son una iniciativa de inclusión sociolaboral

Los tajos de empleo social del Ayuntamiento cumplen 30 años

En 2017 contrataron a 86 personas que realizaron decenas de intervenciones de distinta envergadura para instituciones y particulares

noticiasdenavarra.com - Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 14:11h.

NAVARRA. Igual reencuadernan 200 libros para las bibliotecas públicas de la ciudad, que reparten más de 36.000 comidas en el Comedor Social Municipal. Lo mismo imprimen 15.000 guías de Igualdad, que preparan 300 cajas de pañuelos de San Fermín, arreglan inodoros en colegios e ikastolas, tapizan butacas para un salón de actos o suministran aparcabicis para la ciudad. Son los tajos de Empleo Social Protegido del Ayuntamiento de Pamplona: limpieza-conserjería, corte y confección, pintura, soldadura, obras, río y viveros, encuadernación y serigrafía y comedor municipal. Los tajos son una iniciativa de inclusión sociolaboral del Ayuntamiento de Pamplona que en 2018 cumple tres décadas de funcionamiento.

El flujo estable de peticiones de las áreas municipales, de otras instituciones, y de asociaciones y entidades sociales avalan según el Área de Acción Social, que el trabajo de los tajos es algo consolidado y apreciado no sólo en la estructura municipal, sino en la vida de la ciudad. Las personas que cada año los componen provienen de los Servicios Sociales porque presentan perfiles con problemas para acceder al mercado laboral, bien por su escasa formación o experiencia laboral, por estar inmersos en procesos de inserción sociolaboral o por su precaria situación económica. En este programa hay, además, un porcentaje importante de familias monomarentales.

2018: llegar a 100 trabajadores y trabajadoras, un 16,3% más que el año pasado

En 2017 el Consistorio ha contratado a 86 personas, con el correspondiente salario, en el marco de estos programas de Empleo Social, por un total de 1.028,50 meses. Un 45,40% de las personas participantes han sido mujeres ya que, aunque la pretensión municipal es lograr la paridad, hay tajos como soldadura u obras que están aún fuertemente masculinizados, mientras los hombres también acceden a tajos con presencia femenina. En este año 2018 el Área de Acción Social pretende llegar al objetivo de alcanzar las 100 plazas destinadas a la contratación de personas en situación de vulnerabilidad social, hasta computar 1.200 meses de trabajo, o sea, un 16,3% más de personas trabajadoras que este año pasado y un 33,3% más de personas que en 2015. Así, se seguirá insistiendo y ampliando en 2018 en las medidas articuladas este año para permitir alcanzar la paridad en la contratación de mujeres y hombres (facilitando el acceso al trabajo en horarios adaptados, teniendo puestos de trabajo de mañana y de tarde, o permitiendo fraccionar de las vacaciones por horas o recuperar horas cuando ha sido necesario efectuar salidas antes de finalizar la jornada), de cara a ir incrementando la ratio de féminas.

El Consistorio seguirá trabajando incrementar asimismo el número de personas perceptoras de la Renta Garantizada, así como el de otros colectivos con especiales dificultades. Concretamente en 2017, de las personas participantes, 119 han sido titulares de Renta de Inclusión Social (R.I.S.) o Renta Garantizada (R.G.) en el momento de acceso y 27 pertenecían a un núcleo familiar perceptor de la misma, mientras que 6 no la percibían, por incumplir requisitos de acceso por circunstancias concretas. En 2017 el 96% de las personas contratadas eran perceptoras de R.G. o R.I.S. y un 71% de ellas, llevaban más de 2 años de percepción. Asimismo un 4% de quienes se incorporaron a los tajos el pasado año presentaban diagnósticos relacionados la Salud Mental. El acceso al programa de Empleo Social Protegido se produce mediante derivación desde diversos recursos sociales municipales: el Programa de Incorporación Social de las unidades de barrio (40% de las personas contratadas), el Equipo de Incorporación Sociolaboral-EISOL (20%) y el resto de programas de las Unidades de Barrio o el Servicios Municipales de Atención a la Mujer-SMAM (40%). Respecto de los objetivos concretos para 2017 se ha mejorado la capacidad técnica de las personas usuarias, consolidando sus hábitos laborales, y se han asumido por parte del tajo de Río-Jardines las labores de mantenimiento del parque de Aranzadi, coordinando el trabajo con la Escuela Taller de Jardinería que también colabora en esta tarea.

Cientos de pequeños (o grandes) trabajos

En estas tres décadas la demanda ajena al propio Área de Acción Social ha ido creciendo, tanto la procedente de otras Áreas del Consistorio, como de otras entidades sociales. En 2017 el Programa de E.S.P. realizó encargos para el sector privado social: el Orfeón Pamplonés, la Asociación Tximeleta o el centro Valle del Roncal, por ejemplo. También lo hizo para el Gobierno de Navarra, para la Institución Príncipe de Viana, su red de escuelas infantiles, institutos, ikastolas o residencias. Sin embargo, el grueso de los trabajos de los tajos está vinculado a áreas del propio Ayuntamiento de Pamplona. Como ejemplos de trabajo en este pasado año pueden destacarse la colocación de protectores contra el ataque de castores en el Arga o de borduras en el Jardín de la Galaxia por el tajo de Río y Viveros;la confección de casi 500 uniformes para Empleo Social Protegido, casi 600 prendas para el EMAD, 74 baberos para Escuelas Infantiles, o el cosido de galones en los uniformes de Policía Municipal (tajo de Corte y Confección).

El tajo de Serigrafía y Encuadernación realizó el diseño y preparación de más de 1.000 agendas para distintos servicios municipales, la elaboración de 15.000 guías contra la violencia de genero, o la reparación de 220 libros para las bibliotecas públicas de Pamplona, mientras que el tajo de Tapicería ha trabajado para mejorar el equipamiento de apartamentos municipales de personas mayores, escuelas infantiles o escuelas taller y en 2017 terminó 381 butacas del salón de actos del IES Plaza de la Cruz o 106 sillas para el Orfeón Pamplonés. Los tajos de Obras y Pintura se encargaron de poner a punto viviendas de emergencia social, vivienda comunitaria de Milagrosa para personas refugiadas, apartamentos municipales de personas mayores, colegios públicos, escuelas infantiles o bajeras, a demanda de las distintas áreas. Las personas contratadas en el tajo de Soldadura realizaron más de 60 aparcabicis, 28 trampas para insectos o la puerta de la Oficina de Turismo. Los dos últimos tajos son Limpieza/Conserjería y Comedor. Este último repartió más de 36.000 comidas a las personas usuarias del Comedor Municipal, 3.000 más que en 2016. Las personas contratadas en el tajo de Limpieza/Conserjería, además de las limpiezas habituales de oficinas y locales municipales o apartamentos para la acogida de mujeres en dificultad social víctimas de la violencia de género, se encargaron de limpiar las señales peatonales turísticas de la ciudad y algunos pisos y espacios multiusos.