Mesa de Redacción

Otra gran aportación, el ‘impuesto Pomés’

Por Joseba Santamaria - Martes, 13 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

El tal Julio Pomés no es más que un tarambana con ínfulas de experto. Simple apariencia. Se ha montado una cosa que llama Civismo que pretende ser un lobby de influencia para impulsar políticas neoliberales y reaccionarias con el escudo de Navarra como excusa, pero en realidad tampoco llega a eso. No es más que un chiringuito para dar cobertura a su ego personal. Sus artículos en prensa pretendidamente de ámbito económico son un compendio de mentiras y tonterías que no pasan prueba de realidad alguna en la Navarra real actual. Tiene como único objetivo atacar e insultar al actual Gobierno de Barkos ya las políticas de cambio social en Navarra. Posiblemente por eso, porque sus diatribas contra las políticas económicas y fiscales no coinciden con la realidad de sus erróneas y falsas conclusiones, la repercusión de sus ideas es más bien ninguna en la política y la opinión pública navarras. Como alternativa se le ha ocurrido exigir dinero a un pequeño grupo de empresarios para financiar un estudio que descalifique los avances de la economía navarra. Es preferible inventarse una imagen desastrosa de Navarra y perjudicar los intereses generales de Navarra a asumir la verdad que exponen todos los informes financieros, económicos y fiscales sobre el cambio de ciclo de la economía navarra. Lamentable egoísmo ideológico de un tipo que se cree por encima del bien y del mal y que tiene en su cabeza el nombre y apellidos de “los pocos navarros” que quieren lo que él llama una “Navarra viable”. Tiene que admitir que son pocos eso sí, antes de darles el palo y presionarles personalmente para que apoquinen la pasta. Y reconocer también que está complicado ganar las elecciones en 2019. Así que vamos a mentir un poco que las mentiras tendrán, según afirma, respaldo mediático. Al parecer, Pomés también controla los contenidos y línea editorial de algunos medios. Sería todo una penosa broma si no fuera una muestra más de la desesperada capacidad de joder todoque anida en sectores conservadores de Navarra con tal de tratar de volver a controlar todos los resortes políticos e institucionales para regresar a Navarra a los tiempos en que hacían y deshacían a sus antojo en favor de sus amiguetes y negocios. Incluso anuncia como compensación a los empresarios que se porten bien y paguenel impuesto Pomés una bajada de impuestos. Como si eso dependiera de un personaje como él. Siguen pensando que son dueños de Navarra, pero afortunadamente ya no lo son.