Iñigo Eguaras navarro del Zaragoza

“Con los fichajes que ha hecho y su plantilla, que Osasuna no ascendiera sería una sorpresa y un palo duro para el club”

Una entrevista de Javier Leoné / Fotografía Mikel Saiz - Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Pamplona - Osasuna y Zaragoza se le juegan. Los rojillos son sextos, con 46 puntos, y ocupan la última plaza que da derecho a disputar la promoción de ascenso al término de la temporada regular, mientras que el equipo aragonés llega a Pamplona un puesto por debajo y a sólo un punto de su adversario después de haber ganado sus cinco últimos compromisos. Un duelo directo en la carrera por regresar a Primera de dos históricos cuyos enfrentamientos siempre han tenido algo especial. Una pimienta de la que disfrutará el navarro Iñigo Eguaras, que el pasado verano fichó por el Zaragoza y que ha participado en 28 de los 30 partidos ligueros de su equipo, en 25 de ellos como titular. Aunque nunca ha militado en las filas de Osasuna, Eguaras no esconde su simpatía por el conjunto rojillo y sus futbolistas, con algunos de los cuales mantiene una relación cordial. Por eso, tiene ganas de jugar el sábado y hacerlo de inicio, porque considera que Pamplona (más bien Ansoáin) es su casa y siempre que puede se escapa para hacer una visita a los suyos. El sábado también viene, pero para jugar. Y ganar. Ese es su objetivo, como el de sus compañeros. También el de sus rivales.

El sábado juegan Osasuna y Zaragoza en El Sadar, un partido especial para usted, ¿no?

-Llevo tiempo diciendo que para los que somos navarros y jugamos fuera es un partido especial y lo coges con muchas ganas.

Además, es un duelo que históricamente siempre ha tenido mucho morbo.

-Son enfrentamientos duros, pero a la vez muy bonitos. A los futbolistas nos gusta jugar partidos así. Sabemos que en El Sadar se va a vivir un gran ambiente y que va a ser muy difícil.

Y por si todo esto fuera poco, ambos equipos llegan al partido separados por un solo punto en la clasificación y jugándose estar dentro o fuera de la zona de promoción.

-La verdad es que, si el partido ya es especial de por sí, el tema clasificatorio todavía lo va a hacer más porque el que gane seguramente acabe la jornada en play off. Nosotros (el Zaragoza) venimos en una buena dinámica, con cinco partidos seguidos ganados, y ellos (Osasuna) ahora están en una racha en la que les está costando ganar, así que esperamos sacar algo positivo.

¿Qué le ha pasado al Zaragoza? ¿En qué ha cambiado para estar ahora tan bien después de un dubitativo inicio de curso?

-La temporada está siendo difícil porque éramos una plantilla y un cuerpo técnico nuevos y al final nos está costando adaptarnos. Sabíamos que la idea del míster era buena, pero, como éramos todos nuevos, nos teníamos que conocer. Sabíamos que había que tener paciencia, que todo lleva su tiempo, y ahora se está demostrando. El trabajo del míster está siendo bueno, los jugadores estamos muy contentos y se están viendo los resultados.

¿Cuál cree que ha sido el punto de inflexión para que el Zaragoza haya ido hacia arriba?

-El parón de Navidad nos vino muy bien porque veníamos de perder en Valladolid, una derrota dura, y después de las vacaciones nos llegó el punto de inflexión. Sí que es verdad que estamos dando mucho más de nosotros mismos, que tuvimos charlas de que no podía seguir así la cosa y de que éramos el Zaragoza y no podíamos estar como estábamos.

Pese a un mal comienzo, la apuesta del Zaragoza por Natxo González en el banquillo ha sido clara.

-La verdad es que le han dado toda la confianza del mundo. La directiva creía en su trabajo, en el nivel que tenía como entrenador, y eso se está demostrando ahora. Al final, el proyecto del Zaragoza es a largo plazo y tampoco se nos podía pedir que estuviésemos en las posiciones de arriba desde un principio, pero ahora la gente está muy contenta. Nos están saliendo las cosas y ha vuelto la ilusión de poder ascender a Primera División. En Navidades nadie se esperaba que pudiéramos estar así ahora, porque veíamos el play offmuy lejos, pero estamos a un punto y al final eso genera ilusión.

Aunque todavía faltan 12 jornadas para la conclusión del campeonato, ¿se puede considerar el partido del sábado como una final?

-Puede ser. Creo que los últimos 10 partidos van a ser todo finales. Sabemos que el play offestá muy caro y hay muchos equipos metidos en la pomada. De hecho, creo que desde el tercero al duodécimo hay sólo seis o siete puntos de diferencia y el que se vaya descolgando se va a quedar fuera.

¿Cómo ve a Osasuna?

-Ya les he dicho a mis compañeros que va a haber un ambiente increíble, que El Sadar es un campo muy difícil porque la afición aprieta mucho y eso los jugadores lo notan. Osasuna es un equipo al que es muy difícil meterle mano y sabemos que su entrenador estudia muy bien los partidos, pero estoy confiado en que saquemos algo positivo.

Al conjunto navarro le está costando hacer goles, pero le marcan muy pocos.

-Quién lo iba a decir. Con los fichajes que hizo en ataque todos pensábamos que iba a estar sobrado en la categoría porque son jugadores diferentes y muy valorados y, en cambio, defensivamente está haciendo un buen trabajo y es muy difícil tanto generarle ocasiones como meterle gol.

¿Considera que sería un fracaso que Osasuna no ascendiera?

-Fracaso no sé, pero sí sería una sorpresa porque tiene una plantilla muy amplia, muy buena y con jugadores muy valorados en la categoría. No sé si fracaso o no, pero sería un palo duro para el club.

