Los ataques en Guta Oriental se cobran ya más de mil muertos

Desde que aumentaron los ataques, 71 personas han fallecido cada día y 344 han resultado heridas

Viernes, 9 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

El Cairo - Más de mil personas han perdido la vida como consecuencia de los bombardeos lanzados por las fuerzas del régimen sirio y sus aliados en el enclave de Guta Oriental, escenario de incesantes ataques desde hace más de dos semanas, según un nuevo balance divulgado por la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), que apoya a clínicas en la zona.

La organización calcula que, desde que se recrudecieron los ataques, 71 personas han muerto de media cada día y otras 344 han resultado heridas. En total, han perdido la vida 1.005 personas, mientras que otras 4.829 han sufrido heridas, y el balance sigue subiendo conforme pasan las horas y la ofensiva continúa (dos de los diez centros que participan en el balance no actualizan datos desde el 3 de marzo).

La directora general de MSF, Meinie Nicolai, subrayó que “las cifras hablan por sí solas”, pero advirtió de que los testimonios que llegan desde Siria son desgarradores. “A diario, escuchamos un sentimiento creciente de desesperanza y desesperación y nuestros compañeros médicos llegan al límite de lo que puede hacer una persona”, afirmó, al aludir a un personal “exhausto” y que apenas puede dormir, “siempre con miedo a que las bombas o los proyectiles les golpeen directamente”.

“Intentan hacer todo lo que pueden para mantener un mínimo de servicios médicos activos, pero tienen todo abrumadoramente en contra. La situación y los continuos abusos de las reglas de la guerra por las partes enfrentadas les llevan a hacer lo imposible”, añadió Nicolai en un comunicado. De los 20 hospitales y clínicas apoyados por MSF, 15 han sufrido algún ataque, mientras que cuatro miembros del personal han muerto.

“suministro médico masivo” La ONG subrayó la necesidad de realizar un suministro médico “masivo” a Guta, donde permanecerían atrapadas unas 400.000 personas (un 70% estaría ya viviendo en sótanos). Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) aplazaron el convoy que tenían previsto enviar ayer, después de que un primer envío este lunes resultase fallido.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos registró ayer la muerte de trece civiles en varios bombardeos mientras que las tropas gubernamentales continuaron sus intentos de ganar más terreno frente a las milicias islamistas. La ONG indicó que diez civiles fallecieron en la localidad de Zamalka por un bombardeo aéreo, mientras que otros tres perecieron en Saqba, las dos situadas en las afueras de Damasco. Además otras cuatro personas resultaron heridos en la ciudad de Duma, la mayor localidad de Guta Oriental.

El ejército sirio y sus aliados comenzaron una incursión terrestre en Guta Oriental el pasado 25 de febrero, una semana después de que intensificaran los bombardeos y disparos de artillería contra la zona.

Como consecuencia de la violencia, las agencias humanitarias han tenido que retrasar el envío de ayuda a través de los convoyes que estaban listos para entrar en el enclave rebelde “por razones de seguridad”.

“El movimiento del convoy no fue autorizado por razones de seguridad”, dijo la portavoz de la oficina de la oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) Linda Tom, por medio de un correo electrónico.

Según Tom, los equipos humanitarios “continúan preparados” para acceder al enclave rebelde, donde los combates continúan entre las fuerzas gubernamentales y las facciones islamistas Legión de la Misericordia y Ejército del Islam. Las fuerzas leales a al Asad ya han tomado el 52% del territorio de la región desde el inicio de la ofensiva terrestre, según cálculos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos. - E.P./Efe

las cifras

400.000

Atrapados en guta. En Guta permanecen atrapadas unas 400.000 personas y un 70% estaría ya viviendo en sótanos.

52%

El régimen de al asad. Las fuerzas leales a Al Asad ya han tomado el 52% del territorio de la región desde el inicio de la ofensiva terrestre, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.