración de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

Preguntados por su visión actual sobre la economía de Navarra, la mayoría (48%) la califica de "regular", aunque otro porcentaje elevado (45%) la define como "buena".

A doce meses vista, siete de cada diez directivos espera que la economía regional se mantenga igual;un 12% espera que mejore y otro porcentaje mayor (18%) teme que empeore.

Otras conclusiones del informe recogen que los empresarios de Navarra son más optimistas hoy que de cara a 2018;el 85% de los directivos espera mayores ventas este año y un 9%, estabilidad;seis de cada diez empresas aumentará la platilla este año y un 30% la mantendrá;la mitad de los empresarios prevé invertir más en 2018, sobre todo en diversificar negocios;y se espera también mejora de procesos y desarrollo de nuevos productos, las dos prioridades estratégicas. Además un tercio de los directivos dice que aún no ha acometido la transformación digital y los empresarios piden al Gobierno de Navarra una reforma fiscal Perspectivas España, visión nacional

Los empresarios y directivos españoles expresan su valoración más positiva de la coyuntura económica de los últimos ocho años, tal y como expone el informe. Perspectivas España 2018, elaborado por KPMG con la colaboración de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

Así, el 60% de ellos piensa que la situación actual es "buena" o "excelente", 23 puntos porcentuales más que en 2017 (37%), mientras que un 36% aún la considera "regular".

A 12 meses vista la tendencia no cambia, aunque sí se estabiliza. Más de la mitad de los casi 1.900 empresarios y directivos encuestados (el 53%) considera que la situación se mantendrá igual en 2018 mientras que solo un 11% teme que empeore. Con este telón de fondo, las previsiones de negocio para 2018 son positivas.

Casi ocho de cada diez (77%) de los empresarios y directivos españoles consultados en este informe esperan un repunte de la facturación este año;un 15% espera estabilidad y solo un 7% teme una caída de las ventas.

Respecto a los planes de inversión, un 57% tiene en agenda aumentarlos, especialmente en nuevas herramientas tecnológicas;y solo un 9% cree que acabará reduciéndolos.

Sus previsiones sobre la evolución de las plantillas también son positivas: un 45% espera llevar a cabo más contrataciones;un 39% augura estabilidad y un 17% prevé llevar a cabo ajustes.

Para Hilario Albarracín, presidente de KPMG en España, los datos "reflejan la estabilización de la economía y que los ajustes realizados en los últimos años están dando sus frutos".

Al respecto añade que "el apetito por invertir, innovar y contratar es el mejor camino para consolidar la recuperación y generar un crecimiento sostenible".

Para el presidente de CEOE, Juan Rosell, "2017 ha vuelto a demostrar que la economía española sigue por la senda de la recuperación". "Un crecimiento del PIB del 3,1% y cifras de creación de empleo en torno a las 600.000 personas demuestran la fuerza de nuestra economía, impulsada sobre todo por el protagonismo del sector empresarial que informa acerca de su deseo de invertir e innovar. Y desde este sector es desde el que pedimos reformas estructurales y desde el que advertimos que sin ellas y con la incertidumbre política, la excesiva carga regulatoria y las tensiones geopolíticas nos podríamos encontrar con serias limitaciones para la economía española", ha afirmado.

LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL GANA TERRENO La principal prioridad estratégica para los directivos encuestados en 2018 es la mejora de procesos para ganar en eficiencia y poder hacer así frente a la creciente competencia que llega por todos los frentes, señalada por el 55%.

A continuación, ante la irrupción de la economía digital y el desarrollo tecnológico, la transformación digital ha ido ganando terreno entre las prioridades estratégicas de las empresas españolas hasta situarse como la segunda más importante, señalada por el 49% de los encuestados.

Ocho de cada diez empresarios afirman haber puesto ya en marcha programas de digitalización. Gracias a ellos, el 52% dice haber mejorado la relación con los clientes y el 48% asegura que ha logrado reducir costes y mejorar la eficiencia.

El desarrollo de nuevos productos y servicios;la expansión internacional y la innovación disruptiva completan el top cinco de sus prioridades estratégicas para 2018.

Hilario Albarracín, presidente de KPMG en España, afirma que "es muy positivo ver cómo nuestras empresas se han ido subiendo al tren de la revolución digital". Según expone, "las tecnologías emergentes -como la analítica de datos, la Inteligencia Artificial, la impresión 3D, etc.- abren enormes oportunidades para las empresas, con claros beneficios para los consumidores. Ventajas que, no obstante, también plantean nuevos retos y riesgos que es necesario gestionar", ha añadido.

Este informe de KPMG y CEOE presenta asimismo las principales preocupaciones de los empresarios y directivos españoles. La principal amenaza identificada para la economía española en 2018 es la incertidumbre política (82% de las respuestas), seguida de las tensiones geopolíticas (40%) y de los riesgos que pueda generar el fin de la política monetaria expansiva por parte del Banco Central Europeo (34%).

Preguntados por las principales amenazas para sus negocios, vuelve a surgir la incertidumbre política (para un 57%), a la que se suman la carga regulatoria (44%) y la creciente competencia (42%).

En cuanto al Brexit, entre las consecuencias más preocupantes para las empresas españolas por su potencial impacto destacan las barreras arancelarias y la contracción de la economía del Reino Unido para la mitad de los empresarios. Le siguen los posibles cambios regulatorios (46%) y la depreciación de la libra (43%).

Por otro lado, a la hora de apuntar las prioridades en el ámbito económico para el Gobierno de España, los empresarios y directivos piden, especialmente, simplificación administrativa, educación y formación para el desarrollo de competencias y el fomento de la innovación.

BALEARES Y EL PAÍS VASCO, LAS AUTONOMÍAS MÁS OPTIMISTAS Por regiones, destaca el optimismo de los empresarios de Baleares, donde el 87% opina que la situación actual de la comunidad es "buena", y el País Vasco, donde un 80% califica de "buena" su coyuntura.

En sus previsiones a doce meses, el País Vasco vuelve a destacar entre las más optimistas acerca de la evolución económica de su región junto a la Comunidad de Madrid y La Rioja.

En el extremo opuesto, Extremadura, Asturias y Cataluña expresan las valoraciones más moderadas de la situación económica de sus regiones. Casi siete de cada diez encuestados extremeños la califican como regular, impresión que comparten respecto a sus comunidades seis de cada diez asturianos y el 44% de los directivos catalanes.

Entre los sectores, destaca la confianza mostrada por la Automoción: el 82% considera que la situación es "buena" o "excelente".

Los empresarios y directivos de esta industria se encuentran además entre los que prevén un mayor crecimiento de ventas y entre los que más contratarán.

El segundo sector más optimista es el inmobiliario (o real estate): un 79% piensa que la situación es "buena" o "excelente".

Secciones