¿Y en el caso del Zaragoza? Porque antes ha hablado de que era un proyecto a largo plazo.

-Pero eso no quiere decir que el objetivo no fuese el de ascender. Comenzamos la temporada muy mal y sí que veíamos ese objetivo más lejos, pero ahora, a base de trabajo y resultados, ha vuelto la ilusión y el objetivo sigue siendo el mismo.

Además de metas deportivas concretas, el Zaragoza también ha hecho una apuesta clara por la cantera.

-Eso es. No sé si somos, quitando al Sevilla Atlético y al Barça B, la plantilla más joven de Segunda. Han subido cinco jugadores del filial y la verdad es que están dando el nivel, ahora la mayoría son titulares y eso es algo que se agradece.

Una mezcla de canteranos y jugadores de fuera, como puede ser su caso, que además está teniendo mucha continuidad.

-El entrenador me está dando bastante confianza y no me puedo quejar de los minutos que estoy jugando. Me encuentro muy bien en este sentido.

Así que le gustaría jugar el partido del sábado desde el principio.

-Por supuesto. Jugar contra Osasuna siempre me ha gustado, me ha parecido especial y también me motiva.

¿Acudirá mucha gente de Pamplona al estadio para animarle?

-Vendrán familiares, amigos, mi chica y gente cercana. Al final es un partido que juegas contra Osasuna, y qué mejor que vengan a verte en tu propia casa.

Habla de que atraviesa por un buen momento personal, pero no puede decir lo mismo de su paso por sus dos últimos equipos, el Sabadell y el Mirandés, con los que bajó a Segunda B.

-Después de pasar por dos clubes que descendieron, dar el salto a un gran club como el Zaragoza se nota. La experiencia te hace madurar más, te hace sacar lo mejor de tí y eso también te hace sentir mejor jugador.

¿Le afectaron los descensos?

-No, sigo siendo el mismo. Sí que es verdad que dentro de tí piensas que has podido hacer algo más para haber evitado el, pero eso es tiempo pasado. Hay que vivir el presente y el presente es luchar por ascender a Primera y seguir siendo tú mismo.

Se lo habrán preguntado muchas veces, pero ahí va otra: ¿Le gustaría jugar alguna vez en Osasuna?

-Siempre he dicho que para cualquier navarro jugar en Osasuna tiene que ser muy bonito. Yo nunca he tenido esa opción porque nunca he tenido una oferta ni nada, pero ahora estoy centrado en el Zaragoza y quiero cumplir mi contrato.

¿Se atreve con un pronóstico para el duelo del sábado?

-No soy muy resultadista, pero con llevarnos los tres puntos me vale.

Haga otro para el final de temporada.

-Que los dos, Zaragoza y Osasuna, entremos en play off, y luego a ver qué pasa. Eso me gustaría.

¿Descarta el ascenso directo?

-El Huesca y el Rayo están un poco más distanciados del resto, pero estamos nueve equipos en un parámetro de seis-siete puntos que nos vamos a jugar el estar en el play off. Cada vez queda menos para el final y el que empiece a fallar se va a quedar fuera.

Así que el partido del sábado cobra una trascendencia especial.

-Por supuesto. Al final, Osasuna es un rival directo, está por encima de nosotros, es el que marca la zona de play offy sabemos que, si ganamos en Pamplona, vamos a dar un golpe. Sabemos que ganando en El Sadar entramos en play offy que luego nos viene el Sevilla Atlético, que ya se ve en qué circunstancias está (es el colista de Segunda División) y ahí también vemos opciones de sacar algo positivo.

Van a contar con el apoyo de sus aficionados en la grada de El Sadar y en La Romareda tampoco están fallando sus seguidores.

-La afición está respondiendo muy bien. El otro día estaba el campo casi lleno, no sé si había más de 30.000 personas y eso es de agradecer. En todo momento estamos teniendo su apoyo, no paran de animar y al partido del sábado vendrán bastantes aficionados que seguro que se harán escuchar.

En Pamplona, por contra, Osasuna ha recibido pitos en sus dos últimos compromisos ligueros como local. ¿Puede influir esto en el partido del sábado?

-Sabemos que adelantarse en un campo como El Sadar es complicado. Está claro que, si han recibido pitos, el que el Zaragoza se ponga por delante puede generar dudas y nerviosismo y no sabemos cómo responderá la afición.

“Si el partido ya es especial de por sí, el tema clasificatorio lo va a hacer aún más;el que gane se mete en promoción”

“El proyecto del Zaragoza es a largo plazo, pero, después de un mal inicio, ha vuelto

la ilusión de poder ascender”

“Ya les he dicho a mis compañeros que en El Sadar va a haber un ambiente increíble;la afición aprieta”

“Adelantarse en el marcador será difícil, pero, si lo conseguimos, puede generar nerviosismo en el rival”

“Jugar en Osasuna tiene que ser muy bonito para cualquier navarro, pero nunca he tenido una oferta ni nada”

El protagonista

Nombre completo. Iñigo Eguaras Álvarez.

Edad. 26 años (7/3/1992).

Lugar de nacimiento. Ansoáin.

Altura. 1,81 metros.

Peso. 77 kilos.

Demarcación. Centrocampista.

Dorsal. 16.

Trayectoria. Llegó a las categorías inferiores del Athletic en 2004, procedente del Txantrea, y entre 2011 y 2014 militó en las filas del filial del club vizcaíno. En la temporada 2014/15 descendió a Segunda B con el Sabadell, misma suerte que corrió en su segundo curso en el Mirandés. Desde el pasado verano juega en el Zaragoza.