Jorge Nagore y el tuit de Fernando Sesma

Aritz Pérez de Ciriza - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

El pasado 28 de febrero leí un artículo muy interesante en la contraportada de este periódico, Jorge Nagore hacía alusión al muy comentado tuit de Fernando Sesma. Lo interesante no era la noticia en sí (el mendigueo de atención mediática por parte de un partido sin parlamentarios en Navarra), sino el análisis que hacia Nagore del tuit para llegar a esa conclusión.

La misma capacidad de ver el transfondo de las cosas utilizaba Gabilondo para explicar la elección de De Guindos para el Banco Central Europeo, aun cuando los eurodiputados votaron en contra, y es que existe un pacto interno entre países para repartirse los pedazos del pastel, yo te doy la vicepresidencia del Banco Central Europeo, tu me das la presidencia de..., etcétera.

La misma técnica se puede usar en todos los misterios de este mundo, no es seguro que demos con la respuesta acertada, pero desde luego habría que tenerla en cuenta.

Por ejemplo, ¿qué leches pasa en Podemos Navarra? Mi hipótesis, algo meditada, sería que cuando Laura Pérez, activista política, perdió las elecciones de su partido, no se estuvo quieta, esto creo inseguridad en Santos, abogado, que sin reparos utilizó las leyes del partido para librarse de ella, avalado por un comité de garantías tan independiente como lo es el TC con el PP. Y dirán, ‘’ya, pero las reglas están para algo’’. Y sí, es verdad. Pero, aunque no se qué haría Laura para crear tal inseguridad en Santos, sé que en este país llevarse un bolígrafo de un escritorio puede ser considerado un delito que te impida opositar, sobre todo si el juez no quiere que oposites.

Puede que sea verdad o puede que yo este equivocado, pero si algo es cierto, es que el puesto de cabeza de lista tira más de los políticos que la gravedad que les sujeta al suelo.

Terminando, escribo esto porque me gustaría que este tipo de análisis se aplicara en mayor medida a las noticias publicadas en el periódico. Sé que es difícil mantener la objetividad al hacer estos análisis pero por intentarlo no se pierde nada.

Me gustaría que el periódico, aunque suene paternalista, tomara la determinación de enseñar a pensar a los lectores;convertirnos en personas más críticas, gente que pueda argumentar y aunque es mucho mas difícil, escuchar argumentos, y tal vez si nos resultan válidos, llegar a cambiar nuestro modo de ver algunas cosas. Porque aunque nos equivocamos muchas veces eso no esta mal, lo único malo es que dejemos de aprender.