A quien corresponda

Ainhoa Letona Juárez - Martes, 6 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Soy la dueña de un gato al que dispararon un perdigón en Sakana. Por supuesto, denunciamos esperando algún tipo de justicia. Que no llegó. En el juicio, lo que importaba es que yo demostrase que el gato era mío. ¿Qué más da eso? El maltrato animal es maltrato siempre, sea mío el animal o un gato callejero. Concluyeron que yo no podía demostrar que el gato era mío. Ya se dijo que los gatos no tienen la obligación de llevar chip o cartilla, pero ¿qué más da? Yo no pude demostrar que el gato era mío. Por si eso no fuera increíble, tuve que oír como se decía que, en fin, tampoco tenía mucho mal y además se había recuperado. Oye, pues que te peguen a ti un perdigonazo, total no es para tanto. En el juicio, ni se mencionó que el tiro hubiese sido entre casas, se ve que eso tampoco era importante. Total, debe ser normal que vayas paseando y te peguen un tiro. Debe de ser que estamos en el Lejano Oeste y no me he enterado. Un despropósito de principio a fin ¿Y mi gato? Bien, gracias, hasta que lo vuelvan a tomar como un pato de feria.

Secciones