Sin carné del partido y apadrinado por Pizarro

El aragonés Escolano ocupaba hasta ahora la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones

Jueves, 8 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

pamplona - La elección de Román Escolano como nuevo Ministro de Economía supone primar el perfil técnico y el alcance europeo de una figura ajena al PP que se ganó la confianza del presidente del Gobierno tras su papel activo para evitar el rescate completo de España, en 2012.

Ese año fue nombrado presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO) desde donde trabajó en estrecha colaboración con su predecesor en el cargo, Luis de Guindos, a quien acompañó en sus giras internacionales para tratar de tranquilizar a los inversores ante el acoso que sufría la deuda española en los mercados.

Con el país al borde del rescate, las subastas de deuda española supusieron una prueba de fuego en la que la actuación de la banca pública fue determinante, ya que se dedicó a atesorar deuda de la que se fue deshaciendo cuando la situación volvió a mejorar.

Nacido en Zaragoza en 1965, Escolano pertenece a la élite del funcionariado, ya que forma parte del Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado desde que en 1989 fue el número uno de su promoción.

A pesar de su falta de proyección política, su nombre figuraba en las quinielas para ministro y su nombramiento supone que Rajoy ha optado por no encumbrar a nadie del PP, de lo que cabe presuponer que Escolano no se decantará por ninguna familia dentro del partido ni colisionará con el Ministerio de Hacienda.

El no ser una cara conocida supone un reto añadido para el nuevo ministro, que deja el cargo de vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), donde ha sido responsable de la supervisión de las operaciones y actividades en España, Portugal, países del Magreb y Latinoamérica.

Dentro de sector público, ya había ocupado puestos relevantes como el de director del Departamento de Economía del Presidente del Gobierno durante la segunda Legislatura de José María Aznar entre 2000 y 2004. De su actividad en el sector privado destaca su cargo como director de Relaciones Institucionales del BBVA, de 2006 a 2011. Fue Aznar quien le colocó en el BBVA, en 2004. Venía, avalado por Manuel Pizarro, que sigue apostando por su paisano, “un hombre simpático y con sentido común”. - D.N.