14 años en el parque del lago de barañáin

Un Cubo con contenido

El Cubo forma parte de la estampa habitual del Lago de Barañáin, aunque ha caído en desuso y abandono. (Oskar Montero)

Un espacio escénico, bar o sala múltiple son algunas de las propuestas vecinales para recuperar este emblemático edificio de Barañáin.

Un reportaje de Virginia Urieta - Fotografía Oskar Montero - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Fue, primero, un proyecto. Un espacio para albergar distintas ideas y metas, ambiciones o sueños que quedaron frustrados casi nada más arrancar. El Cubo de Barañáin, un edificio que ha formado parte de la estampa del parque del Lago durante catorce años -aunque casi como una instalación más decorativa que útil- se lavará la cara para volver a nacer. Y el futuro parece halagüeño porque podría condensar alguno de los mejores deseos de los vecinos, muchos de los cuales lo han contemplado durante prácticamente toda su infancia, aunque también hay quien ha crecido sin entender qué pintaba allí semejante estructura con la persiana bajada durante tanto tiempo, hasta caer en el desuso y el abandono.

Pero el Ayuntamiento de Barañáin quiere ahora recuperarla con el objetivo de hacer realidad los proyectos y deseos de aquellos que quieren ver en esta emblemática construcción algo útil para el municipio, ya que además se encuentra en una de las zonas más demandadas por los berinianenses y visitantes que buscan la tranquilidad y el placer que brindan los espacios verdes.

Así, desde el área de Urbanismo, Vivienda y Sostenibilidad impulsaron ya a principios de año un proceso participativo que culmina esta semana con el objetivo de recabar propuestas y buscar un futuro a este espacio. Uno en el que quepan, entre sus casi 270 metros cuadrados de superficie, las ideas vecinales, entre las que destacan los usos múltiples, escénicos y de hostelería.

El proyecto del cubo se gestó en la legislatura de Joaquín Olloqui (CIB) y se inauguró bajo la alcaldía de Iosu Senosiain (PSN) en 2004, según recuerdan fuentes municipales, que explican que “en su etapa inicial albergó un bar pero debido a la mala gestión del mismo y a las quejas vecinales por el ruido originado, en unos pocos meses cesó su actividad”.

Esa situación, valoran, provocó un deterioro de la instalación “y llevó incluso al corte del suministro eléctrico. La planta baja se inundó, dañando el sistema de aire acondicionado y la maquinaria del ascensor. El sistema de evacuación de aguas y el aislamiento de cara a las temperaturas veraniegas no eran adecuados y a día de hoy poder utilizar la actual instalación se asemeja complicado por todas las reformas que se deberían llevar a cabo”, indica el concejal de Urbanismo, Alberto López Iborra.

Pero se muestra optimista porque los vecinos, avanza, han hecho muchas y buenas propuestas. “Son ya más de 20 proyectos o ideas presentadas por el vecindario en este proceso, algunas relacionadas con el medio ambiente, otras con el deporte, el ocio, la hostelería e incluso como un espacio escénico. Ya sólo con estos datos, desde el área hacemos una valoración positiva en cuanto a participación e implicación ciudadana”, valora. El Consistorio ha invertido, desde la redacción del proyecto en 2001 hasta la limpieza, equipamiento, acopio de materiales y suministros a lo largo de los años, un total de 530.330,31 euros en esta estructura.

hasta el 10 de marzo Las propuestas, que se pueden realizar a través de la web municipal hasta el 10 de marzo, pueden contemplar la actual estructura o no contar con ella mediante un planteamiento absolutamente nuevo. Y el objetivo es sencillo: finalizar con esta larga etapa que ha mantenido esta edificación paralizada durante años. Para participar los únicos requisitos son la mayoría de edad y constar en el padrón municipal.

Una vez culmine el proceso de recepción de ideas por parte del Ayuntamiento, las iniciativas serán analizadas por el personal del área “desde la perspectiva de viabilidad económica y técnica”, explican. Durante el mes de abril se llevará a cabo una consulta popular para la elección final del proyecto, con un mínimo de tres propuestas y un máximo de cinco, de entre las mejor valoradas por la comisión de Urbanismo.

Secciones