consorcio automovilístico alemán

Volkswagen deja atrás el 'dieselgate' y duplica su beneficio en 2017, al ganar 11.354 millones de euros

EP - Martes, 13 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 10:33h.

BERLÍN. El consorcio automovilístico alemán Volkswagen contabilizó un beneficio neto atribuido de 11.354 millones de euros en el conjunto del año pasado, lo que supone más que duplicar (+120,7%) la cifra registrada en 2016, según datos presentados por la empresa este martes en Berlín.

La matriz del grupo de Wolfsburg, Volkswagen AG, obtuvo un resultado neto de 4.353 millones de euros en 2017, lo que se traduce en un crecimiento del 55,5% si se compara con los 2.799 millones que ganó durante el ejercicio precedente.

Este crecimiento ha sido posible, según la propia compañía, gracias al récord de ventas que registró el año pasado. El grupo alemán vendió 10,7 millones de vehículos en todo el mundo, un 4,3% más que en 2016, lo que hizo que su facturación se elevara un 6,2%, hasta 230.682 millones de euros.

Volkswagen señaló que los gastos especiales de la corporación crecieron hasta 3.200 millones de euros (frente a los 6.400 millones del 2016) debido a los cargos incurridos por el impacto del caso del software que alteraba las emisiones de algunos modelos con motor diésel, que derivó en costes en programas de recompra para vehículos TDI 2.0 y 3.0 litros en Norteamérica.

No obstante, el beneficio operativo de la firma casi se duplicó el año pasado, con 13.818 millones de euros, un 94,5% más que el ejercicio previo, mientras que el beneficio antes de impuestos se situó en 13.913 millones de euros, un 90,8% más.

El consejero delegado del grupo, Matthias Müller, destacó que el plan de futuro de la firma alemana, 'Together-Strategy 2025', está surgiendo efecto y comienza a ser tangible. Müller subrayó que el "excelente" resultado financiero logrado por Volkswagen en 2017 le proporciona a la empresa una base sólida ante los "grandes desafíos y cambios radicales" a los que se enfrenta la industria automovilística.

"2017 puede ser visto como el año en que cambió nuestra perspectiva y pusimos nuestra atención en el futuro. Fue el año en que nuestro grupo volvió a la ofensiva de nuevos modelos en todos los mercados y mayores iniciativas estratégicas", agregó.

Por su parte, el director financiero de la corporación, Frank Witter, señaló que los resultados que registró la empresa el año pasado demuestran la transformación en la que está inmersa la compañía, subrayando que el grupo Volkswagen no cesará en sus esfuerzos para seguir mejorando en 2018.

De su lado, la producción de la compañía con sede en Wolfsburg también aumento en 2017, un 4,5% más, con 10,87 millones de unidades fabricadas. A 31 de diciembre del año pasado, contaba con una plantilla formada por 642.292 empleados, un 2,5% más.

El consejo de administración y el consejo de supervisión del grupo propondrán pagar un dividendo de 3,90 euros por acción (1,9 euros más que el año pasado) por acción ordinaria, y 3,96 euros (1,87 euros más que el año pasado) por acción preferente en la asamblea general anual de la compañía del próximo 3 de mayo.

2018.

De cara al ejercicio en curso, Volkswagen estima que sus entregas a clientes superen de forma "moderada" a las que registró el año pasado. El consejo de administración también contempla que la facturación crezca un 5% y que el retorno operativo sobre ventas se sitúe entre el 6,5% y el 7,5%.

Los principales desafíos para la marca en 2018 son el aumento de la competencia, la volatilidad del tipo de cambio y el "problema del diésel", así como el nuevo método de homologación de emisiones y consumo europeo WLTP.