El regreso de los vándalos

Por Tomás de la Ossa - Martes, 13 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Enfadados y perplejos nos tiene el rebrote de la violencia hooligan en el fútbol, un retorno impresentable a los terribles años 70 y 80. Y si algo demostró entonces ser una medida efectiva no fue ni prohibir el acceso a los estadios a los más cafres, ni las multas ni la cárcel, sino el veto a sus equipos: cinco años estuvieron los clubes ingleses sin competir en Europa y sus hinchas aprendieron la lección. Pero no nos engañemos: aquel castigo no lo pusieron ni FIFA, ni UEFA ni Federación inglesa, sino el gobierno británico, harto de broncas y muertos. Y no le vemos tampoco a la UEFA actual la valentía necesaria para dar un ultimátum (quien haga el vándalo, expulsado uno o varios años). No. Demasiadas presiones, demasiados intereses creados y demasiados tinglados de la antigua farsa. El riesgo es que, como entonces, no haga nada hasta que haya una desgracia de las gordas que no le deje otro remedio. Y para esas víctimas ya será tarde.